Marcadores óseos

21/10/2020
Tambien conocido como:

Aspectos Generales



¿Por qué hacer el análisis?

Para evaluar y monitorizar la tasa de formación y de resorción ósea; para monitorizar algunas enfermedades del metabolismo óseo como osteoporosis; para detectar una enfermedad de Paget.

¿Cuándo hacer el análisis?

Cuando en una densitometría se observa una disminución de la densidad ósea; en casos de pérdida de masa ósea, antes de iniciar un tratamiento y periódicamente durante el mismo, con la finalidad de evaluar su eficacia y para determinar si la destrucción ósea disminuye o si la tasa de formación ósea aumenta


¿Qué muestra se requiere?

La determinación se realiza a partir de una muestra de sangre venosa; a veces a partir de una muestra de orina.

¿Es necesario algún tipo de preparación previa?

Para esta prueba no se necesita ninguna preparación especial, aunque es posible que se indique de mantener un ayuno de varias horas; las muestras suelen obtenerse por la mañana.



¿Qué es lo que se analiza?


El esqueleto humano está constituido por el tejido óseo, que es un tejido conectivo rígido y duro. Se trata de un tejido vivo cuyos componentes van renovándose a una tasa de aproximadamente un 10% por año. Los marcadores óseos son un conjunto de pruebas que pueden realizarse en sangre y en orina y que permiten detectar productos procedentes del remodelado óseo, para así determinar si las tasas de resorción y de formación de hueso están alteradas, sugiriendo algún tipo de trastorno óseo. Los marcadores pueden ser útiles para conocer si una persona presenta un riesgo aumentado de tener fracturas y para
monitorizar el tratamiento en personas medicadas debido a trastornos esqueléticos, entre los cuales se encuentra la osteoporosis.

El hueso está constituido mayoritariamente por colágeno de tipo I, proteína que proporciona consistencia al hueso y le permite cumplir con su función de soporte del esqueleto, y por fosfato cálcico, complejo mineral que ayuda a endurecer las estructuras óseas del esqueleto. Esta combinación de colágeno y de calcio proporciona una consistencia dura al hueso a la vez que asegura cierta flexibilidad, garantizando así sus funciones de soporte del propio peso del organismo y de resistencia a fuerzas diversas ejercidas sobre él. Más del 99% del calcio del organismo se encuentra en los huesos y en los dientes; la mayor parte del 1% restante se encuentra en la sangre.

El hueso se va renovando durante toda la vida. Existen dos tipos de células principales en el hueso: osteoblastos y osteoclastos. En el proceso de resorción, unas células conocidas como osteoclastos disuelven pequeñas cantidades de hueso a la vez que ciertos enzimas disuelven la estructura proteica del hueso. Se inicia entonces la formación de hueso nuevo por parte de los osteoblastos.

Los osteoblastos secretan diversos compuestos que permiten la formación de la estructura o matriz proteica del hueso, que posteriormente se mineraliza con calcio y fosfato para originar hueso nuevo. Todo este proceso de remodelación tiene lugar a escala microscópica por todo el organismo y garantiza que los huesos sean robustos.

Durante la infancia y la adolescencia, el proceso de formación supera al proceso de resorción. En consecuencia, el hueso se alarga, gana en peso y en densidad. La formación de hueso tiene lugar más rápidamente que la resorción ósea hasta que se alcanza un máximo de masa ósea (máxima densidad y dureza ósea entre los 25 y los 30 años de edad. Posteriormente, el proceso de resorción acontece un poco más rápido que el de formación, siendo el resultado neto el de cierta pérdida ósea. La edad a la que se empieza a manifestar los signos y síntomas de pérdida de masa ósea depende de la cantidad de hueso que se formó durante la adolescencia y de la tasa de resorción ósea. Normalmente, las mujeres presentan estos signos y síntomas antes que los varones, debido a que no producen tanta cantidad de hueso como los varones y porque con la menopausia, se produce una aceleración de la tasa de pérdida ósea.

Las enfermedades y trastornos que pueden alterar el equilibrio entre resorción y formación ósea son variados, y los marcadores óseos pueden resultar útiles para detectar este desequilibrio y la pérdida de masa ósea. Normalmente, los marcadores óseos se han estudiado en la evaluación y monitorización de la osteoporosis, ya sea primaria y relacionada con la edad o secundaria debida a enfermedades o trastornos subyacentes. Puede observarse pérdida de masa ósea en artritis reumatoide, hiperparatiroidismo, enfermedad de Cushing, enfermedad renal crónica, mieloma múltiple o en casos de tratamiento prolongado con antiepilépticos, glucocorticoides o litio.

A continuación se listan algunos de los marcadores de resorción y formación ósea que pueden medirse en sangre y/o en orina. Los esfuerzos de investigación se centran en identificar nuevos biomarcadores que permitan predecir la pérdida anormal de masa ósea en distintas enfermedades. Se debe ser cauto con la interpretación de los resultados de las medidas de la mayor parte de estos marcadores, ya que pueden verse afectados por la dieta, el ejercicio y el momento en el que se ha obtenido la muestra.

La International Osteoporosis Foundation (IOF) y la International Federation for Clinical Chemistry (IFCC) recomiendan, para la evaluación de la resorción y formación óseas, dos pruebas en sangre:

  • Telopéptido-C (telopéptido C-terminal del colágeno de tipo 1 (CTx como marcador de resorción ósea
  • P1NP (propéptido N-terminal del procolágeno de tipo 1, como marcador de formación ósea

Otros marcadores óseos que pueden solicitarse incluyen:

  • Telopéptido-N (telopéptido N-terminal del colágeno de tipo 1 (NTx)
  • Deoxipiridinolina (DPD)
  • Compuestos reticulados (crosslinks) de piridinio
  • Fosfatasa ácida tartrato-resistente, fragmento 5b
  • Fosfatasa alcalina específica de hueso
  • Osteocalcina (proteína gla del hueso)


¿Cómo se obtiene la muestra para el análisis?

Extracción de la muestra por punción de una vena del antebrazo. A veces se obtiene una muestra de orina aleatoria u orina de 24 horas.


¿Se requiere alguna preparación previa para asegurar la calidad de la muestra?

Para esta prueba no se requiere ninguna preparación especial, aunque es posible que se indique de mantener un ayuno de varias horas. La concentración de muchos marcadores óseos varía a lo largo del día (variación diurna). Se deben seguir estrictamente las instrucciones proporcionadas por el laboratorio, por ejemplo, recoger orina de la segunda micción de la mañana.

NOTA: En el apartado, El laboratorio por dentro

En mantenimiento.

Pregúntenos

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
Pregúntenos image