Tiempo de protrombina (TP) y ratio internacional normalizada (INR)

30/11/2020

También conocido como: TP, INR

Nombre sistemático: tiempo de protrombina y ratio internacional normalizada (INR)

Aspectos generales

¿Por qué hacer el análisis?

El tiempo de protrombina (TP) es una prueba que se utiliza para detectar y diagnosticar un trastorno hemorrágico o un estado de hipercoagulabilidad sanguínea.

El ratio internacional normalizado (INR) se calcula a partir del TP y se utiliza para verificar que los tratamientos anticoagulantes son eficaces para prevenir la formación de coágulos.

¿Cuándo hacer el análisis?

Si se está tomando anticoagulantes o si el médico sospecha que se pueda padecer un trastorno de la coagulación.

¿Qué muestra se requiere?

La determinación se realiza a partir de una muestra de sangre venosa, o en sangre obtenida del dedo mediante punción con una lanceta.

¿Es necesario algún tipo de preparación previa?

Para esta prueba no se necesita ninguna preparación especial, pero si se están tomando anticoagulantes, la muestra debe obtenerse antes de la dosis diaria.

¿Qué es lo que se analiza?

En el cuerpo, cuando hay una lesión y se produce un sangrado, comienza el proceso de coagulación llamado hemostasia. El TP mide cuánto tiempo tarda en formarse un coágulo en una muestra de sangre.

En el organismo, el proceso de la coagulación implica una serie de reacciones químicas secuenciales conocidas como la cascada de la coagulación. En este proceso, también interviene el tiempo de tromboplastina parcial (TTP) y finaliza con la  activación sucesiva de los distintos factores de la coagulación que llevan finalmente a la formación de un coágulo sanguíneo. Para ello, es necesario que existan todos los factores de la coagulación, que estén presentes en cantidades suficientes y que funcionen correctamente. En el caso contrario se puede asistir a una coagulación excesiva o a sangrados inadecuados.

Existen dos vías por las que puede iniciarse la coagulación en la muestra obtenida, conocidas como intrínseca y extrínseca. Ambas vías convergen en una vía común que completa el proceso de la coagulación:

  • El TP evalúa la función de los factores de la coagulación de la vía extrínseca y de la vía común de manera integrada. Entre los factores evaluados se incluyen: factor I (fibrinógeno), factor II (protrombina), factor V, factor VII y factor X.
  • El TTP evalúa la función de los factores de la coagulación de la vía intrínseca y de la vía común de manera integrada. Entre los factores evaluados se incluyen: factor XII, XI, IX, VIII, X, V, II y factor I. También evalúa la precalicreína (PK) y el cininógeno de alto peso molecular (HK).

El TP y el TTP evalúan la capacidad del organismo para producir un coágulo en un tiempo razonable; si cualquiera de los factores anteriores es disfuncional o está disminuido, estos tiempos se alargarán.

El TP se mide normalmente en segundos y se compara con los valores obtenidos en los individuos sanos. Como los reactivos (productos químicos) empleados para realizar esta prueba varían según los laboratorios, e incluso a lo largo del tiempo en un mismo laboratorio, los valores normales también fluctuarán. Para normalizar los resultados internacionalmente, un comité de la Organización Mundial de la Salud (OMS) desarrolló y recomendó el uso del INR o Ratio Internacional Normalizada junto al TP, en aquellos pacientes que están con un tratamiento anticoagulante con acenocumarol (Sintrom®).

El INR consiste en un cálculo que permite minimizar los cambios debidos a los reactivos empleados, a la vez que permite comparar los resultados entre los distintos laboratorios. Muchos laboratorios entregan actualmente los resultados de TP y de INR siempre que se realiza una prueba de TP. No obstante, el INR solo debería emplearse en las personas que llevan un tratamiento anticoagulante con acenocumarol (Sintrom®).

Preguntas comunes

¿Cómo se utiliza?

El TP se solicita, a menudo junto con el TTP para evaluar  la capacidad de coagulación de la sangre. El INR se calcula a partir del TP y se utiliza para verificar que los tratamientos anticoagulantes son eficaces para prevenir la formación de los coágulos.

El INR y el TP se utilizan para monitorizar la eficacia de los tratamientos anticoagulantes con acenocumarol (Sintrom®). Este medicamento tiene repercusiones sobre la cascada de la coagulación y contribuye a inhibir la formación de los coágulos. Suele prescribirse a largo plazo a los pacientes que han experimentado una formación de coágulos de manera inadecuada y repetitiva. Entre las indicaciones clínicas para el uso de este medicamento se incluyen:

El objetivo final del tratamiento es mantener un equilibrio entre la formación de coágulos y la aparición de sangrados excesivos. Por ello es muy importante realizar una monitorización muy cuidadosa con TP/INR.

Las pruebas anteriores pueden emplearse para realizar un cribado de un trastorno hemorrágico o un sanguínea. Estas pruebas no son diagnósticas por sí mismas, pero orientan respecto a la necesidad de realizar más pruebas. Algunas de dichas pruebas son:

  • Recuento de plaquetas: para determinar si las plaquetas están disminuidas, lo que puede causar un sangrado excesivo.
  • Fibrinógeno: se puede realizar para descartar un valor bajo o una disfunción del fibrinógeno que podría ser la causa de un TP prolongado.
  • Factores de la coagulación: miden la actividad (función) de los factores de coagulación. En raras ocasiones, también se puede medir la cantidad de un factor de coagulación.
  • Factor de von Willebrand: a veces se solicita para ayudar a determinar si la enfermedad de von Willebrand es la causa de un TPP prolongado.
  • Anticoagulante lúpico: se puede solicitar para investigar más a fondo la causa de la prolongación del TTP y/o TP, particularmente en los pacientes con trastornos de la coagulación.

¿Cuándo se solicita?

Si se está tomando un medicamento anticoagulante (acenocumarol), el médico verificará el TP/INR de manera regular, para asegurarse de que el tratamiento funciona correctamente y de que el TP/INR ha aumentado de manera adecuada. No está establecida una frecuencia concreta para realizar la prueba. El médico la solicitará con suficiente frecuencia como para asegurarse que los fármacos están consiguiendo el efecto deseado, es decir, están aumentando el tiempo de coagulación hasta un rango terapéutico, sin causar sangrados excesivos o hematomas.

El TP puede solicitarse en una persona que no esté tomando tratamiento anticoagulante pero que tenga signos o síntomas de sangrado o coagulación excesiva como:

  • Sangrados inexplicables o producción de hematomas con facilidad.
  • Sangrados nasales.
  • Sangrados gingivales.
  • Un coágulo de sangre en una vena o arteria.
  • Una enfermedad aguda, como la coagulación intravascular diseminada (CID), que puede causar sangrado y coagulación, ya que los factores de coagulación se consumen a un mayor ritmo que el habitual.
  • Una enfermedad crónica, como una enfermedad hepática grave, que puede afectar a la hemostasia.
  • Otros: menstruaciones abundantes, presencia de sangre en orina y/o en heces, síntomas o signos similares a los de una artritis (como sangrados intraarticulares), pérdida de visión y anemia crónica.

También se solicita rutinariamente el TP junto con el TTP para garantizar que no existe ningún trastorno de la coagulación previamente a una intervención quirúrgica o a un procedimiento médico invasivo.

¿Qué significa el resultado?

En los tratamientos con acenocumarol, la mayoría de los laboratorios informan los resultados del TP después de ajustarlos al INR. Estos individuos deberían de tener unos valores de INR entre 2,0 y 3,0 para garantizar una anticoagulación segura. En los que presentan un elevado riesgo de formación de coágulos, el INR debe ser superior, entre 2,5 y 3,5. El médico ajustará la dosis del anticoagulante en función del INR obtenido, de tal manera que el TP se mantenga dentro del rango adecuado de acuerdo a cada situación.

En las personas que no están en tratamiento con acenocumarol, el rango de referencia para el TP depende del método empleado. Los resultados expresados en segundos, se comparan con el valor promedio de una persona sana.

Un TP prolongado o aumentado indica que la sangre tarda demasiado tiempo en formar un coágulo sanguíneo. Esto puede ser debido a una enfermedad hepática, a un déficit de vitamina K o a un déficit de alguno de los factores de la coagulación. A menudo el TP se interpreta junto con el TTP.

¿Se puede realizar esta prueba en casa?

Sí, en el caso de seguir tratamiento con acenocumarol (Sintrom®) durante un período de tiempo suficientemente prolongado. Existen dispositivos caseros para evaluar el TP/INR. De todas maneras, la prueba casera se realiza en un contexto muy especial que supone un control de la coagulación basado en un protocolo, que implica un entrenamiento previo y adecuado del paciente. Para más información consultar el siguiente enlace.

¿Qué alimentos y medicamentos pueden afectar los resultados de TP e INR?

Algunos antibióticos pueden aumentar el TP y el INR. Los barbitúricos, los anticonceptivos orales, la terapia hormonal sustitutiva (THS) y la vitamina K (ya sea en forma de complejos multivitamínicos o suplementos nutricionales líquidos)  pueden disminuir el TP.

Beber alcohol también puede afectar a los resultados del TP. Ciertos alimentos  (como el hígado de cerdo o de ternera, el té verde, el brócoli, los garbanzos, la col, los grelos, y productos derivados de las semillas de soja) contienen grandes cantidades de vitamina K y pueden alterar los resultados del TP. Es importante que el médico conozca todos los medicamentos, suplementos y alimentos que ha consumido recientemente el paciente, para que los resultados del TP e INR se interpreten y utilicen correctamente.

Estoy recibiendo tratamiento con acenocumarol (Sintrom®). ¿Debo evitar comer alimentos ricos en vitamina K y limitar estos alimentos aumentará el riesgo de deficiencia de vitamina K?

No es necesario realizar la prueba TP/INR en un momento determinado del día. Sin embargo, sí es importante que se tome la medicación anticoagulante cada día a la misma hora, para mantener un valor continuo o estable. Si el médico aumenta o disminuye la dosis, es posible que le solicite al paciente un nuevo control al cabo de un día (más o menos) para asegurarse del efecto del cambio de dosis sobre el TP/INR (el efecto no es inmediato).

¿Por qué a pesar de que los resultados del tiempo de protrombina (TP) varían el médico no cambia la prescripción?

El uso de cualquiera de los fármacos mencionados anteriormente puede alterar los resultados, así como también puede alterarlos alguna enfermedad o la dieta. La técnica aplicada para obtener la sangre y la dificultad de extracción de la misma pueden afectar al resultado de la prueba. Si el médico tiene dudas sobre la estabilidad de los resultados del TP/INR, es posible que solicite el estudio más a menudo.

Enlaces

Pruebas relacionadas:

Anticoagulante lúpico

Factores de la coagulación

Factor de von Willebrand

Fibrinógeno

Función plaquetaria

Hemograma

Recuento de plaquetas

Tiempo de coagulación activada

Tiempo de tromboplastina parcial (TTP)

Estados fisiológicos y enfermedades:

Coagulación intravascular diseminada

Estado de hipercoagulabilidad sanguínea

Enfermedad hepática

Trastorno hemorrágico

Vitamina K

Artículos:

Pruebas de laboratorio en el domicilio: Los pacientes adquieren protagonismo

En otras webs:

Sociedad Española de Trombosis y Hemostasia

Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH)

Medline: Trastornos hemorrágicos

Womenshealth.gov: Trastornos hemorrágicos

Medline: Warfarina

American Society of Hematology: Trastornos hemorrágicos

National Blood Clot Alliance

American Society of Hematology: Blood Clots

En mantenimiento.

Pregúntenos

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
Pregúntenos image