Hemoglobina

30/11/2020
Tambien conocido como:

Aspectos Generales

¿Por qué hacer el análisis?

En el curso de un control rutinario para evaluar el contenido de hemoglobina de la sangre; para detectar y contribuir al diagnóstico de los trastornos que afectan a los glóbulos rojos de las sangre o hematíes; para determinar la gravedad de las anemias (disminución de la hemoglobina) o policitemias (aumento de la cantidad de hemoglobina) y para monitorizar la respuesta al tratamiento de las mismas.

¿Cuándo hacer el análisis?

Con un hematocrito o como parte de un hemograma que puede solicitarse como una prueba de un examen de salud general, cuando se presenten signos y síntomas de anemia (debilidad, fatiga) o policitemia (mareos, dolor de cabeza); a intervalos regulares para monitorizar estas enfermedades y su respuesta al tratamiento.

¿Qué muestra se requiere?

La determinación se realiza a partir de una muestra de sangre venosa, generalmente obtenida por punción de una vena del antebrazo, o por punción del dedo (en niños y adultos) o del talón (en recién nacidos).

¿Es necesario algún tipo de preparación previa?

Para esta prueba no se necesita ninguna preparación especial.

¿Qué es lo que se analiza?

La hemoglobina es una proteína que contiene hierro y que se encuentra en los hematíes; es la responsable de la coloración rojiza característica de los eritrocitos o hematíes. Gracias a la hemoglobina, los hematíes tienen la capacidad de unirse al oxígeno en los pulmones y de transportarlo hacia los órganos y tejidos de todo el organismo. También puede fijar una pequeña cantidad de dióxido de carbono, un producto de desecho del metabolismo celular, transportándolo desde los órganos y tejidos hacia los pulmones, donde es exhalado.

Este análisis mide la concentración sanguínea de hemoglobina. La hemoglobina puede determinarse aisladamente, junto al hematocrito o como parte de un hemograma.

Los hematíes o eritrocitos representan alrededor del 40% del volumen sanguíneo, se producen en la médula ósea y se liberan a la circulación sanguínea cuando han completado su proceso de maduración. La vida media de un hematíe es de 120 días, de tal manera que la médula ósea debe sintetizar contínuamente nuevos eritrocitos, para ir sustituyendo a los que han envejecido, se han deteriorado o perdido por un sangrado.

Son muchos los trastornos y enfermedades que ocasionan una alteración de los hematíes y que por consiguiente repercuten en los valores de hemoglobina en sangre. Normalmente, la hemoglobina y el hematocrito aumentan cuando aumenta el número de hematíes, y disminuyen cuando existe una disminución de la producción de eritrocitos por la médula ósea, cuando aumenta la destrucción de los mismos (hemólisis) o cuando existe un sangrado. Una disminución del recuento de hematíes, del hematocrito y de la hemoglobina pueden llevar a padecer una anemia, situación en la que los distintos órganos y tejidos del organismo no reciben un aporte suficiente de oxígeno, causando fatiga y debilidad. Contrariamente, si se producen demasiados hematíes (policitemia), la sangre se espesa y se enlentece el flujo sanguíneo, generando problemas diversos.

Aspectos Generales

¿Cómo se utiliza?

La determinación de la hemoglobina es útil para detectar, diagnosticar o monitorizar multitud de trastornos o enfermedades que afectan a los hematíes y/o la cantidad de hemoglobina en sangre. Suele emplearse junto con el hematocrito para evaluar de una manera muy rápida los hematíes o bien se solicita formando parte de un hemograma. El análisis se utiliza para:

Detectar, diagnosticar y evaluar la severidad de una anemia (disminución de hematíes, de hemoglobina y del hematocrito) o de una policitemia (aumento de hematíes, hemoglobina y hematocrito).

Monitorizar la respuesta al tratamiento de las anemias o de las policitemias.

Ayudar a tomar la decisión de realizar una transfusión sanguínea u otros tratamientos, cuando la anemia es grave.

¿Cuándo se solicita?

La hemoglobina se solicita generalmente como parte de un hemograma (que puede solicitarse por una gran variedad de razones, incluyendo una revisión del estado general de salud) o junto a la determinación del hematocrito. También se solicita de manera repetida en las personas con signos y síntomas de anemia o policitemia.

Entre los signos y síntomas de anemia se incluyen:

  • Debilidad o fatiga.
  • Falta de energía.
  • Desmayos.
  • Palidez.
  • Falta de aliento.
  • Manos o pies fríos.
  • Entre los signos y síntomas de policitemia se incluyen:
  • Trastornos de la visión.
  • Mareos.
  • Dolor de cabeza.
  • Enrojecimiento, rubor facial.
  • Aumento del tamaño del bazo.

Si existen sangrados, anemia o policitemia, la hemoglobina puede determinarse repetidamente y/o regularmente, para conocer la eficacia del tratamiento instaurado. También se solicita de manera rutinaria en otros casos, como en los cánceres que afecten a la médula ósea.

¿Qué significa el resultado?

Como la hemoglobina suele solicitarse dentro del hemograma, normalmente sus aumentos y disminuciones se interpretan teniendo en cuenta los distintos parámetros del hemograma, como el recuento de hematíes, hematocrito y/o recuento de reticulocitos e índices de la serie roja. Deben considerarse la edad, el sexo y la raza, ya que los valores varían en función de ellos. Normalmente, la hemoglobina varía de manera paralela a como lo hacen el hematocrito y el recuento de reticulocitos.

Entre las causas de disminución de hemoglobina se pueden incluir:

  • Destrucción excesiva de hematíes, por ejemplo, por una anemia hemolítica causada por procesos autoinmunes o por alteraciones eritrocitarias, como las hemoglobinopatías (anemia de células falciformes), anomalías de la membrana de los hematíes (esferocitosis hereditaria) o defectos enzimáticos eritrocitarios (déficit de G6PDH).
  • Disminución de la producción de hemoglobina (talasemias).
  • Sangrados agudos o crónicos de origen gastrointestinal (úlceras, pólipos, cáncer de colon) o de otra localización, como de la vejiga urinaria, del útero o por traumatismos severos.
  • Deficiencias nutricionales (falta de hierro, vitamina B12 y folato).
  • Lesiones de la médula ósea por tóxicos, radiación o quimioterapia, infecciones o fármacos.
  • Trastornos de la médula ósea como anemias aplásticas, síndromes mielodisplásicos o cánceres como las leucemias, linfomas, mieloma múltiple u otros que se diseminan a la médula ósea.
  • Insuficiencia renal: tanto la enfermedad renal aguda como la crónica ocasionan una disminución de la producción de eritropoyetina, que es una hormona producida por los riñones que estimula la producción de hematíes por la médula ósea.
  • Enfermedades o trastornos inflamatorios crónicos.
  • Aumentos de los valores de hemoglobina pueden deberse a:
  • Policitemia vera: enfermedad poco frecuente en la que existe una producción excesiva de eritrocitos en la médula ósea.
  • Enfermedad pulmonar: ante una dificultad para respirar, se inhala y se absorbe menor cantidad de oxígeno, de manera que el organismo intenta compensar esta falta produciendo una mayor cantidad de glóbulos rojos.
  • Enfermedades cardíacas congénitas: en algunos casos existe una conexión anómala entre las dos partes del corazón por lo que disminuyen los valores de oxígeno en sangre. El organismo intenta compensar esta falta produciendo mayor cantidad de glóbulos rojos.
  • Tumores renales que producen cantidades excesivas de eritropoyetina.
  • Hábito tabáquico: los fumadores presentan valores de hemoglobina superiores a los que tienen los no fumadores.
  • Causas genéticas (alteración de los sensores de los valores de oxígeno, trastornos de la liberación de oxígeno desde la hemoglobina).
  • Vivir en zonas geográficas a mucha altitud (mecanismo de compensación debido a la disminución de oxígeno en el aire).
  • Deshidratación: si disminuye el volumen sanguíneo, entonces la hemoglobina experimenta un falso aumento.

¿Hay algo más que debería saber?

Una transfusión sanguínea reciente puede alterar los valores de la hemoglobina.

Los valores de hemoglobina sufren un ligero descenso durante el embarazo normal.

¿Se pueden medir los niveles de hemoglobina en casa?

Actualmente sí. Sin embargo, la fiabilidad de los resultados puede verse afectada por la inexperiencia en la realización de las determinaciones y por una mala calibración del dispositivo de medida. Es recomendable consultar al médico acerca de la conveniencia o no de realizar estas medidas en el propio domicilio. Para más información consultar el siguiente enlace.

¿Qué otras pruebas se pueden realizar además de la hemoglobina?

Una prueba de hemoglobina indica si existe algún problema que afecte a la producción de hematíes o a su vida media, pero no permite determinar la causa subyacente. Pueden realizarse otras pruebas además de un hemograma, como una extensión de sangre, recuento de reticulocitos, estudios relacionados con el metabolismo del hierro, vitamina B12 y folato, y en los casos graves, una evaluación de la médula ósea.

¿Existe alguna población con mayor riesgo de tener concentraciones bajas de hemoglobina?

Las mujeres en edad fértil tienden a presentar valores de hemoglobina más bajos que los varones, debido a las pérdidas menstruales de hierro y sangre y al aumento de la necesidad de hierro en el caso de embarazo. También presentan mayor riesgo de tener una disminución de hemoglobina (anemia) las personas desnutridas y las que siguen dietas con poco aporte de hierro y de vitaminas, personas con intervenciones quirúrgicas recientes o con traumatismos, personas con enfermedades crónicas como enfermedad renal, cáncer, infección por el VIH/SIDA, enfermedad inflamatoria intestinal, o infecciones e inflamaciones crónicas (artritis reumatoide). Los familiares de personas con una anemia por causa genética, como la anemia de células falciformes o las talasemias, también presentan mayor riesgo de padecer dichas enfermedades y por lo tanto, anemia.

¿Existe algún signo de que la concentración sanguínea de hemoglobina está disminuyendo?

Algunos signos de alerta son fatiga, desmayos, palidez y dificultad para respirar o falta de aliento.

¿Contribuye una dieta sana a mantener normal la concentración sanguínea de hemoglobina?

Sí, puesto que una dieta saludable garantiza que no se desarrolle una anemia por déficit de hierro, vitamina B12 y folato. A veces, en las personas que tienen mayor riesgo, se recomienda la toma de suplementos vitamínicos. No obstante, las causas más frecuentes de déficit de vitamina B12 y de hierro son la malabsorción y los sangrados, respectivamente. Estos trastornos no se corrigen con la dieta.

Enlaces

Pruebas relacionadas:

Estados fisiológicos y enfermedades:

Cribado:

Artículos:

En otras webs:

Bibliografía

Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

Lab Tests Online. Hemoglobin. Noviembre 2020. Disponible online en: https://labtestsonline.org/tests/hemoglobin. Último acceso el 22 de noviembre de 2020.

Medscape Reference [internet]. Anemia: Practice Essentials, Pathophysiology, Etiology. Julio 2019. Disponible online en: https://emedicine.medscape.com/article/198475-overview#a1. Último acceso el 22 de noviembre de 2020.

McPherson, Richard A & Pincus, Matthew R. Henry's Clinical Diagnosis and Management by Laboratory Methods. 23rd Edition: Elsevier Inc., St. Louis, MO. Chapter 32. 2017. 559-605.

MedlinePlus Medical Encyclopedia [internet]. Hemoglobin. Enero 2012. Disponible online en: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/003645.htm. Último acceso el 22 de noviembre de 2020.

Mayo Reference Services [internet]. How to interpret and pursue an abnormal complete blood cell count in adults. Enero 2012. Disponible online en: https://www.mayoclinicproceedings.org/article/S0025-6196(11)61568-1/fulltext. Último acceso el 22 de noviembre de 2020.

National Heart, Lung and Blood Institute [internet]. What is Polycythemia vera? Enero 2012. Disponible online en: https://www.nhlbi.nih.gov/health-topics/polycythemia-vera. Último acceso el 22 de noviembre de 2020.

National Heart, Lung and Blood Institute [internet]. Anemia. Enero 2012. Disponible online en: http://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/anemia/. Último acceso el 22 de noviembre de 2020.

Medscape Reference article [internet]. Anemia. Enero 2012. Disponible online en: http://emedicine.medscape.com/article/198475-overview. Último acceso el 22 de noviembre de 2020.

Medscape Reference article [internet]. Emergent Management of Acute Anemia. Enero 2012. Disponible online en: http://emedicine.medscape.com/article/780334-overview#a1. Último acceso el 22 de noviembre de 2020.

Medscape Reference article [internet]. Pediatric Megaloblastic Anemia. Enero 2012. Disponible online en: http://emedicine.medscape.com/article/959918-overview. Último acceso el 22 de noviembre de 2020.

Medscape Reference article [internet]. Anemia in Elderly Persons. Enero 2012. Disponible online en: http://emedicine.medscape.com/article/1339998-overview. Último acceso el 22 de noviembre de 2020.

Henry's Clinical Diagnosis and Management by Laboratory Methods. 22nd ed. McPherson R, Pincus M, eds. Philadelphia, PA: Saunders Elsevier: 2011, 510-512, 557-599.

Medscape Reference article [internet]. Hemoglobin Concentration. Enero 2015. Disponible online en: http://emedicine.medscape.com/article/2085614-overview#a4. Último acceso el 22 de noviembre de 2020.

En mantenimiento.

Pregúntenos

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
Pregúntenos image