Medidas de la OMS contra el tabaquismo
Foto: fotografierende
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el 28.08.2019.

A nivel mundial, el consumo de tabaco lleva a la muerte a la mitad de sus consumidores; en total, 8 millones de personas al año mueren por causas asociadas al tabaquismo. El humo que se genera de la combustión del tabaco contiene más de 4.000 productos químicos, de los cuales 250 son nocivos y 50 cancerígenos.

Los problemas asociados al tabaquismo son en su mayoría cardiovasculares o respiratorios y, de esta forma, la exposición al tabaco puede provocar cáncer de pulmón y otros tipos de cánceres, enfermedades respiratorias crónicas de diferente tipología, tuberculosis, bajo peso en recién nacidos, incremento del riesgo de enfermedades cardiovasculares, etc.

En 2008, la Organización Mundial de la Salud (OMS), publicó las medidas acordadas sobre el control de tabaco (MPOWER) a nivel mundial basadas en diferentes puntos:

  • Políticas para vigilar su consumo con el fin de poder proteger a la población.
  • Asistencia sanitaria a las personas afectadas para ayudarlas a abandonar la adicción al tabaco.
  • Mensajes en los paquetes de tabaco que adviertan de sus peligros.
  • Un incremento de impuestos en el tabaco.
  • La prohibición de anunciar marcas de tabaco o de realizar campañas publicitarias sobre tabaco.
  • La implementación de un protocolo para eliminar el comercio ilícito del tabaco.

En 2019, la OMS ha revisado estas medidas, para evaluar sus efectos. Los resultados conseguidos han sido los siguientes:

  • La mitad de la población mundial cuenta con información sobre el riesgo de consumo del tabaco en los paquetes.
  • Se ha duplicado el número de países que han incrementado sus impuestos sobre el tabaco.
  • 10 países se han sumado a la prohibición de la publicidad.

Sin embargo: 

  • Aún existen 59 países sin adoptar ninguna medida y 49 de ellos pertenecen a los países de ingresos bajos o medios. El número más elevado de fumadores se sitúa en dichos países.

Por otro lado, se observa que aquellos lugares donde se ha efectuado una mayor inversión en la ayuda a la asistencia para abandonar el tabaquismo los índices de consumo bajan considerablemente y la mejora no se produce solo a nivel de salud poblacional sino también en los ahorros que a largo plazo, que revierten en última instancia en los sistemas de salud.

El número de personas afectadas incrementa a nivel mundial por el incremento poblacional pero el tanto por ciento de fumadoras decrece, y en la última década ha disminuido casi un 15%. Sin duda, son datos alentadores.

Para los que aún no se hayan decidido:

  • Después de un año sin fumar el riesgo de problemas cardiacos se reduce a la mitad con respecto a una persona que siguiera fumando
  • Entre uno y cuatro años después de dejar el tabaco, el riesgo de muerte también se reduce a la mitad con respecto a una persona que sigue fumando.
  • En 10 años después de dejarlo, el riesgo de padecer cáncer de pulmón, boca, garganta, esófago, cérvix o páncreas también decrece a la mitad respecto a una persona fumadora.
     
Bibliografía
  • https://apps.who.int/iris/bitstream/handle/10665/326043/9789241516204-eng.pdf8( consultado 13/08/2019)
  • https://www.who.int/es/news-room/detail/29-05-2019-who-highlights-huge-scale-of-tobacco-related-lung-disease-deaths( consultado 13/08/2019)
  • https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/tobacco( consultado 13/08/2019)