También conocido como
Virus varicela zóster
VVZ
Herpes zóster
Nombre sistemático
Cultivo del virus varicela zóster; PCR del virus varicela zóster; Anticuerpos IgG e IgM del virus varicela zóster
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el 11.12.2017.
Aspectos Generales
¿Por qué hacer el análisis?

Para diagnosticar un episodio de varicela o de herpes zóster actual, reciente o pasado; para demostrar la presencia de inmunidad frente al virus varicela zóster (VVZ) o antes de administrar fármacos inmunosupresores, para conocer si una infección por VVZ puede reactivarse.

 

¿Cuándo hacer el análisis?

Cuando se presentan síntomas graves o atípicos y el médico necesita distinguir entre una infección por VVZ y otra causa; cuando el médico necesita verificar si una persona está inmunizada frente al VVZ; a veces, antes de un trasplante de un órgano o cuando un niño, una embarazada o un individuo inmunocomprometido ha estado en contacto con otra que tenía varicela.

¿Qué muestra se requiere?

La determinación se realiza a partir de una muestra de sangre venosa si lo que se desea es medir los anticuerpos del VVZ; para detectar el virus, una muestra del fluido de una ampolla (vesícula), sangre, líquido cefalorraquídeo o cualquier otro líquido o tejido biológico.

 

¿Es necesario algún tipo de preparación previa?

Para esta prueba no se necesita ninguna preparación especial.

Quizás pueda encontrar los resultados de los análisis que se le han realizado en la página web de su laboratorio. Sin embargo, actualmente está en Lab Tests Online. Es posible que haya sido dirigido aquí por el sitio web de su laboratorio para que así pueda conseguir información útil sobre la (s) prueba (s) que se realizó.

Lab Tests Online es un sitio web de educación para el paciente que ofrece información sobre pruebas de laboratorio y que fue galardonado en el año 2009 con el Premio a las Mejores Iniciativas de Servicio al Paciente que convoca la Fundación Farmaindustria en el apartado correspondiente a sociedades científicas y profesionales.

El contenido de esta página ha sido revisado por especialistas del laboratorio. En ella, se proporcionan explicaciones generales de lo que podrían significar los resultados para cada una de las pruebas aquí desarrolladas. Por ejemplo, lo que podría significar obtener un valor alto o bajo en el contexto de su estado de salud.

Para conseguir los resultados de su análisis, deberá dirigirse al sitio web de su laboratorio o comunicarse con su médico.

Los rangos de referencia de las pruebas que se le han realizado los encontrará seguramente en su informe de laboratorio. Normalmente se encuentran a la derecha de los resultados.

Si no dispone del informe de laboratorio y desea obtener un rango de referencia, consulte a su médico o al laboratorio que realizó los análisis. Los resultados de las pruebas de laboratorio no tienen sentido por sí mismos. Toman significado cuando se comparan con los rangos de referencia. Los rangos de referencia son los valores esperados para una persona sana. A veces se les llama también valores "normales". Al comparar el resultado de una prueba con los valores de referencia, se puede ver si el resultado se encuentra fuera del rango de valores esperados. Los valores que están fuera de los rangos esperados pueden proporcionar pistas para ayudar a identificar posibles enfermedades o trastornos. Si bien la precisión de las pruebas de laboratorio ha evolucionado significativamente en las últimas décadas, puede existir cierta variabilidad entre laboratorios debido a las diferencias en los reactivos químicos empleados, las técnicas de medida y los analizadores o instrumentos que se utilizan. Esta es la razón por la que se proporcionan tan pocos rangos de referencia en esta página web. Es importante saber que, para evaluar si los resultados están "dentro de los límites normales", se debe aplicar el rango de referencia proporcionado por el laboratorio que realizó el análisis. Si desea obtener más información, refiérase al artículo Intervalos de referencia y su significado.

¿Qué es lo que se analiza?

La varicela y el herpes zóster están causados por una infección por el virus varicela zóster (VVZ). Este virus forma parte de la familia de los virus del herpes. La prueba frente al VVZ detecta anticuerpos producidos por el sistema inmune en respuesta a una infección por el VVZ o bien detecta el propio virus.

La prueba de la varicela y herpes zóster es útil para detectar y diagnosticar una infección actual o previa con el VVZ. Normalmente no es necesario realizar prueba alguna para diagnosticar una infección activa ya que los signos y síntomas permiten identificarla. Sin embargo, en algunas personas con lesiones cutáneas atípicas, la prueba ayuda a confirmar la infección. En ciertos casos, especialmente en personas que han recibido trasplantes de órganos o en embarazadas, la prueba de la varicela y herpes zóster puede emplearse para diagnosticar una infección actual o para determinar si estas personas habían desarrollado inmunidad a raíz de una infección previa o de una vacunación.

Antes de la introducción e implantación masiva de la vacuna contra la varicela en el año 1995, prácticamente todos los adultos habían resultado infectados por el VVZ. Según los Centers for Disease Control and Prevention (CDC), la incidencia de nuevos casos de varicela ha disminuido significativamente. Se estima que dos dosis de la vacuna proporcionan una protección efectiva, cercana al 98%; por otra parte, las personas que se infectan suelen presentar síntomas más leves.

El virus de la varicela zóster puede ocasionar varicela en jóvenes y en adultos no vacunados o que no han estado expuestos al virus previamente. La infección primaria es altamente contagiosa y se transmite fácilmente entre personas al toser, estornudar o al tocar el fluido de las ampollas cutáneas. En la infeción primaria aparece una erupción cutánea con picor a las dos semanas de la exposición al virus; posteriormente, se forman unas pápulas similares a unos granitos, que se transforman en unas pequeñas ampollas (vesículas) repletas de líquido. Estas vesículas se rompen formando una costra y finalmente cicatrizan. Este proceso tiene lugar en un par o tres de brotes de centenares de vesículas en unos pocos días.

Una vez resuelta la infección inicial, el virus pasa a una fase latente y queda acantonado en las células nerviosas sensoriales. La persona infectada desarrolla anticuerpos durante la infección y normalmente estos anticuerpos impiden que se vuelva a contraer la varicela. No obstante, con los años y en personas inmunodeprimidas, el virus puede reactivarse y migra entonces desde las células nerviosas donde estaba acantonado hasta la piel, causando un herpes zóster. Los síntomas del herpes zóster suelen ser sensaciones dolorosas con quemazón o picor cutáneos más o menos intensos en la zona de la cintura, la cara o alguna otra parte del organismo. Normalmente tiene una única localización aunque puede afectar simultáneamente a distintas zonas del cuerpo. Varios días después del dolor, picor o sensación de hormigueo, aparece una erupción, con o sin vesículas, en la misma localización. En la mayoría de casos, el dolor y la erupción disminuyen en unas pocas semanas y el virus vuelve a pasar a una fase latente. Algunas personas presentan dolor persistente durante varios meses.

Actualmente se dispone de una vacuna que contribuye a disminuir el riesgo de reactivación del virus en forma de herpes zóster en adultos y ancianos, y en caso de que se desarrolle un herpes zóster, la severidad de los síntomas es menor. En el año 2006, el Advisory Committee on Immunization Practices (ACIP) empezó a recomendar la vacuna frente al herpes zóster a los adultos mayores de 60 años. La vacuna no se recomienda en caso de que el sistema inmune esté debilitado (inmunosuprimidos).

La mayor parte de casos de varicela y herpes zóster se resuelven sin complicaciones. En casos en los que existe un debilitamiento del sistema inmune, como en personas infectadas por el VIH o en receptores de trasplantes de órganos, las manifestaciones clínicas pueden ser más graves y durar más tiempo. En algunos casos el virus puede no pasar a fase latente y diseminarse hacia el sistema nervioso central.

Los efectos sobre el feto de la exposición al virus de la varicela zóster (VVZ) en embarazadas dependen del momento en el que se produce y de si la mujer había estado expuesta previamente al virus. En las primeras 20-30 semanas de gestación, una infección primaria por el VVZ raramente ocasiona trastornos congénitos. Si la infección tiene lugar entre 1 y 3 semanas antes del parto, el bebé puede nacer con la varicela o contraerla después del parto, si bien el bebé estará parcialmente protegido por los anticuerpos maternos. Si un recién nacido queda expuesto a VVZ al nacer y no tiene protección por anticuerpos maternos, la infección por el VVZ puede ser fatal.

¿Cómo se obtiene la muestra para el análisis?
La obtención de la muestra varía en función de si se quiere determinar la presencia de anticuerpos o de si se quiere detectar el virus. Para la determinación de anticuerpos se extrae la muestra por punción de una vena del antebrazo. La detección del virus puede realizarse en gran variedad de muestras, entre las que se incluyen líquido de las ampollas, sangre, líquido cefalorraquídeo u otro fluido o tejido biológico .

¿Se requiere alguna preparación previa para asegurar la calidad de la muestra?
Para esta prueba no se requiere ninguna preparación especial.

NOTA: En el apartado, El laboratorio por dentro, encontrará información sobre la recogida y procesamiento de las muestras de sangre y los cultivos de esputo.

Accordion Title
Preguntas Comunes
  •  ¿Cómo se utiliza?

    Normalmente, para el diagnóstico de la varicela o de un herpes zóster -causados por el virus de la varicela-zóster (VVZ)- no suelen emplearse estas pruebas. Estas enfermedades se diagnostican en base a los signos y síntomas que presenta el individuo. La mayor parte de adultos está infectada por el VVZ. La política de vacunación en niños difiere entre países y en España, entre comunidades autónomas (si desea más información, acceda a este enlace). No obstante, en algunos casos como en embarazadas, recién nacidos, antes de recibir un trasplante de órgano o en la infección por el VIH o en el SIDA, interesa conocer el estado inmunitario de una persona frente a esta infección vírica y por ello se determinan los anticuerpos producidos en respuesta a la infección por el VVZ. Esta prueba puede ser útil para:

    • Determinar si una persona ha estado expuesta al VVZ, ya sea por una infección previa o por una vacunación, y ha desarrollado inmunidad frente a la enfermedad
    • Diferenciar entre una infección activa y una previa
    • Determinar si una persona con síntomas graves o atípicos tiene una infección por VVZ o bien otro trastorno que curse con síntomas similares

    Existen distintos métodos de estudio de la infección por virus varicela-zóster:

    Detección de anticuerpos
    Cuando una persona queda expuesta al VVZ, su sistema inmune responde produciendo anticuerpos frente al virus. En la sangre se pueden encontrar dos tipos de anticuerpos: IgM e IgG.

    • Los anticuerpos IgM son los primeros que se producen en respuesta a la infección por VVZ. Normalmente se detectan al cabo de una o dos semanas después de la exposición. La producción de anticuerpos IgM aumenta durante un período de tiempo limitado y después disminuye. El título (nivel) de anticuerpos IgM frente al VVZ suele disminuir hasta niveles indetectables, pero en caso de reactivación de la infección pueden volverse a producir anticuerpos IgM.
    • Los anticuerpos IgG se producen al cabo de unas semanas de la infección inicial y proporcionan protección a largo término. Los niveles de IgG aumentan durante la infección activa y se estabilizan cuando la infección se resuelve y el virus pasa a ser inactivo.

    Una vez se ha estado expuesto al virus varicela-zóster, quedan cantidades detectables de anticuerpos IgG frente al virus durante el resto de la vida. La medida de los anticuerpos IgG e IgM puede resulta útil para confirmar la presencia de una infección reciente o de una previa.

    Detección del virus
    La detección del virus supone aislar el virus en sangre, en un fluido biológico o en un tejido del organismo. Puede llevarse a cabo con un cultivo del virus o por la detección del material genético del virus (ADN del VVZ).

    • ADN del VVZ - detecta material genético del virus; es una prueba sensible que permite identificar y conocer la cantidad de virus presente
    • Fluorescencia Directa (FDA) - se visualiza con un microscopio especial y empleando unos anticuerpos marcados, la presencia de VVZ en células obtenidas de una lesión cutánea; es una prueba rápida aunque menos específica y sensible que el cultivo del VVZ y la prueba del ADN del VVZ
    • Cultivo del VVZ - no es muy fiable; pueden aparecer resultados falsamente negativos

    La selección del método y de la muestra depende de cada caso.

  • ¿Cuándo se solicita?

    Las pruebas de detección de anticuerpos del virus varicela-zóster (VVZ) se solicitan cuando se desea evaluar el estado inmunitario de una persona, especialmente en receptores de trasplantes de órganos y embarazadas, y/o identificar una infección reciente. Las pruebas del ADN del VVZ o el cultivo del virus se solicitan si un recién nacido o un individuo inmunosuprimido presentan síntomas graves y/o atípicos y han estado expuestos al virus, con la finalidad de detectar una infección primaria por VVZ en el recién nacido o una infección primaria o una reactivación en las personas inmunosuprimidas.

  • ¿Qué significa el resultado?

    Los resultados deben interpretarse con precaución y junto con la sintomatología que presenta el individuo. A veces resulta difícil distinguir entre infección latente o activa; los motivos pueden ser los siguientes:

    • Una persona infectada por el virus varicela-zóster (VVZ) seguirá albergando el virus una vez los síntomas hayan desaparecido. El virus se puede reactivar de manera intermitente, liberándose pequeñas cantidades del virus hacia los distintos fluidos del organismo pero a menudo sin ocasionar manifestaciones clínicas
    • En personas inmunosuprimidas o en bebés la respuesta de producción de anticuerpos frente a la infección puede ser débil - los niveles de IgM y de IgG pueden ser menores a los habituales, a pesar de estar pasando una infección activa por VVZ
    • Es posible que el virus no se encuentre en suficiente cantidad en la muestra obtenida para estudio

    Detección de anticuerpos
    Si se detectan IgM e IgG en una persona con síntomas, o bien la infección es nueva y reciente y tiene varicela, o bien se trata de una reactivación del VVZ y tiene un herpes-zóster.

    Si solo se detecta IgM, la infección puede ser muy reciente. Si un recién nacido presenta anticuerpos IgM se puede decir que presenta una infección congénita por VVZ. Una persona que tenga síntomas pero con niveles de IgG y/o de IgM bajos o indetectables, seguramente estará afectada por algún otro proceso distinto a la infección por VVZ o bien tendrá algún problema con su sistema inmune, ya que no responde adecuadamente y no consigue producir niveles detectables de anticuerpos frente al VVZ:

    Detección del virus
    Una persona sintomática con un resultado positivo en el cultivo del virus, probablemente tendrá una infección activa por VVZ. Si el cultivo es negativo, los síntomas podrían atribuirse a otra causa, o quizás la cantidad del virus en la muestra obtenida para estudio sea insuficiente.

    Si la prueba del ADN del virus varicela-zóster da un resultado positivo, indiscutiblemente se puede afirmar que el virus está presente en la muestra. Niveles elevados de ADN del virus indican infección activa. Niveles bajos indican infección por VVZ aunque no tiene por qué asociarse con los síntomas que presenta en ese momento el individuo. Un resultado negativo tampoco descarta una infección por VVZ - el virus puede estar presente en cantidades muy bajas o puede no estar presente en la muestra analizada.

  • ¿Hay algo más que debería saber?

    Raramente, el virus varicela-zóster ocasiona encefalitis.

  • ¿Es contagioso el herpes zóster?

    Sí, pero no lo es tanto como la varicela. Las vesículas de la persona infectada contienen el virus pero las secreciones respiratorias no suelen contenerlo.

  • ¿Se puede contraer un herpes zóster por estar expuesto a otra persona con síntomas activos de herpes zóster?

    No. El herpes zóster suele desarrollarse cuando se ha pasado previamente la varicela. Si no se ha tenido la varicela o no se ha recibido la vacuna y se produce una exposición al virus varicela zóster a partir de una persona con herpes zóster, se contrae la varicela pero no un herpes zóster.

  • ¿Pueden quedar cicatrices por una varicela?

    En la mayoría de casos no. A veces, como las vesículas o ampollas pican, se pueden infectar con bacterias al rascarse, aumentando así la probabilidad de que queden cicatrices.

  • ¿La varicela y el herpes zóster son de distribución mundial?

    Sí, las infecciones por el virus varicela zóster pueden producirse en cualquier lugar del mundo.

Bibliografía

Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

Kaneshiro, N. Chickenpox. MedlinePlus Medical Encyclopedia. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/001592.htm

Papadopoulos, A. et. al. Chickenpox. Medscape Reference. http://emedicine.medscape.com/article/1131785-overview

Couturier, M. et. al. Varicella-Zoster Virus - VZV. ARUP Consult. http://www.arupconsult.com/Topics/VZV.html?client_ID=LTD

Varicella-Zoster Virus (VZV) Antibody, IgG and IgM, Serum. Mayo Clinic Mayo Medical Laboratories. http://www.mayomedicallaboratories.com/test-catalog/Clinical+and+Interpretive/61856

McPherson, R. and Pincus, M. (© 2011). Henry's Clinical Diagnosis and Management by Laboratory Methods 22nd Edition: Elsevier Saunders, Philadelphia, PA. Pp 1052-1053.

Centers for Disease Control and Prevention. Shingles (Herpes Zoster) Vaccination. http://www.cdc.gov/shingles/vaccination.html

Centers for Disease Control and Prevention. Shingles (Herpes Zoster) Overview. http://www.cdc.gov/shingles/index.html

Centers for Disease Control and Prevention. Chickenpox (Varicella). http://www.cdc.gov/chickenpox

Pregúntenos

*Importante*: No es posible interpretar los resultados de los análisis clínicos fuera del contexto de la historia clínica del paciente. Rogamos no remita resultados para su interpretación, ya que ésta debe ser realizada exclusivamente por su médico. Si tiene dudas sobre esta prueba, puede completar un formulario y solicitar interpretación más detallada sobre el análisis en cuestión. Su consulta se tratará de manera confidencial y será respondida por un profesional del laboratorio clínico.

Es usted profesional sanitario?
Dirección de correo electrónico