Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el 11.05.2018.
¿En qué consiste?

Las úlceras pépticas son erosiones en el revestimiento del estómago y del duodeno, generalmente causadas por una infección bacteriana por Helicobacter pylori. El estómago produce ácido clorhídrico y enzimas, incluyendo la pepsina, que fragmentan y digieren los alimentos. Existe una capa mucosa que reviste el estómago y lo protege frente al ácido. Las prostaglandinas, sustancias parecidas a las hormonas, también favorecen esta protección. Cuando estos mecanismos de defensa disminuyen, el ácido y la pepsina actúan atacando la pared interna del estómago, formando una herida a la que se conoce como úlcera.

El H. pylori es una bacteria productora de ureasa, que disminuye la capacidad del estómago de producir moco, haciéndolo más propenso a la lesión provocada por el ácido y a las úlceras pépticas. La infección por H. pylori es bastante frecuente, especialmente en países en vías de desarrollo. Se cree que la infección se transmite por beber agua o comer alimentos contaminados con materia fecal humana, o posiblemente por contacto directo con las heces, vómitos o saliva de personas infectadas. Por motivos que se desconocen, H. pylori no provoca úlceras en todos los individuos infectados. De todas maneras, más de la mitad de las úlceras están causadas por esta bacteria.

Otra causa frecuente de úlcera péptica la constituye el uso prolongado de agentes antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) como aspirina, naproxeno, e ibuprofeno.  Más raramente, una úlcera péptica puede estar producida por el síndrome de Zollinger-Ellison, en el que existe un aumento de la producción de la hormona gastrina debido a la presencia de un tumor en el páncreas o en el intestino delgado.

El consumo excesivo de alcohol y el hecho de fumar pueden empeorar una úlcera péptica e impedir su cicatrización.

Accordion Title
Acerca de Úlcera péptica
  • Signos y síntomas

    El síntoma más común de la úlcera péptica es el dolor abdominal, que se caracteriza por ser sordo e intermitente, puede ocurrir unas horas después de las comidas o durante la noche, y se alivia con las comidas y/o los antiácidos. La pérdida de peso, la hinchazón y las náuseas aparecen con menor frecuencia. Algunos síntomas requieren atención médica inmediata como dolor de estómago agudo, repentino y persistente, la presencia de deposiciones sanguinolentas o negras, o vómitos sanguinolentos parecidos a posos de café.

  • Pruebas relacionadas

    Pruebas de laboratorio

    • La prueba de laboratorio más común para el diagnóstico de las úlceras pépticas es la detección de anticuerpos frente a H. pylori en sangre. Su presencia indica que en algún momento se ha sido infectado por este organismo
    • También se puede recoger una muestra de heces para examinar la presencia del antígeno de H.pylori; sin embargo, este análisis no es apropiado en aquellos casos en los que aparecen deposiciones sanguinolentas
    • Otra alternativa es realizar la prueba del aliento (prueba de urea en aliento) que detecta la actividad enzimática de H. pylori
    • Hemoglobina - para detectar una posible anemia
    • Sangre oculta en heces - para detectar la presencia de sangre en heces

    Otras pruebas diagnósticas (ajenas al laboratorio)

    También pueden utilizarse procedimientos de tipo invasivo. Éstos incluyen:

    • Estudios radiográficos del tracto gastrointestinal
    • Endoscopia  - se realiza mediante la introducción de una cámara fotográfica minúscula colocada en el extremo de un tubo fino, a través de la boca, pasando por el esófago hasta alcanzar el duodeno

    Si durante la endoscopia se obtiene tejido del estómago (biopsia), puede ser examinado en el laboratorio para detectar la presencia de una infección activa por H. pylori y de la lesión asociada al estómago (gastritis).

  • Tratamiento

    El tratamiento generalmente incluye una combinación de antibióticos para eliminar la bacteria H. pylori y el uso de determinados fármacos que disminuyen la cantidad de ácido producida por el estómago, como por ejemplo los inhibidores de la bomba de protones y bloqueadores de los receptores de histamina. También puede prescribirse una preparación con bismuto para intentar recubrir las úlceras y protegerlas así de las secreciones ácidas del estómago.

    El tratamiento puede prolongarse durante varias semanas. Si no se tratan, las úlceras pépticas tienden a recurrir, y en algunos casos excepcionales, pueden producir un cáncer de estómago. A pesar de que las úlceras pépticas no suelen ser fatales, en algunos casos sí pueden revestir cierta gravedad, como por ejemplo si llegan a perforar o a penetrar en la pared del estómago o del duodeno, si rompen algún vaso sanguíneo (hemorragia) u obstruyen la salida de los alimentos del estómago.

Bibliografía

NOTA: Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

MedlinePlus Medical Encylopedia. Peptic ulcer. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/000206.htm#Signs%20and%20tests

National Digestive Diseases Information Clearinghouse. H. pylori and Peptic Ulcers. http://digestive.niddk.nih.gov/ddiseases/pubs/hpylori/

MayoClinic.com. Peptic ulcer. http://www.mayoclinic.com/health/peptic-ulcer/DS00242

American Academy of Family Physicians. Ulcers and H. pylori Infection. https://familydoctor.org/condition/peptic-ulcer-disease/

Henry’s Clinical Diagnosis and Management by Laboratory Methods. 21st ed. McPherson R, Pincus M, eds. Philadelphia, PA: Saunders Elsevier: 2007 pp279-280.

Abdul Nadir, MD. Chief, Gastroenterology. Maricopa Medical Center, Phoenix, AZ.