Calcio

24/8/2020
Tambien conocido como:

Aspectos Generales

¿Por qué hacer el análisis?

Para detectar, diagnosticar y monitorizar una gran variedad de enfermedades.

¿Cuándo hacer el análisis?

Como parte de un perfil metabólico de rutina; cuando existen síntomas o sospecha de afectación renal, ósea, tiroidea, paratiroidea o nerviosa; o cuando existen síntomas compatibles con una concentración significativamente elevada o disminuida de calcio; en las enfermedades graves, para monitorizar los niveles de calcio ionizado; en ciertos tipos de cáncer; cuando se ha prescrito un tratamiento para corregir las concentraciones de calcio y se quiere conocer si está siendo eficaz.

¿Qué muestra se requiere?

La determinación se realiza a partir de una muestra de sangre venosa del brazo. El calcio también se puede medir en orina, ya sea en una muestra aleatoria o, preferiblemente, en una orina de 24 horas.

​​​​​​​¿Es necesario algún tipo de preparación previa?

Para esta prueba no se necesita ninguna preparación especial, aunque es posible que se indique dejar de tomar ciertos medicamentos como el litio, antiácidos, diuréticos y vitamina D, entre otros.

¿Qué es lo que se analiza?

El calcio es uno de los minerales más importantes y abundantes del organismo. Es esencial para la transmisión de señales entre las células y contribuye al funcionamiento normal de los músculos, el sistema nervioso y el corazón. Además, el calcio es necesario para el proceso de coagulación de la sangre y para la formación y mantenimiento de unos huesos y dientes sanos. Esta prueba mide la cantidad de calcio en sangre o en orina, que es un reflejo del calcio presente en el organismo.

Cerca del 99% del calcio se encuentra en los huesos formando compuestos, y el resto se encuentra en la sangre. La cantidad de calcio en la sangre se controla de forma muy estrecha: si se ingiere o absorbe poco calcio o si se producen pérdidas importantes de calcio por los riñones o por el intestino, parte de las reservas de calcio de los huesos se libera a la sangre para mantener la concentración sérica de este mineral dentro de unos intervalos normales. Aproximadamente la mitad del calcio sanguíneo se encuentra en forma libre que es el metabólicamente activo. La otra mitad está ligado a proteínas como la albúmina y las globulinas o, en cantidades mucho menores, a aniones como el fosfato. El calcio de estas formas ligadas es metabólicamente inactivo.

Existen dos formas de medir el calcio en la sangre. La determinación de calcio total mide tanto el calcio libre como el ligado. La determinación del calcio ionizado mide solamente la forma libre y metabólicamente activa.

Cada día se pierde cierta cantidad de calcio, ya que es filtrado por el riñón y excretado en la orina o por el sudor. La medida del calcio urinario proporciona información acerca de la cantidad de calcio que se está eliminando a través de los riñones.

Preguntas Comunes

¿Cómo se utiliza?

El calcio es uno de los minerales más importantes y abundantes del organismo. Es esencial para la transmisión de señales entre las células y contribuye al funcionamiento normal de los músculos, el sistema nervioso y el corazón. Además, el calcio es necesario para el proceso de coagulación de la sangre y para la formación y mantenimiento de unos huesos y dientes sanos. Esta prueba mide la cantidad de calcio en sangre o en orina, que es un reflejo del calcio presente en el organismo.

Cerca del 99% del calcio se encuentra en los huesos formando compuestos, y el resto se encuentra en la sangre. La cantidad de calcio en la sangre se controla de forma muy estrecha: si se ingiere o absorbe poco calcio o si se producen pérdidas importantes de calcio por los riñones o por el intestino, parte de las reservas de calcio de los huesos se libera a la sangre para mantener la concentración sérica de este mineral dentro de unos intervalos normales. Aproximadamente la mitad del calcio sanguíneo se encuentra en forma libre que es el metabólicamente activo. La otra mitad está ligado a proteínas como la albúmina y las globulinas o, en cantidades mucho menores, a aniones como el fosfato. El calcio de estas formas ligadas es metabólicamente inactivo.

Existen dos formas de medir el calcio en la sangre. La determinación de calcio total mide tanto el calcio libre como el ligado. La determinación del calcio ionizado mide solamente la forma libre y metabólicamente activa.

Cada día se pierde cierta cantidad de calcio, ya que es filtrado por el riñón y excretado en la orina o por el sudor. La medida del calcio urinario proporciona información acerca de la cantidad de calcio que se está eliminando a través de los riñones.

¿Cuándo se solicita?

La determinación del calcio se solicita a menudo como una prueba de cribado en un examen médico rutinario. Está incluido en la mayoría de los perfiles básicos en el curso de una revisión médica de rutina.

Muchas personas con una concentración alterada de calcio no presentan síntomas ni signos hasta que esta alteración es muy acusada. Puede solicitarse la determinación de calcio en las siguientes situaciones:

  • Enfermedad renal, ya que es muy común encontrar concentraciones bajas de calcio en personas con insuficiencia renal.
  • Síntomas de una concentración de calcio elevada, como fatiga, debilidad, pérdida de apetito, náuseas, vómitos, estreñimiento, dolor abdominal, necesidad de orinar con mayor frecuencia y aumento de la sed.
  • Síntomas de una concentración de calcio disminuida, como calambres abdominales, calambres musculares u hormigueo en los dedos.

Otras enfermedades asociadas con concentraciones anormales de calcio como enfermedad tiroidea, enfermedad paratiroidea, malabsorción, cáncer o malnutrición.

El calcio ionizado se puede solicitar cuando existen entumecimiento o espasmos alrededor de la boca, de las manos o de los pies, ya que estos síntomas pueden obedecer a una concentración baja de calcio ionizado. Sin embargo, cuando su concentración ha ido disminuyendo de forma lenta es posible que no exista ningún síntoma.

El seguimiento de las concentraciones de calcio puede ser necesario en algunos tipos de cáncer (especialmente de mama, pulmón, cabeza y cuello, riñón y mieloma múltiple), en la enfermedad renal o después de un trasplante de riñón. También se requerirá una monitorización cuando se está recibiendo tratamiento frente a una alteración del calcio (administración de calcio o de vitamina D), con la finalidad de evaluar la eficacia del tratamiento administrado.

Puede solicitarse la determinación de calcio en orina en personas con síntomas de cálculos renales, como dolor intenso en la zona lumbar o en un costado, dolor que irradia hacia partes inferiores del abdomen o presencia de sangre en la orina.

¿Qué significa el resultado?

La concentración sanguínea de calcio no aporta información sobre las reservas de calcio que hay en los huesos, sino de la fracción que se encuentra circulando en la sangre.

La absorción de calcio, su utilización por el organismo y su excreción están reguladas por un mecanismo de retroalimentación en el que participan la PTH y la vitamina D. Aquellas situaciones que alteren esta regulación pueden dar lugar a un aumento o disminución del calcio, ya sea de forma aguda o crónica, ocasionando síntomas de hipercalcemia o de hipocalcemia.

Habitualmente se mide el calcio total porque esta determinación resulta más sencilla que la del calcio ionizado y no requiere ningún manejo especial de la muestra de sangre. El calcio total suele ser un buen reflejo del calcio ionizado, ya que las formas libre y ligada de calcio suelen encontrarse en una proporción 50/50. Sin embargo, debido a que gran parte del calcio ligado está unido a las proteínas, las pruebas que miden el calcio total pueden verse afectadas por los niveles elevados o disminuidos de proteínas. En estos casos, es más útil medir el calcio libre directamente mediante la prueba del calcio ionizado.

Calcio normal

Un resultado de calcio total o de calcio ionizado normal, junto con otras pruebas de laboratorio también dentro de la normalidad, indica generalmente un correcto metabolismo del calcio, de modo que las concentraciones en sangre están reguladas.

Calcio total elevado o Hipercalcemia

Dos de las causas más frecuentes de hipercalcemia son:

  • Hiperparatiroidismo: Esta situación normalmente se debe a un tumor benigno en la glándula paratiroidea. Este tipo de hipercalcemia suele ser moderada y puede estar presente durante muchos años antes de hacerse evidente.
  • Cáncer: Puede causar hipercalcemia cuando se extiende a los huesos, los cuales liberan calcio a la sangre o cuando el cáncer produce una hormona similar a la PTH, haciendo aumentar la concentración de calcio.
  • Otras causas de hipercalcemia son:
  • Hipertiroidismo.
  • Sarcoidosis.
  • Tuberculosis.
  • Inmovilización prolongada (ingresados, UCI, fracturas, ancianos).
  • Ingesta excesiva de vitamina D.
  • Diuréticos tiacídicos.
  • Trasplante de riñón.
  • Infección por VIH y SIDA.
  • Calcio total disminuido o Hipocalcemia

La causa más frecuente de disminución de los niveles de calcio total la constituye:

  • Disminución de las proteínas en la sangre, especialmente de albúmina. Esta última puede deberse a la presencia de una enfermedad hepática o de malnutrición, las cuales a su vez pueden ser debidas al alcoholismo u otras enfermedades. La concentración baja de albúmina también es frecuente en pacientes críticos. En estas situaciones sólo disminuye el calcio ligado, el calcio libre o ionizado se mantiene normal y el metabolismo del calcio está siendo regulado de manera adecuada.

Algunas otras causas de hipocalcemia incluyen:

La concentración de calcio en orina se puede ver afectada por las mismas situaciones y enfermedades que repercuten sobre el calcio en la sangre. Una concentración alta de calcio en orina (hipercalciuria) puede dar lugar a cálculos renales (piedras en el riñón). Aproximadamente el 75% de los cálculos renales contienen calcio en su estructura.

¿Hay algo más que debería saber?

Los recién nacidos, especialmente los prematuros y los de bajo peso, a menudo necesitan un seguimiento de la concentración de calcio ionizado durante los primeros días de vida para detectar la hipocalcemia neonatal. Esto puede ser debido a la inmadurez de la glándula paratiroidea, y no siempre provoca síntomas. Esta situación se puede resolver por sí sola o puede requerir un tratamiento con suplementos de calcio por vía oral o intravenosa.

La medida del calcio en sangre y en orina no proporciona información acerca de la cantidad de calcio presente en los huesos. Para ello se requiere una prueba similar a una radiografía llamada densitometría ósea.

La toma de diuréticos tiazídicos es la causa más común de elevación de la concentración de calcio inducida por fármacos. La toma de litio o de tamoxifeno también puede hacer aumentar los niveles de calcio sérico.

¿Es peligroso solicitar solamente la determinación de calcio total en vez del calcio ionizado?

No. La determinación de calcio total suele ser suficiente en la mayoría de casos. La prueba del calcio total es más fácil de realizar que la del calcio ionizado, puesto que no requiere de ningún tipo de manipulación de la muestra de sangre.

Por otra parte, la prueba del calcio ionizado requiere la intervención de un profesional con experiencia y el envío inmediato al laboratorio, requisitos que pueden ser difíciles de conseguir en el ámbito extrahospitalario.

A menudo, la medición de calcio total constituye una buena alternativa a la medición del calcio ionizado o libre, ya que las formas libre y ligada del calcio suelen encontrarse en una proporción del 50/50 en la sangre.

La medición directa del calcio ionizado es particularmente importante durante ciertas intervenciones quirúrgicas así como en personas en estado crítico, donde el calcio total no permite saber de forma precisa la concentración de calcio ionizado.

Enlaces

Pruebas:

Estados fisiológicos y enfermedades:

En otras webs:

Bibliografía

Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

  • Thakker RV. The parathyroid glands, hypercalcemia, and hypocalcemia. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman-Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016.
  • Rifai N, Horvath AR, and Wittwer C. Tietz Textbook of Clinical Chemistry and Molecular Diagnostics. Sixth Edition, ISBN: 978-0-323-35921-4, Elsevier, Inc. 2018.
  • D'Orazio P, [Guideline] Clinical and Laboratory Standards Institute. C31-A2 Ionized Calcium Determinations: Precollection Variables, Specimen Choice, Collection, and Handling; Approved Guideline - Second Edition. Vol.12, No.10:2001 ISBN Number: 1-56238-436-8.
  • D'Orazio P and Graham GA, [Guideline] Clinical and Laboratory Standards Institute. C39AE A Designated Comparison Method for the Measurement of Ionized Calcium in Serum, 1st Edition,: 2000 ISBN Number: 1-56238-398-1.
  • Calvi LM and Bushinsky DA, When Is It Appropriate to Order an Ionized Calcium? J Am Soc Nephrol 19: 1257–1260, 2008.
  • Stephen E. Kahn, PhD, DABCC. Professor, Pathology, Cell Biology, Neurobiology and Anatomy; Associate Director, Clinical Laboratories; Section Chief, Chemistry, Toxicology and Near Patient Testing; Loyola University Medical Center, Maywood, IL.
  • Mary F. Burritt, PhD. Professor of Laboratory Medicine, Division of Clinical Biochemistry/Immunology, Mayo Clinic, Rochester, MN.
  • Pagana, Kathleen D. & Pagana, Timothy J. (© 2007). Mosby's Diagnostic and Laboratory Test Reference 8th Edition: Mosby, Inc., Saint Louis, MO. Pp 222-225.
  • Clarke, W. and Dufour, D. R., Editors (2006). Contemporary Practice in Clinical Chemistry, AACC Press, Washington, DC. Winter, w. and Harris, N. Chapter 34: Calcium Biology and Disorders. Pp 387-397.
  • Thomas, Clayton L., Editor (1997). Taber's Cyclopedic Medical Dictionary. F.A. Davis Company, Philadelphia, PA [18th Edition].
  • Clinical Chemistry: Principles, Procedures, Correlations. Bishop M, Fody E, Schoeff L, eds. 5th ed. Philadelphia: Lippincott Williams & Wilkins; 2004.
  • Clinical Chemistry: Theory, Analysis, and Correlations. Kaplan L, Pesce A, Kazmierczak, eds. 4th ed. St. Louis: The C. V. Mosby Company; 2002.
  • A Manual of Laboratory & Diagnostic Tests (seventh edition). Fischbach F, Dunning M, editor. Philadelphia: Lippincott Williams & Wilkins, 2003.
  • Dugdale, D. Calcium – blood test. MedlinePlus Medical Encyclopedia. Disponible online en http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/003477.htm.
  • Mayo Clinic Staff. Hypercalcemia. MayoClinic. Disponible online en http://www.mayoclinic.com/print/hypercalcemia/DS00976/DSECTION=all&METHOD=print.
  • Hemphill, R. Hypercalcemia. eMedicine. Disponible online en http://emedicine.medscape.com/article/766373-overview.
  • Beach, C. Hypocalcemia. eMedicine. Disponible online en http://emedicine.medscape.com/article/767260-overview.
  • National Kidney and Urologic Disease Information Clearinghouse. Kidney stones in Adults. Disponible online en https://www.niddk.nih.gov/health-information/urologic-diseases/kidney-stones.
  • Calcium (Ca) in Blood. WebMD. Disponible online en http://www.webmd.com/a-to-z-guides/calcium-ca-in-blood.
  • Labriola L, Wallemacq P, Gulbis B, Jadoul M. The impact of the assay for measuring albumin on corrected (‘adjusted’) calcium concentrations. Nephrol. Dial. Transplant. (2009) 24 (6): 1834-1838. Disponible online en http://ndt.oxfordjournals.org/content/24/6/1834.long.
  • Gregory C. Sephel PhD FACB MT(ASCP). Lab Tests Online adjunct board member. Director Clinical Pathology, VA TN Valley Healthcare System; Associate Professor Pathology, Microbiology, Immunology, Vanderbilt University School of Medicine.

En mantenimiento.

Pregúntenos

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
Pregúntenos image