También conocido como
Triple test
Triple screening
Triple prueba
Cribado prenatal del segundo trimestre del embarazo
Estudio prenatal
Nombre sistemático
Cribado prenatal del segundo trimestre del embarazo
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el 11.12.2017.
Aspectos Generalaes
¿Por qué hacer el análisis?

Para establecer, durante el segundo trimestre del embarazo, el riesgo de llevar un feto con determinadas anomalías cromosómicas como el síndrome de Down (trisomía 21) o el síndrome de Edwards (trisomía 18), o un defecto del cierre del tubo neural como la espina bífida.

¿Cuándo hacer el análisis?

Normalmente entre las semanas 15 y 20 del embarazo.

¿Qué muestra se requiere?

La determinación se realiza a partir de una muestra de sangre venosa.

 

¿Es necesario algún tipo de preparación previa?

Para esta prueba no se necesita ninguna preparación especial.

Quizás pueda encontrar los resultados de los análisis que se le han realizado en la página web de su laboratorio. Sin embargo, actualmente está en Lab Tests Online. Es posible que haya sido dirigido aquí por el sitio web de su laboratorio para que así pueda conseguir información útil sobre la (s) prueba (s) que se realizó.

Lab Tests Online es un sitio web de educación para el paciente que ofrece información sobre pruebas de laboratorio y que fue galardonado en el año 2009 con el Premio a las Mejores Iniciativas de Servicio al Paciente que convoca la Fundación Farmaindustria en el apartado correspondiente a sociedades científicas y profesionales.

El contenido de esta página ha sido revisado por especialistas del laboratorio. En ella, se proporcionan explicaciones generales de lo que podrían significar los resultados para cada una de las pruebas aquí desarrolladas. Por ejemplo, lo que podría significar obtener un valor alto o bajo en el contexto de su estado de salud.

Para conseguir los resultados de su análisis, deberá dirigirse al sitio web de su laboratorio o comunicarse con su médico.

Los rangos de referencia de las pruebas que se le han realizado los encontrará seguramente en su informe de laboratorio. Normalmente se encuentran a la derecha de los resultados.

Si no dispone del informe de laboratorio y desea obtener un rango de referencia, consulte a su médico o al laboratorio que realizó los análisis. Los resultados de las pruebas de laboratorio no tienen sentido por sí mismos. Toman significado cuando se comparan con los rangos de referencia. Los rangos de referencia son los valores esperados para una persona sana. A veces se les llama también valores "normales". Al comparar el resultado de una prueba con los valores de referencia, se puede ver si el resultado se encuentra fuera del rango de valores esperados. Los valores que están fuera de los rangos esperados pueden proporcionar pistas para ayudar a identificar posibles enfermedades o trastornos. Si bien la precisión de las pruebas de laboratorio ha evolucionado significativamente en las últimas décadas, puede existir cierta variabilidad entre laboratorios debido a las diferencias en los reactivos químicos empleados, las técnicas de medida y los analizadores o instrumentos que se utilizan. Esta es la razón por la que se proporcionan tan pocos rangos de referencia en esta página web. Es importante saber que, para evaluar si los resultados están "dentro de los límites normales", se debe aplicar el rango de referencia proporcionado por el laboratorio que realizó el análisis. Si desea obtener más información, refiérase al artículo Intervalos de referencia y su significado.

¿Qué es lo que se analiza?

En el cribado prenatal del segundo trimestre del embarazo se miden diversas sustancias en la sangre materna para poder detectar algunas anomalías fetales. La evaluación conjunta de todos los resultados permite determinar el risgo de que un feto presente alguna anomalía cromosómica determinada o defectos del tubo neural. (Si desea más información, refiérase al apartado "Qué significa el resultado".)

Entre las sustancias que se miden se incluyen las que se listan a continuación; si se miden las tres primeras se habla de triple cribado mientras que si se incluye la cuarta -inhibina A- se habla de un cribado cuádruple.

  • La alfa-fetoproteína (AFP) es una proteína producida por el feto. Durante el embarazo, la concentración de AFP en la sangre fetal y en el líquido amniótico aumenta hasta la semana 12 y posteriormente va disminuyendo gradualmente hasta el momento del nacimiento. Parte de la AFP atraviesa la placenta y aparece así en la sangre materna. En algunos de los trastornos que pueden afectar al feto y que se acompañan de aumentos de los niveles de AFP, ésta pasa hacia líquido amniótico y de ahí a la sangre materna. Así por ejemplo, puede medirse la AFP para detectar defectos del tubo neural como una espina bífida. Según el American College of Obstetricians and Gynecologists (ACOG), la medida de la AFP permite detectar defectos del tubo neural en un 80% de los casos.
  • La gonadotropina coriónica humana (hCG) es una hormona producida por la placenta. Las concentraciones en la sangre materna aumentan durante el primer trimestre del embarazo y después disminuyen durante el resto del embarazo. En fetos portadores de la anomalía cromosómica asociada al síndrome de Down la hCG suele estar aumentada mientras que en los portadores de la anomalía cromosómica asociada al síndrome de Edwards la hCG sueles estar disminuida.
  • El estriol no conjugado (uE3) es una forma de estrógeno producido por el metabolismo del feto. Este proceso involucra a las glándulas adrenales o suprarrenales, al hígado y a la placenta. Parte del estriol no conjugado atraviesa la placenta y puede medirse en la sangre de la madre. Los niveles de uE3 empiezan a aumentar alrededor de la octava semana y siguen aumentando hasta poco antes del parto. En los embarazos en los que el feto tiene un síndrome de Down o un síndrome de Edwards, el uE3 tiende a estar disminuido.
  • La inhibina A es una hormona producida por la placenta. La inhibina es un dímero (tiene dos partes) y por este motivo a veces se la conoce como inhibina A dimérica. Los niveles en la sangre materna disminuyen ligeramente entre las semanas 14 a 17, y después vuelven a aumentar. Los niveles de inhibina A tienden a estar elevados en embarazos en los que la madre es portadora de un feto con síndrome de Down.

Los expertos difieren acerca de la necesidad de incluir la medida de inhibina A; algunos defienden que el hecho de incluir la inhibina A aumenta la sensibilidad y la especifidad del cribado del síndrome de Down.

Es importante tener en cuenta que las pruebas de cribado no son diagnósticas de anomalías fetales; indican un riesgo normal o bien aumentado. De entre todas las mujeres con resultado positivo en el cribado del embarazo tan solo unas pocas son portadoras de fetos con defectos del tubo neural o con anomalías cromosómicas.

¿Cómo se obtiene la muestra para el análisis?
Extracción de la muestra por punción de una vena del antebrazo.

¿Se requiere alguna preparación previa para asegurar la calidad de la muestra?
Para esta prueba no se requiere ninguna preparación especial.

NOTA: En el apartado, El laboratorio por dentro, encontrará información sobre la recogida y procesamiento de las muestras de sangre y los cultivos de esputo.

Accordion Title
Preguntas Comunes
  • ¿Cómo se utiliza?

    El cribado del segundo trimestre del embarazo es útil para evaluar el riesgo de que un feto presente ciertas anomalías cromosómicas, entre las cuales el síndrome de Down (trisomía 21) o el síndrome de Edwards (trisomía 21), o defectos del tubo neural como espina bífida o anencefalia.

    La utilidad de estas pruebas radica en su combinación y utilización conjunta. Una fórmula matemática en la que se considera las concentraciones de estas sustancias (AFP, hCG, uE3 e inhibina cuando se incluye) y aspectos como la edad materna, la historia familiar, el peso, la raza y el hecho de ser o no diabética, permite calcular un riesgo para el síndrome de Down y algunas otras pocas anomalías cromosómicas en el feto, como el síndrome de Edwards. El riesgo se compara con un valor umbral o de corte establecido. Si el riesgo es superior al valor umbral, el resultado del cribado se considera positivo y se concluye que el riesgo de que el feto tenga alguna de estas anomalías está aumentado.

    Es posible que se mida exclusivamente la AFP, especialmente si se ha realizado previamente el cribado del primer trimestre del embarazo. La AFP es útil para determinar el riesgo de que el feto presente defectos del tubo neural.

  • ¿Cuándo se solicita?

    La prueba se solicita normalmente entre las semanas 15 y 20 del embarazo.

  • ¿Qué significa el resultado?

    La interpretación de la prueba debería correr a cargo de un especialista que pueda explicar el significado de los resultados a la vez que ofrecer posibilidades y opciones para el seguimiento. Es importante recordar que estas pruebas de cribado no son diagnósticas de una anomalía fetal, sino que indican si el riesgo es normal o elevado. De entre todas las mujeres con resultado positivo en el cribado del embarazo tan solo unas pocas son portadoras de fetos con defectos del tubo neural o con anomalías cromosómicas.

    En embarazos en los que el feto es portador de la anomalía cromosómica asociada al síndrome de Down (trisomía 21), los niveles de AFP y de uE3 tienden a estar disminuidos mientras que los de la hCG y la inhibina tienden a estar aumentados.

    En embarazos en los que el feto es portador de la anomalía cromosómica asociada al síndrome de Edwards (trisomía 18), los niveles de uE3 y de hCG están disminuidos; la concentración de AFP puede ser variable.

    Si existe un defecto del tubo neural, el feto presenta unos orificios en la columna vertebral, en la cabeza o en la pared abdominal que permiten el paso de concentraciones excepcionalmente elevadas de AFP hacia la sangre de la madre. El resto de sustancias o marcadores no se emplea para establecer el riesgo de que existan defectos del tubo neural.

    Interpretación de los resultados del cribado del segundo trimestre del embarazo
    Riesgo aumentado hCG uE3 AFP Inhibina A
    Espina bífida Normal Normal Elevada No aplicable
    Anencefalía Disminuida Disminuida Elevada No aplicable
    Síndrome de Down Elevada Disminuida Disminuida Elevada
    Síndrome de Edwards Disminuida Disminuida Disminuida No aplicable

     

    Si un cribado resulta positivo, son necesarias pruebas adicionales más definitivas para confirmar un diagnóstico. Éstas incluyen por ejemplo, además de ultrasonidos de alta resolución, posiblemente una amniocentesis seguida de un análisis cromosómico. Estas pruebas de seguimiento se utilizan como ayuda a las mujeres y a los médicos en la toma de decisiones respecto a sus embarazos.

    No todas las anomalías fetales conducen a resultados positivos.

  • ¿Hay algo más que debería saber?

    El resultado de la prueba depende mucho de que se determine de manera exacta la edad gestacional del feto. Si la edad gestacional no ha sido determinada exactamente, los resultados  pueden ser falsamente elevados o falsamente disminuidos.

    En gestaciones múltiples, el cálculo del riesgo del síndrome de Down o del síndrome de Edwards resulta difícil. Para embarazos gemelares, puede calcularse un "pseudo-riesgo" comparando el resultado con resultados normales obtenidos en embarazos gemelares normales. La evaluación del riesgo de los defectos del cierre del tubo neural en embarazos gemelares sí puede determinarse aunque no resulta tan efectivo como en los embarazos únicos.

    El cribado del segundo trimestre no se realiza si ya se ha realizado el cribado del primer trimestre del embarazo ya que el riesgo de llevar fetos con síndrome de Down o con síndrome de Edwards ya ha sido evaluado en el primer cribado. Esto no significa que una embarazada no desee someterse a un cribado secuencial, del primer trimestre y del segundo trimestre del embarazo.

  • ¿En qué consiste el síndrome de Down?

    El síndrome de Down es una anomalía cromosómica, también llamada a veces Trisomía 21, que afecta aproximadamente a 1 de cada 700 recién nacidos vivos. Las personas con síndrome de Down tienen una copia adicional de parte o de todo el cromosoma 21. Este síndrome ocasiona cierto retraso mental y problemas relacionados con el  desarrollo o crecimiento. Además, se asocia a alteraciones cardíacas congénitas, a problemas respiratorios y de audición, leucemia y trastornos tiroideos. No obstante, muchas de las complicaciones del síndrome de Down pueden tratarse, de manera que la expectativa de vida de estas personas ha aumentado considerablemente. Aunque el riesgo es significativamente superior en mujeres mayores de 35 años, la mayoría de los afectados de síndrome de Down (alrededor del 80%) nacen de mujeres menores de 35 años, puesto que éste es el grupo en el que se produce un mayor número de embarazos. Por esta razón, el American College of Obstetricians and Gynecologists recomienda a todas las mujeres embarazados realizarse un test de cribado del síndrome de Down.

  • ¿En qué consiste el síndrome de Edwards?

    En el síndrome de Edwards se tiene 3 copias del cromosoma 18 (trisomía 18). Igual que sucede con el síndrome de Down, el riesgo de llevar un feto con un síndrome de Edwards es mayor a medida que aumenta la edad materna. El síndrome de Edwards se asocia a múltiples anomalías y suele ser fatal; los recién nacidos no suelen vivir más allá del año de edad. Esta anomalía es mucho menos frecuente que el síndrome de Down, afectando 1 de cada 6000 recién nacidos vivos.

  • ¿En qué consiste un defecto del tubo neural?

    Los defectos del tubo neural son defectos congénitos graves en los que el cerebro, la médula espinal o las membranas que los recubren no se desarrollan completamente. Aparecen ya en las fases iniciales del embarazo y repercuten sobre el desarrollo del feto; pueden ocasionar complicaciones de diversa gravedad para toda la vida. Existen varios tipos de defectos del tubo neural, pero los más frecuentes son:

    • Espina bífida: es el defecto del tubo neural más común y aparece cuando el tubo neural no se cierra correctamente en algún tramo de la columna vertebral
    • Anencefalia: ocurre cuando el tubo neural no se cierra adecuadamente, a nivel de la cabeza; en consecuencia, se produce un desarrollo incompleto de gran parte del cerebro y del cráneo
  • ¿Qué se puede hacer durante el embarazo para prevenir los defectos del tubo neural?

    Los Centers for Disease Control and Prevention (CDC) recomiendan que cualquier mujer en edad de procrear (15 - 45 años) debería tomar 0.4 mg (400 microgramos) de ácido fólico al día. La dosis puede ser incluso superior en mujeres en las que se considera que el riesgo puede ser muy elevado, por ejemplo, en las que ya han tenido un bebé con un defecto del tubo neural. Muchos alimentos están fortificados con ácido fólico; también existen suplementos que lo contienen. Es importante seguir una dieta variada y sana. Si desea más información, acceda a este enlace.

  • ¿Existen otras pruebas de cribado no invasivas para estos trastornos?

    Se ha desarrollado recientemente otra prueba conocida como ADN fetal libre en sangre materna (cffDNA, por sus siglas en inglés) para la que sólo se requiere una muestra de sangre de la mujer embarazada y puede ser utilizada para el cribado de algunas anomalías cromosómicas fetales, incluyendo el síndrome de Down, el síndrome de Edwards y el síndrome de Patau (trisomía 13). Sin embargo, no permite detectar defectos del tubo neural como la espina bífida por ejemplo. Puede realizarse desde la semana 10 del embarazo. Muchas organizaciones respaldan el uso de esta prueba en mujeres embarazadas que presentan un riesgo elevado de tener un bebé afecto de una enfermedad causada por un número anormal de cromosomas. No obstante, las pruebas diagnósticas invasivas, como el estudio de vellosidades coriónicas o la amniocentesis, continúan siendo necesarias para la confirmación de los resultados.

Bibliografía

Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

Trisomy 18 Foundation. What is Trisomy 18? http://www.trisomy18.org/site/PageServer?pagename=whatisT18_whatis

March of Dimes. Birth defects: Down syndrome. http://www.marchofdimes.com/baby/birthdefects_downsyndrome.html

Centers for Disease Control and Prevention. Folic Acid Recommendations. http://www.cdc.gov/ncbddd/folicacid/recommendations.html

Centers for Disease Control and Prevention. Birth Defects, Diagnosis. http://www.cdc.gov/ncbddd/birthdefects/diagnosis.html

ACOG. Screening for Birth Defects. http://www.acog.org/~/media/For%20Patients/faq165.pdf?dmc=1&ts=20130213T1410405774

KidsHealth.org. What is the Multiple Marker Test? http://kidshealth.org/parent/system/medical/triple_screen.html

MayoClinic.com. Quad screen. http://www.mayoclinic.com/health/quad-screen/MY00127

ARUP Laboratories. Maternal Serum Screen, Alpha Fetoprotein, hCG, and Estriol. http://www.aruplab.com/guides/ug/tests/0080108.jsp

Thomas, Clayton L., Editor (1997). Taber's Cyclopedic Medical Dictionary. F.A. Davis Company, Philadelphia, PA [18th Edition].

Pagana, Kathleen D. & Pagana, Timothy J. (2001). Mosby's Diagnostic and Laboratory Test Reference 5th Edition: Mosby, Inc., Saint Louis, MO.

Barkai G, Goldman B, Ries L, Chake R, Zer T, Cuckle H. Prenatal Diagnosis 13: 843-850 (1993).

Lambert-Messerlian GM, Saller DN, Tumber MB, French CA, Peterson CJ, Canick JA. Prenatal Diagnosis 18: 1061-1067 (1998).

Cuckle H, et al. Prenatal Diagnosis 10: 71-77 (1990).

Healthy Pregnancy, The Second Trimester. WomensHealth.gov. http://www.womenshealth.gov/pregnancy/pregnancy/2nd.cfm

Barclay, L. and Lie, D. New Guidelines Recommend Universal Prenatal Screening for Down Syndrome. Medscape Medical News. http://www.medscape.com/viewarticle/550256

Pagana, Kathleen D. & Pagana, Timothy J. (2007). Mosby's Diagnostic and Laboratory Test Reference 5th Edition: Mosby, Inc., Saint Louis, MO. Pp. 47-49, 416-419, 651-652.

Ashwood, E. et. al., Reviewed. Prenatal Screening and Diagnosis. ARUP Consult. http://www.arupconsult.com/Topics/Perinatal_Disease/Prenatal_Screening_and_Diagnosis.html

Tietz Textbook of Clinical Chemistry and Molecular Diagnostics. Burtis CA, Ashwood ER, Bruns DE, eds. St. Louis: Elsevier Saunders; 2006, Pp 2167-2173.

Singh D. Prenatal Diagnosis for Congenital Malformations and Genetic Disorders. http://emedicine.medscape.com/article/1200683-overview

Maternal Blood Screening for Birth Defects. March of Dimes. http://www.marchofdimes.com/professionals/14332_1166.asp

Clarke, W. and Dufour, D. R., Editors (2006). Contemporary Practice in Clinical Chemistry. AACC Press, Washington, DC, Pp 416-418.

American Pregnancy Association. Triple Screen Test: Multiple Marker Screen and Quad Screen. http://www.americanpregnancy.org/prenataltesting/

Mayo Clinic. Quad Screen. http://www.mayoclinic.com/health/quad-screen/MY00127

Trisomy 18 Foundation. http://www.trisomy18.org

Barclay, L. and Lie, D. New Guidelines Recommend Universal Prenatal Screening for Down Syndrome. Medscape Medical News. http://www.medscape.com/viewarticle/550256

Pregúntenos

*Importante*: No es posible interpretar los resultados de los análisis clínicos fuera del contexto de la historia clínica del paciente. Rogamos no remita resultados para su interpretación, ya que ésta debe ser realizada exclusivamente por su médico. Si tiene dudas sobre esta prueba, puede completar un formulario y solicitar interpretación más detallada sobre el análisis en cuestión. Su consulta se tratará de manera confidencial y será respondida por un profesional del laboratorio clínico.

Es usted profesional sanitario?