Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el 11.05.2018.
¿En qué consiste?

La infección por el Virus del Nilo Occidental (VNO) es una enfermedad que fue descubierta en Uganda, África, en 1937. A partir de aquí empezó a extenderse lentamente hacia Oriente Medio, Europa del Este y Oeste de Asia. Los primeros casos en EEUU se declararon en 1999, en Nueva York. El VNO sigue siendo noticia porque cada año se asiste a un aumento del número de casos en verano que va incrementándose hasta otoño, y porque las autoridades sanitarias siguen de cerca los brotes con la finalidad de instaurar campañas de prevención.

El VNO es un virus con origen en los mosquitos y que pertenece a un grupo de virus conocidos como flavivirus, causantes de enfermedades en distintas regiones del planeta. También son flavivirus otros virus causantes de enfermedades como el dengue y la fiebre amarilla. Estas infecciones pueden afectar tanto a humanos com a otros animales. El VNO tiende a tener una aparición estacional; sin embargo en zonas tropicales, las infecciones por flavivirus pueden acontecer durante todo el año.

Los pájaros son los principales portadores y huéspedes del VNO. El modo de transmisión más frecuente es a través de la picadura de mosquito. Cuando un mosquito pica a un ave infectada, el mosquito se infecta y puede así transmitir el virus a otros animales a través de la picadura. Se estima que aproximadamente 1 de cada 200 mosquitos es portador del virus. Aunque el VNO no suele transmitirse de persona a persona, se han descrito casos de infección tras transfusiones de sangre, transplante de órganos, y más raramente, de madre a hijo a través de la leche materna. En Julio del 2003, la mayoría de los centros de transfusiones de EEUU empezaron a realizar el cribado del VNO en las donaciones de sangre; desde entonces, esta sistemática se ha ido realizando a millones de unidades de sangre para transfusión.

Para cifras más actualizadas de casos de infección por VNO en personas así como casos de muerte atribuidos a la infección, puede consultar el siguiente enlace.

Accordion Title
Acerca de Virus del Nilo Occidental
  • Signos y síntomas

    Aproximadamente un 80% de los infectados por el virus del Nilo Occidental (VNO) no presenta síntomas. El porcentaje restante, 20%, presenta síntomas leves a moderados, similares a los de la gripe como:

    • Fiebre
    • Náuseas y vómitos
    • Dolores de cabeza
    • Dolores musculares
    • Erupciones cutáneas
    • Hinchazón de nódulos linfáticos

    Normalmente estos síntomas duran unos días, y no tienen consecuencias en la salud a largo plazo.

    Menos del 1% (aproximadamente 1 de cada 150) de los infectados desarrollará la enfermedad en una forma más grave, causando alteraciones a nivel del cerebro. Estas situaciones pueden conducir a encefalitis y/o meningitis. Los síntomas de encefalitis incluyen:

    • Fiebre alta
    • Debilidad muscular extrema
    • Rigidez de nuca
    • Estupor, desorientación
    • Temblores, convulsiones
    • Coma
    • Parálisis, raramente

    La tasa de mortalidad de estas formas más severas alcanza niveles del 3-15%, siendo mayor en las personas de edad avanzada. Las personas con un sistema inmunitario debilitado (inmunodeprimidos) también presentan mayor riesgo de padecer esta forma más grave de la enfermedad.

  • Pruebas relacionadas

    Normalmente, el diagnóstico de la infección por el Virus del Nilo Occidental se realiza mediante el estudio de los síntomas y las fuentes de exposición del paciente, confirmándose por análisis de la sangre y/o del líquido cefalorraquídeo. Las pruebas de laboratorio frente al VNO son útiles para determinar si una persona se ha infectado recientemente por el VNO o ha padecido una infección previa por VNO. También se utiliza para el cribado del VNO en las donaciones de sangre, en los donantes vivos de tejidos y órganos, y para realizar un seguimiento de la propagación del VNO a través de una comunidad y en todo un país.

    Este estudio implica:

    • Medida de los anticuerpos de tipo IgM e IgG frente al VNO
    • Amplificación de los ácidos del VNO para detectar el ARN vírico
  • Prevención y tratamiento

    La prevención de la infección por el virus del Nilo Occidental (VNO) se basa en protegerse de las picaduras  de mosquito empleando repelentes de insectos, vistiendo ropa con manga larga y pantalones con pernera si se está en el exterior, permaneciendo en el interior durante el amanecer y el atardecer que es cuando los mosquitos son más activos, y evitando encharcamientos de agua ya que atraen a los mosquitos. A nivel de la comunidad se toman medidas controlando los riesgos estacionales y los desplazamientos de los mosquitos, así como posibles fumigaciones.

    El tratamiento de la infección por el VNO se centra esencialmente en controlar los síntomas y signos. En casos graves, puede ser necesaria la hospitalización.

    No se dispone todavía de vacunas ni de fármacos concretos para combatir la infección, pero se prevé que en los próximos años se dispondrá de alguna vacuna y de fármacos antivíricos para tratar esta infección. En el caso de otros flavivirus, como el causante de la fiebre amarilla, sí se dispone de vacunas (aproximadamente desde hace 70 años) con eficacia y seguridad comprobadas. Recientemente se ha desarrollado una vacuna mezclando el virus del Nilo Occidental con la vacuna para la fiebre amarilla, modificando así las proteínas de recubrimiento de la vacuna existente. Esta nueva vacuna ha sido probada con éxito en relación a su seguridad y eficacia en animales, y ahora se está empezando a probar en personas.

    También se ha desarrollado y sometido a algunas pruebas iniciales otra vacuna potencialmente útil para el virus del Nilo Occidental, que utiliza una proteína inactiva (en lugar del virus vivo). Esta vacuna tendría la ventaja de poderse administrar a cualquier persona, incluso en niños, embarazadas o individuos inmunodeprimidos.

Bibliografía

NOTA: Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

Salinas, J. and Steiner, M. West Nile Virus. eMedicine. http://emedicine.medscape.com/article/312210-overview

Cunha, B. West Nile Encephalitis. eMedicine. http://emedicine.medscape.com/article/234009-overview

Lindsey, N. et. al. West Nile Virus Activity — United States, 2009. Medscape Today from Morbidity & Mortality Weekly Report. 2010;59(25):769-772. © 2010 Centers for Disease Control and Prevention (CDC).

Mayo Clinic Staff. West Nile virus. MayoClinic.com. http://www.mayoclinic.com/health/west-nile-virus/DS00438/METHOD=print

Dugdale, D. West Nile virus. MedlinePlus Medical Encyclopedia. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/007186.htm

Neitzel, D. et. al. False-Positive Results with a Commercially Available West Nile Virus Immunoglobulin M Assay --- United States, 2008. Medscape Today from Morbidity & Mortality Weekly Report. 2009;58(17):458-460. © 2009 Centers for Disease Control and Prevention (CDC).

Hillyard, D. et. al. Arboviruses. ARUP Consult. http://www.arupconsult.com/Topics/Arboviruses.html?client_ID=LTD

American Association of Blood Banks. "Risk of West Nile Virus (WNV) Infection by Blood Transfusion." Press Release: September 5, 2002.

Brown, David. "Virus Test May be Ready by Summer ’03: West Nile Risk May Make Screening of Blood a Widespread Necessity." The Washington Post, September 25, 2002: A2.

Centers for Disease Control and Prevention: West Nile Virus Basics. http://www.cdc.gov/ncidod/dvbid/westnile/index.htm

S Petersen LR, Roehrig JT, and Hughes JM. "Perspective: West Nile Virus Encephalitis." The New England Journal of Medicine, 347(16):1225-1226, October 17, 200.

Weiss, Rick. "Organ Recipients Had Virus: West Nile's Presence Also Raises Blood Supply Concerns." The Washington Post, September 4, 2002: A1, A6.

Pagana, Kathleen D. & Pagana, Timothy J. (© 2007). Mosby's Diagnostic and Laboratory Test Reference 8th Edition: Mosby, Inc., Saint Louis, MO. Pp 1001-1002.

Wu, A. (2006). Tietz Clinical Guide to Laboratory Tests, Fourth Edition. Saunders Elsevier, St. Louis, Missouri. Pp 1626.

Recommendations for Protecting Laboratory, Field, and Clinical Workers from West Nile Virus Exposure. National Institute for Occupational Safety and Health.

West Nile Virus Sequelae Can Be Long-Term. Medscape Reuters Health Information.

Murray, K. et. al. Depression after Infection with West Nile Virus. Medscape from Emerg Infect Dis. 2007;13(3):479-481.