Aspectos generales

Actualmente, los enfermos y sus familias toman un papel más activo en la atención médica que pretenden recibir. La tendencia es que cada individuo se responsabilice más y esté más concienciado de la necesidad de los cuidados que requiere su salud y de la impoortancia de la comunicación con el médico.

La medicina preventiva es una de las áreas de la salud en la cual todos los individuos pueden tomar mayor responsabilidad y control. Un cribado periódico de los principales problemas relacionados con la salud es un primer paso simple y efectivo.

Las pruebas de cribado proporcionan información útil para identificar problemas de salud y permiten tomar medidas preventivas antes de que aparezcan problemas importantes. Entre las pruebas de cribado se incluyen autoexámenes periódicos, exploraciones clínicas, pruebas ajenas al laboratorio (por ejemplo, radiografías) y pruebas de laboratorio.

La realización de pruebas rutinarias aunque no se presenten signos ni síntomas de enfermedad permite la detección precoz de problemas y la aplicación de tratamiento en fases más iniciales, en las que éste puede mostrar su mayor eficacia. En algunos casos es incluso posible prevenir la enfermedad.

Por ejemplo, en caso de que exista riesgo de desarrollar un diabetes de tipo 2, el hecho de detectar la enfermedad en sus fases más iniciales permite prevenir y controlar la situación modificando la dieta y ejercicio físico. Si no se pudiera detectar precozmente la enfermedad con pruebas de cribado rutinarias, se perdería la posibilidad de prevenir la diabetes, con sus subsiguientes complicaciones -a menudo graves- y podría resultar más difícil controlar la situación.

Para beneficiarse al máximo de la medicina preventiva es aconsejable acudir a los controles preventivos dispuesto a comentar con el médico la historia médica personal y familiar, así como las perspectivas que se tienen en cuanto al estado de salud. La decisión de someterse a ciertas pruebas de cribado para aprovechar las ventajas que ofrecen es personal, y por este motivo es importante tener ciertos conocimientos para cooperar con el médico y discutir acerca de lo que se cree que es mejor para uno mismo.

Siguiente
Este artículo fue modificado por última vez  14.12.2014