También conocido como
artritis gotosa
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el 18.04.2018.

La artritis gotosa, también conocida como gota, es una enfermedad metabólica que cursa con dépositos de cristales de ácido úrico (urato monosódico) en forma de agujas en el fluido y tejido de una o más articulaciones. Esto causa inflamación, hinchazón y dolor intenso en las articulaciones afectadas. La articulación que se afecta con mayor frecuencia es la del dedo gordo del pie, aunque también puede afectar a manos, codos, muñecas, rodillas, tobillos y pies.

Los ataques de gota pueden ocurrir esporádicamente y durar varios días. Durante estos ataques, los dépositos de ácido úrico se acumulan en el cartílago, tendones y tejidos blandos. Pueden formarse protuberancias bajo la piel (conocidas con el nombre de "tofos"). Si los cristales se acumulan en los riñones, se pueden formar cálculos (piedras) renales y lesión renal. La mayor parte de los episodios de gota son agudos y duran unos pocos días, aunque la frecuencia y la severidad de los ataques puede ir aumentando con el tiempo de manera que al final se desarrolla una forma crónica de gota.

El ácido úrico es un producto final del metabolismo de las purinas, sustancias presentes en todos los tejidos del organismo y en una gran variedad de alimentos, como hígado, alubias y frijoles, espárragos, setas y anchoas. El ácido úrico circula por la sangre y se elimina por la orina. Si se sintetiza ácido úrico en mayor cantidad, o se ingieren grandes cantidades de alimentos ricos en purinas o el riñón no consigue eliminar el ácido úrico adecuadamente por la orina, entonces la concentración de ácido úrico en sangre aumenta (hiperuricemia). Cuando los cristales se acumulan en las articulaciones aparece el dolor característico de la gota.

La gota afecta más a varones que a mujeres, siendo más frecuente en adultos. Suele afectar a varones mayores de 30 años; las mujeres afectadas suelen padecerla después de la menopausia. Las personas con antecedentes familiares de gota, u obesas, o que tienen hipertensión, diabetes tipo 2, hiperlipidemia, enfermedad cardiovascular o enfermedad renal presentan mayor riesgo de presentar gota. La gota se ha asociado también al síndrome metabólico, que es un término empleado para describir un subgrupo de síntomas asociados a estos trastornos. El consumo excesivo de alcohol y algunos fármacos, como la ciclosporina, los diuréticos tiacídicos empleados en el tratamiento de la hipertensión y los salicilatos (aspirina) pueden interferir en la excreción de ácido úrico.

Es importante distinguir la gota de otras situaciones con sintomatología similar, como la pseudogota causada por depósitos de cristales de pirofosfato cálcico, la artritis séptica (infección de la articulación) y la artritis reumatoide (artritis autoinmune). Los tratamientos de estos tipos de afectaciones articulares son distintos de los que se usan en el tratamiento de la gota.

Accordion Title
Acerca de Gota
  • Pruebas relacionadas

    El objetivo de las pruebas consiste en identificar la gota y distinguirla de otras situaciones, como otros tipos de artritis que puedan presentar síntomas similares. Además, debe investigarse la causa del aumento de la concentración de ácido úrico en sangre.

    Pruebas de laboratorio

    • Análisis de líquido sinovial - para detectar cristales derivados del ácido úrico u otro tipo de cristales; también para evaluar si puede existir una infección de la articulación
    • Ácido úrico - para evaluar si la concentración en sangre está elevada; si se diagnostica gota, seguramente se solicitará regularmente la medida de ácido úrico para monitorizar su concentración
    • Panel metabólico básico o sencillamente urea y creatinina - para evaluar la función renal
    • Hemograma - para determinar si existe un aumento marcado del número de leucocitos en sangre (leucocitosis) y poder así distinguir entre artritis séptica y gota
    • A veces, otras pruebas como el factor reumatoide (FR) o ANA (anticuerpos antinucleares) - para descartar otras causas de artritis; si se sospecha una artritis séptica, puede solicitarse también un hemocultivo así como un cultivo de líquido sinovial

     

    Otras pruebas ajenas la laboratorio

    La radiografía de las articulaciones afectadas puede mostrar los depósitos de cristales de ácido úrico y lesiones indicativas de artritis gotosa.

  • Tratamiento

    El objetivo del tratamiento consiste en aliviar el dolor y disminuir la inflamación, además de reducir la concentración de ácido úrico. Todo ello va enfocado a disminuir el número de ataques y evitar lesiones renales y articulares más graves.

    Durante los ataques agudos se trata a las personas afectadas con antiinflamatorios no esteroideos (AINE), como el ibuprofeno o el naproxeno, para así disminuir el dolor y la inflamación; si fuera necesario, pueden también utilizarse corticoides como la prednisona. Si con estos fármacos no se consigue controlar los síntomas, puede utilizarse colchicina en las primeras 12 horas del ataque de gota. Pueden prescribirse pequeñas dosis diarias tanto de AINE como de colchicina oral en la prevención de nuevos ataques. En algunos individuos el tratamiento con fármacos anti-interleukina-1 ha demostrado ser eficaz para las exacerbaciones de la enfermedad.

    También se recomienda a los afectados que adopten estilos de vida que ayuden a minimizar los ataques, como:

    • Disminuir el consumo de alcohol, especialmente de cerveza
    • Seguir una dieta rica en derivados lácteos bajos en grasas, incorporando muchos vegetales y verduras, y evitando la ingesta de alimentos ricos en purinas (por ejemplo, vísceras como hígado o riñones); en general, debe limitarse la ingesta de buey, cordero, cerdo, marisco, sardinas, anchoas, azúcar y sal
    • Realizar ejercicio físico de manera regular
    • Aumentar la ingesta de líquidos para ayudar a los riñones a eliminar el ácido úrico

    Si no se consigue disminuir la síntomatología con medidas dietéticas ni disminuir los niveles de ácido úrico en sangre, deben prescribirse fármacos.Según las recomendaciones del American College of Rheumatology del año 2012, el alopurinol o el febuxostat pueden emplearse como fármacos hipouricemiantes (consiguen disminuir los niveles de ácido úrico en sangre) de primera línea. También pueden prescribirse otros fármacos como probenecid, pegloticasa, fenofibrato o losartan en caso de que sean necesarios.

    Es importante tomarse la medicación que prescribe el médico siguiendo sus indicaciones e informarle acerca de cualquier otra medicación o suplementos vitamínicos que se estén tomando.

Bibliografía

NOTA: Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

Arthritis Foundation. Gout. https://www.arthritis.org/about-arthritis/types/gout/

American College of Rheumatology. Gout. http://www.rheumatology.org/Practice/Clinical/Patients/Diseases_And_Conditions/Gout/

UpToDate. Patient information: Gout. http://www.uptodate.com/contents/gout-beyond-the-basics?source=search_result&search=gout&selectedTitle=1%7E10

Gout & Uric Acid Education Society. Gout Treatment and Uric Acid Therapy. http://gouteducation.org/medical-professionals/gout-treatment-options/

Stamp LK, Chapman PT. Gout and its comorbidities. Rheumatol 52(1):34-44, 2013.

Gout. MayoClinic.com. http://www.mayoclinic.com/health/gout/DS00090

Chen, A. Análisis de líquido sinovial. MedlinePlus Medical Encyclopedia. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/003629.htm

National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases. Fast Facts About Gout. https://www.niams.nih.gov/health-topics/gout

ARUP Consult. Hyperuricemia - Gout. http://www.arupconsult.com/Topics/Gout.html

Walsh, N. ACR Puts Out Gout Guidelines. MedPage Today. http://www.medpagetoday.com/Rheumatology/GeneralRheumatology/35033