¿Qué parámetros debe incluir un perfil lipídico básico?

12/04/2023

Las enfermedades cardiovasculares (ECV) siguen siendo la principal causa de mortalidad en todo el mundo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que anualmente 17,9 millones de personas fallecen por ECV, representando un 32% de todas las muertes.

La ECV frecuentemente se asocia con el estrechamiento de las arterias debido a la formación de placas, dificultando la circulación de la sangre. Este proceso patológico es conocido como aterosclerosis. Sus principales factores de riesgo son el tabaquismo, la hipertensión arterial , la diabetes, el sobrepeso, el sedentarismo y la dislipemia.

La dislipemia es la elevación de la concentración en sangre del colesterol (especialmente del colesterol de baja densidad, cLDL) y/o de los triglicéridos, o la disminución del colesterol de alta densidad (cHDL). Su diagnóstico se realiza mediante un análisis de sangre. El tratamiento de la dislipemia, basado en cambios dietéticos, actividad física y fármacos hipolipemiantes, ha demostrado su capacidad para reducir la morbimortalidad cardiovascular. Por ese motivo, un control adecuado de las alteraciones del metabolismo lipídico es fundamental en prevención cardiovascular.

Aunque se dispone de los medios adecuados para tratar la dislipemia, en muchas ocasiones no se alcanzan los objetivos recomendados por las guías de práctica clínica. La heterogeneidad de los informes de los laboratorios clínicos españoles puede contribuir al mal control del mismo. Muchos laboratorios todavía ofrecen valores de referencia basados en población general, sin informar los objetivos en función del riesgo cardiovascular. Por tanto, puede haber informes de laboratorio con resultados notificados como “normales” cuando en realidad están lejos de cumplir los objetivos, o informados como “anormalmente bajos” cuando el paciente sí los cumple. De esa manera, se puede llegar erróneamente a desintensificar tratamientos e incluso a no tratar a los pacientes que sí lo necesitan.

Esto impulsó al Grupo Multidisciplinar de Trabajo de Lípidos y Riesgo Vascular, el cual está formado también por profesionales del laboratorio clínico, a elaborar una propuesta básica de consenso sobre la determinación del perfil lipídico básico en prevención cardiovascular, recomendaciones para su realización y unificación de criterios para incorporar los objetivos de control lipídico adecuados al riesgo vascular de los pacientes en los informes de laboratorio.

Bibliografía

1. Arrobas Velilla T, Guijarro C, Campuzano Ruiz R, Rodríguez Piñero M, Valderrama Marcos JF, Botana López AM, et al.    Documento de consenso para la determinación e informe del perfil lipídico en laboratorios clínicos españoles ¿Qué    parámetros debe incluir un perfil lipídico básico?. Rev Clin Med Fam 2023;16:33-45.

2. Organización Mundial de la Salud: Enfermedades cardiovasculares.

Vídeos

Documento de consenso para la determinación e informe del perfil lipídico.