Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el
05.04.2018.
¿En qué consiste?

La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad crónica que afecta al sistema nervioso central. Da lugar a inflamación y destrucción de la mielina. La mielina recubre las fibras nerviosas y actúa como los aislantes de los cables eléctricos, previniendo posibles "cortocircuitos" que impedirían que las señales nerviosas tuvieran el efecto esperado y deseado. El proceso desmielinización altera la transmisión nerviosa, afectando al control muscular y dando lugar a diferentes síntomas sensitivos, motores y psicológicos. Normalmente, tras un período de tiempo más o menos prolongado, se recupera la lesión de la vaina de mielina y los síntomas disminuyen. Sin embargo una repetición de los ataques o de las crisis puede producir un proceso continuo de desmielinización y remielinización que acaba por provocar la cicatrización (fibrosis) de las fibras nerviosas, con una pérdida de su función y provocando una discapacidad progresiva.

No se conocen las causas de la esclerosis múltiple, pero se sospecha que se trata de un proceso autoinmune desencadenado por infecciones víricas, factores ambientales y/o una predisposición genética. Característicamente, la EM aparece entre los 20 y 50 años aunque puede aparecer también en personas más jóvenes. Afecta más a mujeres y es más común en la raza caucásica del norte de Europa y, en general, en zonas geográficas con clima más bien frío que cálido. Según la National Multiple Sclerosis Society (NMSS), se estima que la EM afecta aproximadamente a 2.1 millones de personas en todo el mundo. Se cree que el riesgo de padecer esta enfermedad es de 1 entre cada 750 individuos en la población general. En familias con un miembro afecto, el riesgo asciende a 1 entre cada 40 y es de 1 entre cada 4 si el afectado es un hermano gemelo, lo que refuerza la hipótesis del componente genético.

No existe una prueba que permita diagnosticar la esclerosis múltiple. Los médicos evalúan la existencia o no de una combinación de factores para determinar si una persona puede tener una EM. Los factores se describen en un documento conocido como "McDonald Criteria", que se actualiza regularmente a medida que avanza la investigación y el conocimiento de la enfermedad. Antes de diagnosticar una EM el médico seguirá una sistemática que le permitirá:

  • Determinar si como mínimo en el sistema nervioso central existen dos zonas de lesión distintas
  • Confirmar que los daños se produjeron en distintos momentos, con un intervalo de un mes entre cada uno de ellos
  • Descartar otros trastornos que ocasionan signos y síntomas similares

Una vez alcanzado el diagnóstico, se clasifica al individuo en alguna de las categoraías de EM en función de los signos y síntomas, de la frecuencia de las recaídas, de la tasa de progresión de la enfermedad y del número de áreas lesionadas en el sistema nervioso central:

  • Recaídas-remisión (RRMS, por sus siglas en inglés)
  • Secundaria progresiva (SPMS)
  • Primaria progresiva (PPMS)
  • Progresiva-recaídas (PRMS)
Accordion Title
Acerca de Esclerosis múltiple
  • Signos y síntomas

    Como la esclerosis múltiple (EM) puede afectar a cualquier área del sistema nervioso central, los síntomas y signos son numerosos y variables, ya que dependen de los nervios afectados y de las áreas que estos controlan. Los síntomas y signos de la EM pueden ser intermitentes y fluctuantes, pudiendo durar de días a meses. Entre ellos se incluyen:

    • Síntomas sensitivos como entumecimiento, hormigueo, dolor, picor, sensación de quemazón, dolor facial y alteraciones visuales
    • Síntomas motores como alteraciones del habla, debilidad, temblor, dificultad para caminar, falta de coordinación, estreñimiento y problemas en el control de la micción (emisión de orina)
    • Síntomas psicológicos como cambios de humor, depresión así como problemas de aprendizaje y otros relacionados con la capacidad de pensar y la memoria
    • Más de un 90% de las personas presenta fatiga
    • Aproximadamente un 60% de los afectados son sensibles a los cambios de temperatura; los síntomas empeoran con el calor.

    Según la National Multiple Sclerosis Society, aproximadamente un 85% de personas con esclerosis múltiple debuta con síntomas intermitentes, presentando ataques periódicos y períodos de mejoría que comportan una cicatrización de las lesiones y la desaparición de los síntomas y signos (forma RRMS). Posteriormente, a medida que la enfermedad progresa, se estima que cerca del 50% de las personas desarrolla una EM secundaria y progresiva; en estas personas, los síntomas y la discapacidad empeoran a medida que van teniendo las crisis, y no vuelven a recuperarse totalmente. Un 10% de las personas afectas presenta una forma de EM progresiva, en la que empeoran gradualmente sin pasar por períodos de remisión de la enfermedad.

  • Pruebas relacionadas

    Aunque no existe una única prueba ni un conjunto de pruebas que permita establecer un diagnóstico de esclerosis múltiple (EM), se distinguen tres pruebas que normalmente se consideran útiles:

    • Resonancia magnética nuclear (RMN)
    • Potenciales evocados visuales
    • Estudio de líquido cefalorraquídeo (LCR)

    Pruebas de laboratorio

    No existen pruebas de laboratorio específicas para la esclerosis múltiple, pero varias pruebas pueden contribuir a establecer un diagnóstico de EM o a descartar la enfermedad como causa de los signos y síntomas que presenta un individuo. La prueba más útil es la determinación de la producción de inmunoglobulina G (IgG) en el sistema nervioso central.

    • Electroforesis e isoelectroenfoque del LCR. Son dos métodos útiles para separar las proteínas en un líquido biológico. En cualquiera de estas dos metodologías, se analizan conjuntamente LCR y suero del mismo individuo en un soporte sólido. Una vez se consigue dicha separación, se ponen de manifiesto las proteínas con un colorante específico para poder comparar las bandas de proteínas en el suero y en LCR. La presencia en LCR de dos o más bandas de IgG que no se encuentran en el suero se interpreta como un resultado positivo que se informa como una presencia de bandas oligoclonales. Aproximadamente un 90% de las personas con EM presenta un patrón de bandas oligoclonales en LCR
    • Índice de Inmunoglobulina G (IgG) en LCR. El aumento de IgG en LCR puede deberse a un exceso de producción de la misma en el sistema nervioso central, y puede atribuirse tanto a la esclerosis múltiple como a otras enfermedades. También puede deberse al paso de proteínas desde el plasma hacia el LCR por inflamación o por un traumatismo. Para diferenciar entre estas dos posibilidades, se mide IgG y albúmina en suero y en LCR, y se calcula un índice según la fórmula siguiente:

    Índice IgG = [IgG (LCR) / IgG (suero)] / [Albúmina (LCR) /Albúmina (suero)]

    Un índice elevado indica producción de IgG en el sistema nervioso central. Sucede en el 90% de las personas con esclerosis múltiple.

    • Proteína básica de la mielina. Es el componente principal de la mielina. El aumento de la concentración de esta proteína en LCR indica desmielinización. La desmielinización no es específica de la esclerosis múltiple, ya que se puede dar en otras enfermedades inflamatorias del sistema nervioso central. A pesar de no utilizarse ampliamente, esta prueba puede ser útil para determinar la actividad de la enfermedad en personas ya diagnosticadas.

    Es posible que los profesionales sanitarios soliciten pruebas más específicas de enfermedades que ocasionan síntomas y signos similares a los de la EM, como:

    • Enfermedad de Lyme
    • Sífilis
    • VIH
    • HTLV (virus linfotrópico de las células T)
    • Déficit de vitamina B12
    • Enfermedades autoinmunes (por ejemplo, lupus)
    • Sarcoidosis
    • Vasculitis

    Otras pruebas diagnósticas ajenas al laboratorio

    • Resonancia magnética nuclear (RMN) - permite a los médicos visualizar las estructuras del cerebro. La RNM permite identificar tejido fibrosado (con cicatrices) de lesiones antiguas, así como nuevas lesiones. Por ello, es útil tanto en el dianóstico como en el seguimiento de la evolución de la enfermedad. Los avances tecnológicos han mejorado significativamente la capacidad de los especialistas para diagnosticar esclerosis múltiple en fases tempranas de la enfermedad. El diagnóstico precoz y el tratamiento son cruciales para minimizar los efectos de la enfermedad.

    Existen otras técnicas como la RMN funcional, la RMN espectroscópica o la RMN tensor-difusión. Si desea más información, acceda a ese enlace.

    • Potenciales evocados visuales (PEV) - consiste en un estudio de la actividad eléctrica que mide la velocidad de las transmisiones nerviosas (mensajes) en distintas partes del cerebro. Se registra la actividad eléctrica en respuesta a una serie de estímulos visuales. Las lesiones en la mielina pueden enlentecer el tiempo de respuesta, de manera que los PEV pueden poner de manifiesto la fibrosis o las cicatrices en las vías nerviosas asociadas a la visión. Si desea más información, acceda a ese enlace.

    Aunque menos comúnmente, también se pueden emplear dos otros tipos de potenciales evocados. Los potenciales evocados auditivos del tallo cerebral (BAEP, por sus siglas en inglés) permiten detectar en el tallo cerebral lesiones que causan retrasos en la transmisión del sonido. Por otra parte, en los potenciales evocados somatosensoriales (SSEP) se aplica un breve estímulo eléctrico en la muñeca o el tobillo; detecta interrupciones de la transmisión nerviosa desde brazos y piernas hacia zonas muy específicas del cerebro.

  • Tratamiento

    Actualmente, la esclerosis múltiple (EM) no puede curarse aunque existe una gran variedad de tratamientos para reducir la frecuencia y la severidad de las recaídas.

    Los objetivos del tratamiento de la EM consisten en enlentecer la progresión de la enfermedad, mejorar los síntomas y minimizar los efectos de las crisis o ataques agudos. Es posible que el médico prescriba corticoides durante cortos períodos de tiempo para disminuir la severidad de las recaídas, además de otros fármacos que contribuyan a aliviar los síntomas que presenta la persona, como interferón beta, copolímero I, natalizumab y fingolimod. A veces se tratan la fatiga y la depresión con fármacos antidepresivos o con esteroides. Si desea más información acerca del tratamiento, acceda a este enlace.

    La esclerosis múltiple no disminuye significativamente la esperanza de vida de los afectados, pero sí afecta a la calidad de vida. Normalmente las personas con EM son atendidas por un grupo multidisciplinar de médicos que valoran su evolución, les dan soporte y facilitan la solución de sus necesidades. Se sigue investigando, centrando los esfuerzos para conocer la causa de la EM con la finalidad de desarrollar fármacos mejores para tratar, prevenir y/o curar la enfermedad.

Bibliografía

NOTA: Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

National Multiple Sclerosis Society. Treatments. http://www.nationalmssociety.org/about-multiple-sclerosis/what-we-know-about-ms/treatments/medications/interferon-beta-1b/index.aspx

National Multiple Sclerosis Society. Diagnosing MS. http://www.nationalmssociety.org/about-multiple-sclerosis/what-we-know-about-ms/diagnosing-ms/index.aspx

National Multiple Sclerosis Society. Diagnosis Criteria. http://www.nationalmssociety.org/ms-clinical-care-network/clinical-resources-and-tools/core-curriculum/diagnosing-multiple-sclerosis/diagnostic-criteria/index.aspx

National Institute on Neurologic Disorders and Stroke. Multiple Sclerosis. https://www.ninds.nih.gov/Disorders/All-Disorders/Multiple-Sclerosis-Information-Page

Luzzio C. Multiple Sclerosis. Medscape Reference. http://emedicine.medscape.com/article/1146199-overview

Minden, S.and Frankel, D. PLAINTALK: A Booklet about MS for Families. National Multiple Sclerosis Society. https://www.nationalmssociety.org/NationalMSSociety/media/MSNationalFiles/Brochure-Plaintalk%E2%80%94A-Booklet-about-MS-for-Families.pdf

Brian R. Apatoff, B. Multiple Sclerosis. Merck Manual for Healthcare Professionals. http://www.merck.com/mmpe/sec16/ch222/ch222b.html?qt=MS&alt=sh

Thomas, Clayton L., Editor (1997). Taber's Cyclopedic Medical Dictionary. F.A. Davis Company, Philadelphia, PA [18th Edition].

Pagana, Kathleen D. & Pagana, Timothy J. (2001). Mosby's Diagnostic and Laboratory Test Reference 5th Edition: Mosby, Inc., Saint Louis, MO.