Enfermedades pancreáticas

12/2/2022

El páncreas

El páncreas es un órgano estrecho y con forma plana, que tiene unos veinte centímetros de longitud; se divide en cabeza, cuerpo y cola. Se localiza debajo del hígado, entre el estómago y la columna vertebral. Su cabeza está conectada con el duodeno que es la primera parte del intestino delgado.

  • Dentro del páncreas hay unos pequeños conductos (tubos) que llevan las enzimas digestivas y el bicarbonato producido por el páncreas al conducto pancreático. Este gran conducto transporta las enzimas digestivas y el bicarbonato a lo largo del páncreas, desde la cola hasta la cabeza, para llegar al duodeno.
  • El conducto biliar común también atraviesa la zona de la cabeza del páncreas y transporta la bilis desde el hígado y la vesícula biliar hasta el intestino delgado.
  • Los conductos pancreático y biliar suelen unirse justo antes de su entrada al duodeno, donde desembocan como un conducto único en el intestino delgado.

En el páncreas hay dos clases de tejido que realizan diferentes funciones:

  • El exocrino: fabrica, almacena y libera enzimas que digieren las grasas, proteínas y carbohidratos en el intestino delgado. En condiciones normales, estos enzimas son producidos y transportados al duodeno en una forma inactiva, activándose posteriormente cuando se necesiten. El tejido exocrino también produce bicarbonato para poder neutralizar los ácidos del estómago y permitir la activación de los enzimas pancreáticos.
  • El endocrino: el páncreas produce hormonas como la insulina y el glucagón y las libera a la sangre. Estas hormonas regulan el transporte de glucosa hacia el interior de las células, y son cruciales para mantener unos niveles adecuados de glucosa y para la producción de energía.

Enfermedades comunes del páncreas

Pancreatitis

La pancreatitis es una inflamación del páncreas. Se produce cuando los enzimas sintetizados por el páncreas exocrino se activan en el propio páncreas en lugar de activarse en el duodeno, de manera que causan irritación y daño en el propio páncreas, provocando su inflamación.

La pancreatitis puede ser aguda o crónica:

  • La pancreatitis aguda puede presentarse como un fenómeno aislado o como un proceso recurrente y normalmente aparece de manera súbita. El dolor abdominal que origina, con frecuencia es grave. Las secreciones pancreáticas pueden volver a fluir hacia el interior del órgano y ocasionar un daño permanente en pocas horas. En la pancreatitis aguda los valores de los enzimas pancreáticos en sangre están con frecuencia aumentados. Estos enzimas también pueden circular hacia otros órganos produciendo shock y daño multiorgánico. La pancreatitis aguda puede incluso producir sangrado interno e infección, pudiendo poner en peligro la vida del individuo. La causa más frecuente de pancreatitis aguda es la obstrucción del conducto pancreático por un cálculo biliar (piedra); a veces la obstrucción se produce por pequeñas partículas de bilis que han precipitado formando una especie de barro. Las secreciones no pueden llegar al duodeno y se quedan en el mismo páncreas, y en muy pocas horas se puede lesionar el órgano. Otras causas de pancreatitis aguda pueden ser el abuso del alcohol, los traumatismos abdominales, la hiperlipidemia y la hipercalcemia (aumento de los valores de calcio en sangre). Los episodios repetitivos de pancreatitis aguda pueden evolucionar a una pancreatitis crónica.
  • La pancreatitis crónica se caracteriza por presentarse como un dolor abdominal crónico o persistente, que puede o no acompañarse de un aumento de los enzimas pancreáticos. Se desarrolla progresivamente y a menudo produce una destrucción lenta del páncreas. Además, puede conducir a otras alteraciones, como la insuficiencia pancreática, infecciones bacterianas y diabetes de tipo 2. Las principales causas de pancreatitis crónica son las enfermedades de la vesícula biliar (obstrucción ductal) y la existencia de un riesgo genético que se acentúa con el alcoholismo. Otras causas menos frecuentes incluyen la hipercalcemia, la presencia de concentraciones muy elevadas de triglicéridos, el tabaquismo, algunos fármacos y las enfermedades autoinmunes. La pancreatitis crónica hereditaria aparece como consecuencia de mutaciones genéticas que afectan a la capacidad de secreción de los enzimas digestivos, como en el caso de la fibrosis quística, o por mutaciones que ocasionan una activación precoz y anticipada de los enzimas digestivos cuando todavía se encuentran en el interior del páncreas.

Para obtener más información se puede consultar el artículo sobre la pancreatitis.

Cáncer de páncreas

El cáncer de páncreas es un crecimiento descontrolado de células anormales en el páncreas. Las células cancerosas forman tumores malignos que dañan el tejido e impiden que el páncreas realice correctamente su función.

El cáncer de páncreas constituye la cuarta causa de muerte por cáncer en los Estados Unidos, ocasionando según la American Cancer Society aproximadamente unos 57.000 casos, de los que 46.000 mueren anualmente.

Según la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), el cáncer de páncreas es el octavo tumor en frecuencia en España, pero por su alta mortalidad, es la tercera causa de muerte por cáncer, siendo responsable del 7% de las muertes por cáncer. En España se estimaban 8.697 casos nuevos al año, con una mortalidad prevista para el año 2021 de 7.568 fallecimientos. Entre los factores de riesgo se incluye el tabaco, la edad, el sexo (más frecuente en hombres), la pancreatitis crónica y la exposición a algunos productos químicos. Más del 95% de los cánceres de páncreas se desarrollan en el tejido exocrino. Este tipo de cáncer es difícil de diagnosticar en los estadios iniciales porque si aparecen síntomas son inespecíficos: dolor abdominal, náuseas, pérdida de apetito y, a veces, ictericia. Los tumores localizados en la zona de la cabeza del páncreas pueden detectarse antes, si obstruyen la normal circulación de los fluidos hacia el intestino. Sólo un 10% del total de los cánceres pancreáticos no se ha diseminado fuera del páncreas en el momento del diagnóstico.

Para ver más información, consultar el artículo sobre cáncer de páncreas.

Insuficiencia pancreática

La insuficiencia pancreática no es un trastorno primario, sino que es secundario a otras causas de enfermedad pancreática. Consiste en la imposibilidad del páncreas para producir y/o transportar suficiente cantidad de enzimas al intestino para realizar la digestión y permitir la absorción de alimentos, por eso se le denomina también como insuficiencia del páncreas exocrino. Normalmente ocurre como consecuencia de una lesión pancreática crónica y progresiva que puede deberse a distintas causas Se asocia más frecuentemente a fibrosis quística en los niños y a pancreatitis crónicas en los adultos. A pesar de ser menos frecuente, a veces puede asociarse a cáncer pancreático.

Enlaces

Pruebas relacionadas:

CA 19-9

Antígeno carcinoembrionario (CEA)

Prueba del cloruro en sudor

Quimotripsina

Tripsinógeno

Marcadores tumorales

Amilasa

Lipasa

Grasas en heces

Estados fisiológicos y enfermedades:

Pancreatitis

Cáncer de páncreas

Insuficiencia pancreática

Alcoholismo

Síndromes endocrinos

Diabetes

Fibrosis quística

En otras webs:

Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM): Los avances en Cáncer de Páncreas

Medline: Enfermedades del páncreas

MayoClinic: Quistes pancreáticos

National Institutes of Health (NIH): El poder del páncreas

Pancreas.org

National Pancreas Foundation

National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Disease (NIH): Zollinger-Ellison Syndrome

UCLA Health: Pancreatic Diseases, Cancers and Treatments

American Gastroenterological Association (AGA): Pancreatitis

Pregúntenos

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
Pregúntenos image