Enfermedades pulmonares

26/7/2021

También conocido como: enfermedades respiratorias

¿Qué son las enfermedades pulmonares?

Las enfermedades pulmonares son aquellas que impiden el buen funcionamiento de los pulmones. Estas enfermedades pueden afectar a una o más de las siguientes partes:

  • La vía aérea a través de la cual el oxígeno y otros gases entran y salen de los pulmones.
  • Los tejidos y las estructuras que permiten el aporte eficiente de oxígeno y la eliminación del dióxido de carbono (por ejemplo: los alvéolos, que son unos pequeños sacos de aire que están en el interior de los pulmones). 
  • Los músculos, los huesos, los nervios del tórax y los pulmones, o las dos finas capas de tejido (pleura) que protegen y amortiguan a los pulmones.
  • Los vasos sanguíneos (arterias y venas) que transportan sangre dentro y fuera de los pulmones.

Acerca de las enfermedades pulmonares

Los pulmones forman parte del sistema respiratorio y se localizan en el pecho, dentro de la caja torácica y por encima del diafragma (músculo que ayuda a respirar). Se trata de un órgano complejo formado por tejido esponjoso y elástico diseñado para captar el oxígeno de nuestra sangre y liberar el dióxido de carbono.

El aire (conteniendo oxígeno) entra en los pulmones al inspirar, se distribuye a través de los pulmones por un sistema denominado árbol bronquial, con ramificaciones de diámetro decreciente (llamadas bronquios y bronquiolos). El árbol bronquial transporta el aire a los pequeños sacos (alvéolos), que están situados en la zona más profunda de los pulmones. Así, el oxígeno que proviene del aire inhalado, se desplaza desde los pulmones hasta el torrente sanguíneo, y el dióxido de carbono, un subproducto del metabolismo, se mueve desde la sangre hacia los pulmones para ser expulsado a través de la respiración. La entrada de oxígeno y su transporte a todos los tejidos a través de la sangre son necesarios para el correcto funcionamiento de todas las células del organismo. A su vez, la eliminación del dióxido de carbono es fundamental para mantener el pH sanguíneo dentro de un rango adecuado, como parte del sistema que dispone el organismo para mantener el equilibrio ácido-base.

Como el aire que respiramos contiene muchos componentes presentes en el medio ambiente, como polvo, polen, bacterias, virus, hongos, humo del tabaco, y sustancias químicas volátiles, los pulmones disponen de un sistema de defensa contra todos estos tóxicos potenciales. El sistema de defensa pulmonar incluye las células inmunitarias, la inmunoglobulina A (IgA) y las secreciones mucosas, para bloquear y eliminar estos componentes no deseados de los pulmones.

Enfermedades pulmonares más frecuentes

Existe un amplio rango de enfermedades que pueden afectar a los pulmones y a su capacidad de funcionar correctamente. Algunos ejemplos son:

Asma

Es una enfermedad pulmonar crónica que se caracteriza por inflamación de los bronquios y bronquiolos, por producir un moco espeso, por broncoconstricción, y por episodios (crisis) de obstrucción de las vías respiratorias. 

  • Las personas con asma pueden ser sensibles a diferentes sustancias que no causan la misma reacción en otras personas. Los factores desencadenantes más comunes de estos episodios son el aire frío, el ejercicio físico, y el humo del tabaco u otras partículas presentes en el aire, como el polvo, el moho, o los alérgenos. Sin embargo, estos factores desencadenantes varían de una persona a otra. 
  • Durante una crisis, las vías respiratorias se inflaman y los músculos que rodean los bronquios se contraen, provocando un estrechamiento de dichas vías. 
  • La secreción de moco puede bloquear el flujo del aire, dificultando la respiración y provocando una respiración ruidosa en la persona afectada. 
  • La mayoría de las crisis no causan daño pulmonar permanente, pero con frecuencia requieren una atención médica inmediata, puesto que la falta de oxígeno y la acumulación del dióxido de carbono pueden comprometer la vida de la persona con asma. 
  • Según la American Lung Association el asma es la enfermedad crónica más frecuente en los niños. El número de personas afectadas por la enfermedad continúa creciendo, siendo 26 millones de americanos los que la padecen. Se estima que 6,1 millones de niños menores de 18 años en EE.UU. tienen asma.
  • Según el estudio mundial en el que está incluido España, llamado Global Iniciative for Asthma (GINA), el asma afecta a 300 millones de personas en el mundo.

Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)

Se aplica tanto al enfisema como a la bronquitis crónica. 

  • En la bronquitis crónica, los bronquios se inflaman y aparecen cicatrices, llegando a obstruirse debido al moco espeso.
  • En el enfisema, se produce una destrucción lenta de los alvéolos de los pulmones. 
  • En ambas enfermedades, los individuos experimentan una dificultad creciente para expulsar el aire y para obtener un adecuado aporte de oxígeno. 
  • Fumar es el mayor riesgo de padecer una EPOC, causando entre un 80 y un 90% de las muertes asociadas a la enfermedad.
  • Otros factores de riesgo incluyen la exposición a la contaminación atmosférica, ser fumador pasivo, el polvo, los productos químicos y los gases.
  • Según la American Lung Association la EPOC es la tercera causa de muerte en los EE.UU.
  • En España, los resultados preliminares del EPISCAN II indican que el 11,8 % de la población mayor de 40 años padece esta enfermedad, con una prevalencia del 14,6 % y del 9,4 % en hombres y mujeres respectivamente, existiendo algunas diferencias por regiones. 

Fibrosis pulmonar

Es una enfermedad pulmonar intersticial caracterizada porque se produce una alteración y cicatrización de los tejidos localizados entre los alvéolos, inflamación de los propios alvéolos, y rigidez de los pulmones, siendo la causa desconocida. Entre algunas de las causas de la fibrosis pulmonar se incluye:

  • Exposición profesional o ambiental a partículas pequeñas, incluyendo la exposición repetida a sustancias inorgánicas como el asbesto, el carbón, el berilio y la sílice.
  • Exposición repetida a sustancias orgánicas como el moho del heno, los excrementos de animales o el polvo de los granos de cereales, que pueden causar neumonitis por hipersensibilidad (reacción alérgica) y finalmente conducir a una fibrosis pulmonar.
  • Productos químicos y medicamentos tóxicos para los pulmones.
  • Tratamiento radiológico previo.
  • Sarcoidosis.
  • Esclerodermia y otras enfermedades autoinmunes.
  • Causa desconocida (idiopática).

Pleuritis

Es una inflamación de las capas finas de tejido que recubren los pulmones y la cavidad torácica (pleura), con frecuencia debido a una infección. El espacio entre estas dos capas se llama espacio pleural y normalmente está lleno de un líquido que ayuda a que el movimiento entre ellas cuando respiramos sea suave. 

  • Si estas capas se inflaman, pueden rozar entre ellas, produciendo un dolor agudo.
  • Si el líquido aumenta en el espacio pleural, el dolor puede disminuir, pero el líquido puede comprimir los pulmones, causando dificultad respiratoria y la posibilidad de que los pulmones se colapsen.
  • El médico puede eliminar parte del líquido mediante un procedimiento llamado toracocentesis y se puede realizar un análisis del líquido pleural para determinar la causa del aumento del líquido.

Infecciones pulmonares

Pueden desarrollarse rápidamente (agudas) o tener una mayor duración (crónicas) y pueden estar causadas por bacterias, virus, hongos o más raramente por parásitos. Algunos ejemplos de las infecciones más comunes son:

  • La gripe es una enfermedad viral que se acompaña de síntomas respiratorios agudos y que puede ser muy grave.
  • La laringitis es una infección de la tráquea y las vías respiratorias que produce ronquera y una tos que suena parecido a una foca o a un perro. Algunos casos de laringitis están producidos por el virus respiratorio sincitial (VRS); la infección por el VRS puede producir problemas pulmonares más graves en los niños, adultos mayores y aquellos con un sistema inmunitario más débil.
  • La bronquitis aguda es lo que pensamos que tiene alguien con un “catarro de pecho”. La infección causa la inflamación de la capa que reviste las vías respiratorias (bronquio), causando una falta de aliento, presión en el pecho y, a menudo, expectoración con moco. 
  • La neumonía es una infección del tracto respiratorio que puede estar causada por una gran variedad de microorganismos.
  • La tuberculosis y aquellas infecciones producidas por micobacterias no tuberculosas (MNT) son infecciones crónicas. Aunque cualquiera puede desarrollar una tuberculosis, la enfermedad activa se produce con más frecuencia en las personas que tienen un sistema inmunitario debilitado (tales como los pacientes con infección por VIH y SIDA). Las infecciones causadas por micobacterias se desarrollan lentamente y pueden ser sistémicas o quedar restringidas a los pulmones.

Cáncer de pulmón

Es el crecimiento descontrolado de las células malignas en los pulmones, habitualmente en las capas de células que recubren el paso del aire. Estas células anormales no siguen la secuencia habitual de las células de crecer, dividirse y morir, tal como lo hacen las células normales, sino que son capaces de multiplicarse sin límites, formando con frecuencia una o más masas de células (tumores). Estos tumores son capaces de dañar el tejido sano y crecer lo suficiente como para interferir con el proceso de la respiración. El cáncer de pulmón puede extenderse eventualmente (metastatizar) más allá del pulmón hacia los nódulos linfáticos, tejidos y otros órganos. Para más información consultar el artículo de cáncer de pulmón. Según la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) este tipo de cáncer es uno de los más frecuentemente diagnosticados a nivel mundial y en España se estima que el número de nuevos casos diagnosticados para el año 2021 será de 29.549, de los cuales un 25% se diagnosticarán en mujeres.

Hipertensión pulmonar

Es una enfermedad caracterizada por un estrechamiento de las arterias pulmonares, aumentando la presión arterial y provocando que el corazón tenga que realizar una fuerza mayor para transportar la sangre hasta los pulmones. Esta enfermedad puede coexistir y empeorar otras enfermedades pulmonares y puede conducir a la insuficiencia cardíaca.

Embolismo pulmonar

Se debe a la presencia de un coágulo sanguíneo, que normalmente se origina en las venas de las piernas o la pelvis, y que se traslada hasta los pulmones, donde bloquea un vaso sanguíneo, provocando dolor en el pecho, dificultad respiratoria aguda y tos. Esta situación puede comprometer la vida de la persona, por lo que requiere atención médica urgente.

Displasia broncopulmonar (DBP)

Es una enfermedad que se desarrolla básicamente en los recién nacidos prematuros sometidos a una terapia con oxígeno prolongada y/o que han estado con ventilación mecánica durante largos períodos de tiempo. Las altas concentraciones de oxígeno utilizadas y la presión del aparato utilizado (ventilador) para introducir el oxígeno en los pulmones del niño, pueden causar irritación y daño en sus vías aéreas.

Síndrome de distrés respiratorio (SDR) del recién nacido

Es una alteración respiratoria que puede ser mortal y que se produce en los niños prematuros. Los pulmones de estos niños no son capaces de sintetizar la cantidad necesaria de un líquido protector llamado surfactante pulmonar. Sin la cantidad suficiente de dicho surfactante, los pulmones no pueden expandirse adecuadamente y los recién nacidos presentan dificultad para inspirar una cantidad de oxígeno suficiente. 

Síndrome de distrés respiratorio agudo (SDRA)

Se produce cuando hay una dificultad grave aguda para respirar, debido a una gran inflamación pulmonar y al llenado de los pulmones con líquido. Se trata de una situación que en algunas ocasiones puede llegar a ser mortal y que puede estar provocada por muchos tipos de lesiones pulmonares, como infecciones graves víricas o bacterianas, sepsis, traumatismos, transfusiones sanguíneas múltiples, sobredosis de drogas o inhalación de sustancias como agua salada o humo.

Fibrosis quística (FQ)

Es una enfermedad hereditaria que afecta a los pulmones y otros órganos. Se caracteriza porque los pacientes producen un sudor salado, una mucosidad espesa que puede obstruir la vía respiratoria y porque pueden producirse infecciones de repetición. Es más frecuente en la raza caucásica que en otros grupos étnicos y generalmente se diagnostica en la infancia. Según la Cystic Fibrosis Foundation americana, se diagnostican en EE.UU. unos 100 casos nuevos al año. La prevalencia en España es de 1/4.500-5.000 nacidos vivos y se espera que se vaya reduciendo con los años, especialmente por la tendencia a la implantación del cribado neonatal ampliado en todas las comunidades autónomas españolas.

Déficit de alfa-1 antitripsina

Es una enfermedad hereditaria que se debe a un déficit hereditario de una proteína que proporciona protección a los pulmones. Sin esta protección, los pulmones se van dañando de manera progresiva y la persona afectada presenta un riesgo significativamente superior de desarrollar un enfisema de aparición temprana, aunque se afectan también otros órganos. La National Organization for Rare Disorders estima que en EE.UU. aproximadamente 100.000 americanos tienen esta deficiencia y unos 25 millones pueden ser portadores de la enfermedad. Según el portal de enfermedades raras Orphanet la prevalencia en España es de 1-5/10.000.

Existen otras alteraciones que afectan a los músculos y huesos del tórax, así como a los nervios y a los pulmones e incluso al corazón haciendo difícil el proceso de respirar y realizar un adecuado intercambio de los gases. Incluyen una gran variedad de enfermedades neuromusculares como la distrofia muscular, la poliomielitis, la miastenia gravis, el síndrome de Guillain-Barré y la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), así como otras alteraciones que conducen a una malformación de la columna vertebral y a movimientos anómalos de la caja torácica, pudiendo restringir la capacidad de expansión pulmonar. En este capítulo no se detallan las pruebas específicas de detección y tratamiento de estas enfermedades.

Signos y síntomas

Los signos y síntomas asociados a las enfermedades pulmonares dependen de la enfermedad concreta, pueden variar entre diferentes individuos y cambiar a lo largo del tiempo. En las enfermedades crónicas, los síntomas generalmente aparecen de manera gradual y empeoran progresivamente, sin embargo, en las enfermedades agudas, los síntomas pueden variar desde leves hasta graves. 

Aunque cada enfermedad tiene sus propias características, existen signos y síntomas comunes que aparecen en muchas de las enfermedades pulmonares. Entre estos se incluye:

  • Tos persistente.
  • Falta de aire o respiración dificultosa (disnea).
  • Sibilancias, quedarse sin aliento.
  • Tos con moco, sangre o emisión de esputos.
  • Dolor torácico. 
  • Problemas para expulsar el aire, algunos lo describen como "tratar de respirar a través de una pajita" (en los casos de enfermedades obstructivas pulmonares como la EPOC).
  • Tono azulado de la piel (por la falta de oxígeno).
  • La falta de oxígeno durante largo tiempo puede conducir a la aparición de un aumento del tamaño de la punta de los dedos (dedos hipocráticos o en palillo de tambor) y a un crecimiento anormal de las uñas.

Pruebas relacionadas

Los objetivos de las pruebas diagnósticas son identificar las enfermedades pulmonares, determinar las causas siempre que sea posible, evaluar su gravedad y guiar y controlar el tratamiento.

  • La investigación de la causa de los signos y síntomas comienza habitualmente con un examen físico. Como parte del examen, el médico auscultará tus pulmones para buscar los sonidos anormales que pueden indicar que existe una enfermedad pulmonar.
  • Inicialmente el médico puede solicitar pruebas de laboratorio como el estudio de los gases en sangre para evaluar los niveles de oxígeno y dióxido de carbono, así como la acidez de la sangre (pH), una o más pruebas de radiología y/o pruebas de función pulmonar para evaluar la estructura y función de los pulmones.
  • Dependiendo de los resultados iniciales y de las causas que se sospechan que producen la enfermedad pulmonar, se pueden solicitar otras pruebas para diagnosticar cada una de las enfermedades específicas y establecer el tratamiento.

Pruebas generales de laboratorio

Algunas pruebas se pueden utilizar para conocer tu estado de salud y saber si los pulmones están funcionando bien. Algunos ejemplos son:

  • Gases en sangre: se extrae una muestra de sangre arterial para evaluar los valores del pH, oxígeno y dióxido de carbono sanguíneos.
  • Hemograma: para valorar los hematíes y ayudar a detectar la presencia de anemia o de infecciones.
  • Solicitar un conjunto de pruebas de laboratorio para conocer el estado de los electrolitos y el funcionamiento de distintos órganos.

Pruebas especializadas de laboratorio

Según la enfermedad que el médico sospeche solicitará otras pruebas adicionales para llegar al diagnóstico como, por ejemplo:

  • Pruebas relacionadas con la fibrosis quística (FQ)

          -Estudio de la mutación del gen de la FQ: para buscar las variantes genéticas (mutaciones) que causan la             fibrosis quística.

          -Prueba del cloruro en sudor.

          -Medida del tripsinógeno inmunoreactivo.

  • Alfa-1 antitripsina: para determinar si existe un déficit de esta proteína.
  • Análisis del líquido pleural: para investigar la causa de la acumulación de líquido entre la caja torácica y los pulmones; puede deberse por ejemplo a infecciones o a cáncer.
  • Pruebas de alergia: para conocer los factores que desencadenan el asma.
  • Pruebas específicas para detectar las distintas infecciones:

          -Cultivos y tinciones de muestras respiratorias para detectar bacterias, micobacterias u hongos (por             ejemplo: cultivo de esputo, tinción de Gram, pruebas de bacilos ácido-resistentes, pruebas de hongos).

          -Perfil de patógenos respiratorios: la prueba puede detectar el ADN o el ARN de diferentes bacterias o virus en             las muestras respiratorias que pueden causar distintas enfermedades.

          -Pruebas específicas para algunos virus: por ejemplo la gripe, el virus respiratorio sincitial (VRS), etc..

          -Pruebas específicas para algunas bacterias: por ejemplo Bordetella pertussis (tosferina), Mycoplasma             pneumoniae, diferentes especies de Legionella, Mycobacterium tuberculosis, etc..

           -Pruebas específicas para hongos: por ejemplo, Coccidioides immitis (fiebre del valle), Cryptococcus              neoformans, Histoplasma capsulatum.

           -Pruebas serológicas para patógenos de antígenos y/o anticuerpos.

           -Anticuerpos antinucleares (ANA).

           -Perfil de anticuerpos contra antígenos nucleares extraíbles (ENA).

           -Anticuerpos IgG anti-ADN de doble cadena (dsDNA).

  • Biopsia de pulmón: para evaluar los daños producidos en el tejido pulmonar o diagnosticar el cáncer (para obtener más información se puede consultar el artículo Anatomía patológica).
  • Pruebas genéticas para el tratamiento dirigido del cáncer: algunas pruebas se realizan en las muestras de biopsias para determinar si algunos tratamientos para el cáncer de pulmón serán eficaces. Para más detalles leer el artículo del cáncer de pulmón.
  • Citología de esputo: para evaluar los posibles cambios existentes en las células pulmonares o la presencia de células cancerosas.

Pruebas que no son de laboratorio

Pruebas de función pulmonar (PFP)

Algunas de las pruebas más frecuentes se citan a continuación. Si desea una información más detallada acceda a este enlace.

  • Espirometría: mide la cantidad de aire espirado y la velocidad a la que se exhala mientras se sopla a través de un tubo. Se realiza para evaluar si las vías aéreas están obstruidas o tienen un diámetro disminuido.
  • Pulsioximetría: estima el porcentaje de hemoglobina que contiene tu sangre para transportar el oxígeno, para ello se utiliza un dispositivo que se coloca en uno de tus dedos.
  • Volumen pulmonar: se refiere a la cantidad de aire que una persona puede introducir en sus pulmones y la cantidad que queda retenida en ellos después de espirar. Ayuda a evaluar la elasticidad de los pulmones, el movimiento de la caja torácica, y la fuerza de los músculos asociados con la respiración.
  • Medida de la capacidad de difusión pulmonar: evalúa la transferencia del oxígeno que respiras desde los alvéolos pulmonares hasta la sangre. Para ello se inspira y expira en un tubo durante varios minutos, además se debe realizar una extracción de sangre para medir el gas que se une a la hemoglobina de la sangre.
Pruebas de imagen
  • Radiografía de tórax: para observar la estructura pulmonar y la de la cavidad torácica.
  • Tomografía computarizada (TC): realiza una evaluación más detallada de la estructura pulmonar.
  • Resonancia magnética (RM): ofrece imágenes más detalladas de los órganos y vasos sanguíneos del tórax.
  • Ecografía: utilizada para detectar si existe líquido entre las membranas pleurales.
  • Gammagrafía pulmonar: se usa para la detección del embolismo pulmonar, y más raramente para evaluar la efectividad del tratamiento del cáncer de pulmón.
  • Tomografía por emisión de positrones (PET): utilizado como ayuda diagnóstica del cáncer de pulmón.

Si desea más información acceda a este enlace: RadiologyInfo.org.

Prevención

Se pueden tomar algunas medidas para proteger la salud de tus pulmones y disminuir tu riesgo de tener una enfermedad pulmonar, algunos ejemplos son:

  • No fumar ni vapear.
  • Realizar la medición de radón en tu hogar, pues es una de las causas de cáncer de pulmón, tal como recomienda la Environmental Protection Agency (EPA).
  • Limitar la exposición y protegerte de partículas como el asbesto, carbón, berilio, sílice, moho, granos de polvo, aire con humo o polución, y productos químicos que se sabe que afectan a los pulmones.
  • Protegerse de las infecciones que pueden afectar a los pulmones:
  • Poniéndose las vacunas pertinentes como la vacuna neumocócica o la de la gripe.
  • Limitando la exposición a las personas que están enfermas o con infecciones como la gripe.
  • Lavarse las manos con frecuencia. 

Tratamiento

El tratamiento depende de la enfermedad específica que se padezca.

  • Para las infecciones, el objetivo será aliviar los síntomas, así como curar y prevenir la expansión de la infección. Se pueden usar antibióticos para tratar las infecciones bacterianas, y medicamentos antivirales para tratar, por ejemplo, la infección producida por la gripe.
  • Los ataques de asma pueden tratarse con inhaladores de rescate.
  • La EPOC no se cura, pero los síntomas se pueden manejar con la terapia con oxígeno y algunas medicaciones, los esteroides pueden usarse en el tratamiento de la enfermedad de larga duración.

Se siguen desarrollando nuevas terapias para las enfermedades pulmonares, por lo que el tratamiento puede cambiar con el tiempo; las personas afectadas por este tipo de enfermedades deberían hablar con el médico de forma regular sobre el tratamiento más adecuado para su caso.

Enlaces

Pruebas relacionadas:

Mutación del gen de la fibrosis quística

Prueba del cloruro en sudor

Tripsinógeno inmunoreactivo

Alfa-1 antitripsina

Gases en sangre

Electrolitos

Hemograma

Cultivo de micobacterias

Pruebas del virus de la gripe

Pruebas de la tosferina

Virus respiratorio sincitial

Cultivo de esputo

Análisis del líquido pleural

Análisis del líquido amniótico

Pruebas de alergia

Infecciones por hongos

Mutación EGFR

Mutación KRAS

Mutación ALK

Micoplasma

Legionella

Perfil de patógenos respiratorios

Estados fisiológicos y enfermedades:

Fibrosis quística

Asma

Gripe 

Neumonía

Tuberculosis

Infecciones por hongos

Sarcoidosis

Cáncer de pulmón

Noticias:

Una dieta saludable se asocia a un menor riesgo de EPOC

Los ácidos grasos omega-3 también parecen ser eficaces para combatir el asma 

Tos, estornudos... ¿Gripe o resfriado?

La gripe aumenta las posibilidades de sufrir un infarto

Lo que no sabías sobre la vacuna de la gripe

Ausencia de virus gripales en España en 2021

Plan para prevenir la transmisión y expansión de la tuberculosis

En otras webs:

Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM): Las cifras del cáncer en España 2021

Sociedad Madrileña de Neumología y Cirugía Torácica: Fibrosis quística

Medline: Pruebas de la función pulmonar

Medline: Enfermedades de los pulmones

Medline: Deficiencia de alfa-1 antitripsina

National Cancer Institute: Cáncer de pulmón- Versión para pacientes

American Cancer Society: Cáncer de pulmón

American Lung Association: Lung Health and Diseases

American Lung Association: How Lungs Work

National Heart, Lung and Blood Institute: Health Topics 

The Lung Association: Lung Info 

The Lung Association: Lung Disease A-Z 

Johns Hopkins Medicine: Pulmonary Function Tests

Pregúntenos

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
Pregúntenos image