También conocido como
Trisomía 21
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el 06.12.2019.
¿En qué consiste?

El síndrome de Down (SD o trisomía 21) se define por un conjunto de signos, síntomas, defectos al nacer y complicaciones que surgen como un error en la división celular dando lugar a un cromosoma extra 21. Ocurre antes o poco después de la concepción y conlleva amplias consecuencias en el desarrollo físico y mental de la persona afectada. El síndrome de Down es una de las anomalías cromosómicas más comunes y mejor conocidas y la principal causa genética de dificultades en el aprendizaje.

Los cromosomas contienen el código genético del organismo. La mayor parte de las células contienen 22 pares de cromosomas y el par 23 que es XX (en mujeres) o XY (en hombres), sumando un total de 46 cromosomas. Las células reproductivas, óvulos y esperma, contienen una serie única de 23 cromosomas que, cuando se fecunda el óvulo, se combinan para formar un nuevo conjunto de 46 cromosomas (la mitad de cada progenitor).

  • En la mayoría de los casos de síndrome de Down, el azar produce una inserción de un cromosoma 21 extra en el óvulo o en el espermatozoide. Esta copia extra entra a formar parte del óvulo fecundado y se replica en todas las células embrionarias. Esta forma de síndrome de Down se conoce como trisomía del 21 (porqué el embrión tiene dos copias del cromosoma 21 de un progenitor y una copia del otro), y representa aproximadamente el 95% de casos de SD.
  • Menos frecuentemente, puede producirse un error después de la concepción, ya cuando el embrión se está desarrollando. A medida que el feto crece, algunas células presentan 47 cromosomas mientras que otras tienen 46. Esta forma de síndrome de Down es conocida como Trisomía 21 en mosaico o mosaicismo. Es la forma más rara de síndrome de Down, supone solamente un 1 % de los casos.
  • Hay una tercera forma extraña del síndrome de Down conocida como translocación de la trisomía del 21 en la que una parte del cromosoma 21 se adhiere a otro cromosoma antes o durante la concepción. Aunque el feto tiene 46 cromosomas, tiene una porción extra de cromosoma 21 en sus células. Estos casos suponen el 4 % restante de síndromes de Down.

Todos los individuos con material genético del cromosoma 21 adicional, independientemente de la causa, desarrollarán algún rasgo característico de síndrome de Down. Dependiendo de cada persona se padecerán algunos síntomas específicos y la severidad variará también en función de cada uno.

En España por cada 10.000 recién nacidos vivos hay 4,92 casos de Síndrome de Down y en el año 2015 nacieron 269 con síndrome de Down según el último Boletín del ECEMC (Estudio Colaborativo Español de Malformaciones Congénitas). La edad materna es el único factor de riesgo que se ha visto ligado al riesgo de tener un niño afecto y aumenta significativamente con la edad materna. De acuerdo con el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos el riesgo asociado según la edad materna es el siguiente:

Edad materna  Riesgo de tener un bebé con S. Down
20 1 entre 1480
30 1 entre 940
40 1 entre 85
45 1 entre 35

Sin embargo, las mujeres jóvenes son las que tienen la mayoría de los bebés por lo que alrededor de un 80 % de los recién nacidos con síndrome de Down son de madres menores de 35 años.

No hay evidencias de que el síndrome de Down pueda ser causada por algún factor ambiental ni antes ni durante el embarazo. Aunque se trate de una condición genética solo la translocación de la trisomía 21 tiene el potencial de ser heredado.

Accordion Title
Acerca de Síndrome de Down
  • Signos y síntomas

    Existen muchos signos y síntomas característicos asociados a síndrome de Down. No todos los niños los tendrán todos y el grado de afectación de los mismos puede variar mucho. Estos signos y síntomas incluyen:

    • Cabeza pequeña, con orejas pequeñas y más bajas de lo habitual
    • Cuello corto con exceso de piel en la parte trasera
    • Ojos achinados, cara ancha y plana, y nariz corta
    • Boca pequeña y lengua protuberante
    • Manchas blancas en la parte pigmentada del ojo
    • Manos y pies anchos y cortos, y con una única línea en la palma
    • Dedos de las manos cortos y con un hueso anormal en el quinto dedo (meñique)
    • Bajo tono muscular (hipotonía)
    • Articulaciones hiperflexibles
    • Inestabilidad de la articulación atlantoaxial (malformación de la columna)
    • Retraso mental suave a moderado

    Los problemas de aprendizaje (deterioro cognitivo) y la discapacidad intelectual varían desde medio hasta moderado e incluyen:

    • Corto periodo de atención
    • Hiperactividad
    • Falta de criterio
    • Comportamiento disruptivo e impulsivo
    • Retraso en el desarrollo del lenguaje y el habla
    • Ansiedad
    • Dificultades para dormir
  • Enfermedades relacionadas

    Las personas con Síndrome de Down tienen un riesgo incrementado de padecer ciertas enfermedades en comparación con la población general. Algunas se presentan en el momento del nacimiento, algunas durante la niñez, otras durante la edad adulta y otras no llegan nunca a aparecer.  Los médicos y familiares de estos pacientes deben prestar atención a estas enfermedades puesto que los afectados puede que no sean capaces de explicar de manera clara y puede que se presenten de una manera inesperada, como por ejemplo mediante cambios de comportamiento.

    Las complicaciones pueden ser:

    • Trastorno del déficit de atención (TDA)
    • Trastorno del espectro autista
    • Enfermedades dentales
    • Trastornos gastrointestinales (alergias alimentarias; obstrucciones; riesgo incrementado de padecer enfermedad celíaca, el 16 % de las personas con Down sufren celiaquía)
    • Pérdida de audición (75%)
    • Defectos cardiacos y cardiopatías (cerca del 50%)
    • Elevada incidencia de infecciones respiratorias y de otitis, resfriados, bronquitis, amigdalitis y neumonía
    • Riesgo aumentado de padecer trastornos hematológicos (Síndrome mielodisplásico, leucemia, etc)
    • Envejecimiento prematuro, pérdida de habilidades cognitivas y síntomas tipo Alzheimer (lo padecen el 30 % a la edad de 50 años y un 50 % a los 60 años)
    • Convulsiones (epilepsia)
    • Apneas del sueño (del 50 al 100 %)
    • Compresión de médula espinal
    • Enfermedades de la tiroides (cerca del 10% en niños y entre un 13 y 50 % en adultos)
    • Problemas de la vista, incluidas las cataratas (cerca del 60%)
  • Pruebas relacionadas

    Cribado y pruebas diagnósticas

    Las pruebas tanto de cribado como diagnósticas se realizan durante el embarazo. Si el cribado indica un riesgo incrementado de que el feto sea afecto por síndrome de Down se debe de realizar una prueba diagnóstica confirmatoria (por ejemplo la amniocentesis). Las guías internacionales recomiendan que todas las embarazadas tengan que realizarse una prueba de cribado durante el embarazo. En España cada comunidad autónoma tiene definido su plan de realización del cribado tanto de primero cómo de segundo trimestre y es una combinación de marcadores bioquímicos y ecográficos.

    Cribado prenatal

    • Cribado prenatal no invasivo - ADN fetal en sangre materna (NIPS, NIPT) -  analiza el DNA fetal que es liberado por la placenta y que circula en pequeñas cantidades en la sangre materna. Se recomienda realizar la prueba antes de la semana 10 de gestación, especialmente para aquellas mujeres que se consideren de alto riesgo de tener un feto afecto de síndrome de Down.
    • Cribado del primer trimestre - translucencia nucal (no es una prueba de laboratorio, consúltese más adelante), proteína plasmática A asociada al embarazo (PAPP-A), y la fracción libre de la subunidad beta de la hormona gonadotropina coriónica humana (hCG). Se realizan entre la semana 10 y 4 días y la semana 13 y 6 días de gestación.
    • Cribado del segundo trimestre, conocido como "triple screening": alfa-fetoproteína (AFP), gonadotropina coriónica (hCG) y estriol no conjugado (uE3) o triple screening más inhibina A. Se realiza en las semanas 15 a 20 del embarazo.
    • Cribado de suero maternal secuencial e integrado – combina cribado de primero y segundo trimestre para detectar defectos del tubo neural, Síndrome de Down y trisomía 18. 

    Diagnóstico prenatal

    Se realizan estas pruebas cuando el cribado sale con riesgo superior a la media esperada. El personal médico especializado obtiene muestras de fluidos o tejidos que envuelven el feto para determinar si hay una copia extra del cromosoma 21. El riesgo de contaminación de la muestra o de resultado no concluyente con estas técnicas es muy bajo, alrededor del 1 %.

    Tanto el cribado como el diagnóstico prenatal son herramientas para detectar de manera precoz una afectación del feto con Síndrome de Down y permitir a la embarazada y su familia poder tomar una decisión sobre el futuro del embarazo.

    Diagnóstico tras el nacimiento

    Se basa principalmente en el estudio físico de los signos y síntomas característicos aunque algunos niños pueden presentar algún rasgo característico sin ser Síndrome de Down.

    • Cariotipo cromosómico. Se cultivan células a partir de una muestra de sangre y se analizan para detectar la presencia de una copia extra del cromosoma 21. También permite identificar el tipo de síndrome de Down.

     Pruebas para enfermedades asociadas

    • TSH y/o T4 – para detectar enfermedades tiroides, especialmente hipotiroidismo ya que se asocia comúnmente al Síndrome de Down a cualquier edad. Se suele realizar un control al recién nacido así como durante toda su vida.
    • Hemograma – para detectar infecciones, anemia o algunos desordenes hematológicos (Síndrome mielodisplásico, leucemia, por ejemplo)
    • Anticuerpos para la enfermedad celíaca – se recomienda realizarlo en niños con Síndrome de Down a los 2 años de edad o antes si se presentan signos y síntomas de celiaquía.

    Otras pruebas diagnósticas (ajenas al laboratorio)

    Prenatal

    • Translucencia nucal. Se mide, mediante ultrasonidos, el espacio entre la columna vertebral y la piel de detrás del cuello; no es diagnóstica, pero en un feto con síndrome de Down, el espacio puede estar aumentado. Esta prueba debe realizarla un especialista experto, para garantizar una correcta intepretación de la misma. Es uno de los parámetros que se incluye en el cribado de primer trimiestre
    • Ecografía de alta resolución durante el segundo semestre. Puede ayudar a monitorizar el desarrollo fetal y detectar malformaciones como defectos cardiacos y gastrointestinales.

    Diagnóstico tras el nacimiento

    • Ecocardiograma y radiografía torácica (para detectar defectos cardiacos)
    • Ecografía y/o resonancia magnética nuclear (RMN) para evaluar cualquier sospecha de trastorno congénito como defectos cardiacos u obstrucciones gastrointestinales
    • Audiometría
  • Tratamiento

    Actualmente no existe manera alguna de prevenir o de curar el síndrome de Down. El tratamiento va dirigido a los signos y síntomas causados por las patologías asociadas al síndrome de Down. Un 20 – 30 % aproximadamente de los recién nacidos con síndrome de Down muren en el primer año de vida. El cribado y el diagnóstico prenatal se realizan para detectar este trastorno en el feto y permitir a la madre (y familiares) tomar una decisión. El diagnóstico precoz permite a la familia y al médico trabajar conjuntamente para monitorizar al bebé y para estar preparados para cualquier complicación que pueda requerir atención justo tras el nacimiento. Estos tratamientos médicos pueden consistir en intervenciones quirúrgicas, como reparar los defectos cardiacos y las obstrucciones gastrointestinales, y empezar la medicación para trastornos como la enfermedad tiroidea.

    En individuos con síndrome de Down es muy importante establecer un control meticuloso, así como una atención rápida a los trastornos agudos y crónicos que se presenten para minimizar sus efectos, y una intervención temprana para desarrollar al máximo el potencial individual de cada paciente. Los síntomas, signos, complicaciones y habilidades de las personas con síndrome de Down son muy variados. Las familias deberían mantener una estrecha relación con el médico y otros especialistas para desarrollar planes de vida, de control y de tratamiento que satisfagan las necesidades del paciente.

    Existen programas tanto a nivel nacional, autonómico como local de intervención temprana en casos de síndrome de Down que pueden ayudar a estos niños a desarrollar sus aptitudes físicas, cognitivas y de comunicación. Muchos de estos niños serán capaces de asistir a clase en colegios normales, participar en deportes y ya en la edad adulta, tendrán un trabajo y podrán vivir vidas semi-independientes. La mayoría tendrá una vida relativamente normal y saludable. La esperanza de vida media de las personas con síndrome de Down ha aumentado en los últimos años de los 50 a los 60 e incluso a los 70 años.

Bibliografía

NOTA: Este artículo esta basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

What is Down Syndrome? National Down Syndrome Society. Disponible online en https://www.ndss.org/about-down-syndrome/down-syndrome/. Accedido en Octubre 2019.

Boletín Estudio Colaborativo Español de Malformaciones Congénitas (ECEMC). Memoria anual 2018 (datos correspondientes al año 2016). Disponible online en http://www.fundacion1000.es/IMG/pdf/-56.pdf Accedido en Octubre 2019

[Actualización: Julio 2018] Having a Baby After Age 35: How Aging Affects Fertility and Pregnancy. The American College of Obstetricians and Gynecologists. Disponible online en https://www.acog.org/Patients/FAQs/Having-a-Baby-After-Age-35-How-Aging-Affects-Fertility-and-Pregnancy?IsMobileSet=false. Accedido en Octubre 2019.

[Actualización: 31 Enero 2017] What Are Common Symptoms of Down Syndrome. National Institute of Child Health and Human Development. Disponible online en https://www.nichd.nih.gov/health/topics/down/conditioninfo/symptoms. Accedido en Octubre 2019.

[Actualización: 30 Abril 2018] Down Syndrome. Medscape. Disponible online en https://emedicine.medscape.com/article/943216-overview. Accedido en Octubre 2019.

[Actualización: 4 Junio 2019] Down Syndrome Tests. MedlinePlus. Disponible online en https://medlineplus.gov/lab-tests/down-syndrome-tests/. Accedido en Octubre 2019.

[Actualización: Setiembre 2019] Prenatal Genetic Screening Tests. The American College of Obstetrics and Gynecology. Disponible online en https://www.acog.org/Patients/FAQs/Prenatal-Genetic-Screening-Tests?IsMobileSet=false#first. Accedido en Octubre 2019.

First Trimester Maternal Serum Screening Using Biochemical Markers PAPP-A and Free β-hCG for Down Syndrome, Patau Syndrome and Edward Syndrome. Indian Journal of Clinical Biochemistry. Disponible online en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3547446/pdf/12291_2012_Article_269.pdf. Accedido en Octubre 2019.

Understanding a Diagnosis of Down Syndrome. National Down Syndrome Society. Disponible online en https://www.ndss.org/resources/understanding-a-diagnosis-of-down-syndrome/. Accedido en Octubre 2019.