También conocido como
Difenilhidantoína
Nombre sistemático
Fenitoína, total y libre
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el 04.12.2017.
Aspectos Generales
¿Por qué hacer el análisis?

Para determinar la concentración de fenitoína en sangre, que debe mantenerse en un rango terapéutico, y para detectar los casos de toxicidad por fenitoína.

¿Cuándo hacer el análisis?

De forma periódica para monitorizar el tratamiento, ya que es necesario para detectar concentraciones demasiado bajas o concentraciones tóxicas.

¿Qué muestra se requiere?

La determinación se realiza a partir de una muestra de sangre venosa.

¿Es necesario algún tipo de preparación previa?

Para esta prueba no se necesita ninguna preparación especial.

Quizás pueda encontrar los resultados de los análisis que se le han realizado en la página web de su laboratorio. Sin embargo, actualmente está en Lab Tests Online. Es posible que haya sido dirigido aquí por el sitio web de su laboratorio para que así pueda conseguir información útil sobre la (s) prueba (s) que se realizó.

Lab Tests Online es un sitio web de educación para el paciente que ofrece información sobre pruebas de laboratorio y que fue galardonado en el año 2009 con el Premio a las Mejores Iniciativas de Servicio al Paciente que convoca la Fundación Farmaindustria en el apartado correspondiente a sociedades científicas y profesionales.

El contenido de esta página ha sido revisado por especialistas del laboratorio. En ella, se proporcionan explicaciones generales de lo que podrían significar los resultados para cada una de las pruebas aquí desarrolladas. Por ejemplo, lo que podría significar obtener un valor alto o bajo en el contexto de su estado de salud.

Para conseguir los resultados de su análisis, deberá dirigirse al sitio web de su laboratorio o comunicarse con su médico.

Los rangos de referencia de las pruebas que se le han realizado los encontrará seguramente en su informe de laboratorio. Normalmente se encuentran a la derecha de los resultados.

Si no dispone del informe de laboratorio y desea obtener un rango de referencia, consulte a su médico o al laboratorio que realizó los análisis. Los resultados de las pruebas de laboratorio no tienen sentido por sí mismos. Toman significado cuando se comparan con los rangos de referencia. Los rangos de referencia son los valores esperados para una persona sana. A veces se les llama también valores "normales". Al comparar el resultado de una prueba con los valores de referencia, se puede ver si el resultado se encuentra fuera del rango de valores esperados. Los valores que están fuera de los rangos esperados pueden proporcionar pistas para ayudar a identificar posibles enfermedades o trastornos. Si bien la precisión de las pruebas de laboratorio ha evolucionado significativamente en las últimas décadas, puede existir cierta variabilidad entre laboratorios debido a las diferencias en los reactivos químicos empleados, las técnicas de medida y los analizadores o instrumentos que se utilizan. Esta es la razón por la que se proporcionan tan pocos rangos de referencia en esta página web. Es importante saber que, para evaluar si los resultados están "dentro de los límites normales", se debe aplicar el rango de referencia proporcionado por el laboratorio que realizó el análisis. Si desea obtener más información, refiérase al artículo Intervalos de referencia y su significado.

¿Qué es lo que se analiza?

La fenitoína es un fármaco empelado para tratar ciertos tipos de convulsiones (refiérase a epilepsia), entre las que se incluyen convulsiones psicomotoras y convulsiones que aparecen en el curso o después de neurocirugía. La fenitoína puede utilizarse aisladamente o junto con fenobarbital u otros fármacos anticonvulsivos. Con esta prueba se determina la cantidad de fenitoína en sangre.

En las enfermedades que cursan con convulsiones se afecta la capacidad cerebral para transmitir los impulsos eléctricos y para regular la actividad nerviosa. Durante una convulsión, el individuo puede sufrir cambios en el estado de conciencia, alteraciones en la vista, olfato y gusto y convulsiones musculares localizadas o de varios grupos musculares del cuerpo. La fenitoína actúa reduciendo la conductancia eléctrica de las células nerviosas, bloqueando la excesiva actividad electroquímica del cerebro durante las convulsiones.

Las convulsiones pueden afectar a cualquier persona y a cualquier edad. A menudo no se consigue identificar la causa, y la frecuencia y la gravedad varían entre cada individuo y a lo largo del tiempo en una misma persona. Así, se puede tener una única crisis convulsiva en toda la vida, o tenerlas de forma ocasional o de forma recurrente. En algún caso se observan crisis convulsivas que no finalizan si no se interviene médicamente.

La fenitoína es un fármaco que ayuda a prevenir la recurrencia de ciertos tipos de convulsiones. Todavía se prescribe pero cada vez más está siendo sustituida por otros fármacos.

Los niveles de fenitoína en sangre deben mantenerse dentro de un margen terapéutico estrecho ya que si la dosis es demasiado baja seguirán apareciendo las crisis convulsivas y si es demasiado alta aparecerán síntomas relacionados con la toxicidad de la fenitoína, como pérdida del equilibrio y caídas, nistagmus (movimientos oculares involuntarios y rápidos), confusión, trastornos del habla, temblores e hipotensión arterial.

Puede ser complicado mantener la concentración de fenitoína dentro de un margen. Los enzimas hepáticos encargados de su metabolización presentan una actividad que varía entre las personas y que puede afectarse por factores como la edad (los niños tienen un metabolismo más rápido que los ancianos) y la función hepática. Cuando el organismo ha alcanzado su capacidad máxima para procesar la fenitoína, pequeños incrementos en la dosis pueden causar grandes aumentos en las concentraciones sanguíneas, lo que incrementa la gravedad de los efectos secundarios y de la toxicidad que causa la fenitoína.

El efecto final de la fenitoína no puede predecirse. La dosis se tiene que ir ajustando poco a poco hasta alcanzar una concentración estable en sangre. La cantidad total de fármaco que debe administrarse para alcanzar esta concentración puede variar entre las personas y en un mismo individuo a lo largo del tiempo. Se debe controlar al individuo, tanto durante el período de ajuste de la dosis como durante el mantenimiento, para poder detectar posibles efectos colaterales y adversos producidos por el fármaco. En algunos casos, la severidad de los efectos colaterales obliga a plantearse un tratamiento alternativo con otro fármaco.

La mayor parte del fármaco circula por la sangre unida a proteínas. La forma activa es la que circula libremente o no unida a proteínas. Si una persona tiene una baja concentración de proteínas, como por ejemplo una albúmina baja por una insuficiencia hepática, puede tener un exceso de fenitoína activa. Además, la fenitoína a menudo interacciona con otros fármacos aumentando o disminuyendo la efectividad, tanto de estos fármacos como de la propia fenitoína. Es importante informar al médico acerca de otros medicamentos que se estén tomando.

¿Cómo se obtiene la muestra para el análisis?
Extracción de la muestra por punción de una vena del antebrazo.

¿Se requiere alguna preparación previa para asegurar la calidad de la muestra?
Para esta prueba no se requiere ninguna preparación especial.

NOTA: En el apartado, El laboratorio por dentro, encontrará información sobre la recogida y procesamiento de las muestras de sangre y los cultivos de esputo.

Accordion Title
Preguntas Comunes
  • ¿Cómo se utiliza?

    Esta prueba se utiliza para medir la concentración de fenitoína en sangre y saber si está dentro del margen terapéutico. Se suele solicitar cada pocos días al inicio del tratamiento para  ajustar la dosis que permita alcanzar la concentración deseada en sangre y de forma periódica durante el periodo de mantenimiento para comprobar que esta concentración sigue dentro del margen terapéutico. También se puede realizar al iniciar o acabar otros tratamientos (para observar los efectos que éstos pueden tener sobre las concentraciones sanguíneas de fenitoína). Se puede solicitar en personas que tienen crisis convulsivas a pesar del tratamiento o en aquéllas en las que se sospecha de una intoxicación por fenitoína.

    Normalmente, la fenitoína que se analiza es la total, que es la suma de la que circula unida a proteínas y la "libre". La fracción libre es la farmacológicamente activa. En condiciones normales el porcentaje de una y otra forma se mantiene estable, por lo que medir la fenitoína total es apropiado para monitorizar el tratamiento. No obstante, en ciertas situaciones, el porcentaje de fenitoína libre o activa puede aumentar y el individuo puede presentar signos de toxicidad a pesar de que la fenitoína total esté dentro del margen terapéutico. En estos casos se puede pedir la determinación de la fenitoína libre.

  • ¿Cuándo se solicita?

    Esta prueba se solicita en las personas que empiezan un tratamiento con fenitoína y a las que inician, modifican o discontinúan otra medicación; también si se observan cambios del estado de salud del individuo tratado. Una vez la concentración se estabiliza dentro del margen terapéutico, la fenitoína se mide de forma periódica para comprobar que esta situación se mantiene.

    También se realiza esta prueba en personas que no parecen responder a la fenitoína (siguen teniendo crisis convulsivas) para saber si la dosis es demasiado baja, no es efectiva y/o para conocer si el individuo está cumpliendo o no el tratamiento (no toma la fenitoína de forma regular). Por otra parte, también se analiza la fenitoína en individuos en los que se sospecha una posible toxicidad o que presentan efectos colaterales molestos. Entre estos destacan:

    • Inflamación de las encías y de los ganglios linfáticos
    • Hirsutismo
    • Insomnio
    • Náuseas
    • Confusión, irritabilidad
    • Dificultad para tragar
    • Fatiga
    • Fiebre
    • Erupciones cutáneas
    • Movimientos involuntarios de los ojos
    • Alteraciones del ritmo cardíaco
    • Disminución de la presión arterial

    La fenitoína libre se solicita en personas con trastornos que podrían hacer aumentar el porcentaje de ésta, como por ejemplo:

    • Fallo o insuficiencia renal
    • Enfermedad hepática
    • Hipoalbuminemia (niveles bajos de albúmina, que es una proteína presente en la sangre)
    • Toma de otros fármacos como la aspirina, el naproxeno o el ibuprofeno
  • ¿Qué significa el resultado?

    El rango terapéutico en adultos está entre 10-20 µg/mL para la fenitoína total (unida a proteínas más la "libre") y 1-2 µg/mL para la libre (no unida a proteínas). El porcentaje normal de fenitoína libre es de 8-14%.

    En la mayoría de personas con concentraciones dentro de estos márgenes, la fenitoína es eficaz y no produce toxicidad. De todas formas, la eficacia y la aparición de toxicidad varía entre personas. Hay personas que pueden presentar crisis convulsivas en el rango bajo de la normalidad y otras pueden presentar efectos secundarios en el rango alto de la normalidad. Se debe establecer un rango terapéutico individual en cada persona.

    En general, si la concentración de fenitoína está dentro del rango terapéutico y no se presentan crisis convulsivas recurrentes ni efectos secundarios a la medicación, la dosis es correcta. No se debe variar la pauta de medicación ni dejar de tomar el fármaco sin consultárselo al médico, ya que aumentaría el riesgo de crisis o efectos secundarios, además de poder afectar a la efectividad de otros fármacos que se estén tomando. El ajuste de las dosis de los fármacos se debe valorar de forma individual.

  • ¿Hay algo más que debería saber?

    Las personas que toman fenitoína durante mucho tiempo pueden desarrollar déficit de vitamina D, entumecimiento de las extremidades por una lesión nerviosa (neuropatía periférica), acné, hirsutismo, engrosamiento de los rasgos faciales o debilidad ósea. En una minoría de casos puede aparecer erupción cutánea generalizada y otras afectaciones cutáneas que requieran hospitalización.

    El uso de fenitoína durante el embarazo aumenta el riesgo de que el recién nacido presente defectos graves al nacer, por lo que es importante informar al médico acerca de la medicación que se está tomando.

    La fenitoína también se puede prescribir para otros trastornos como la neuralgia del trigémino, que causa episodios de dolor agudo en la mandíbula, y otras causas de dolor de tipo neurálgico. En estos casos también deberían monitorizarse los niveles de fenitoína.

    La fenitoína no es efectiva para todos los tipos de convulsiones y en todos los individuos.

    Son varios los fármacos, sustancias que se venden sin receta médica y suplementos que pueden aumentar, disminuir o interferir en el metabolismo y, por tanto, en la concentración de la fenitoína en la sangre. Fármacos cuyos efectos pueden verse reducidos por la toma de fenitoína son: corticosteroides como prednisona, estrógenos, algunos anticoagulantes y algunos antidepresivos. La fenitoína también puede hacer disminuir la eficacia de contraceptivos orales y de otros anticonceptivos. Los fármacos que hacen aumentar la concentración de fenitoína en sangre son: diazepam, algunos antidepresivos y omeprazol. La absorción oral de fenitoína disminuye si se toman antiácidos que contengan magnesio, sales de calcio y productos de nutrición enteral. También hay muchos fármacos que interactúan con la fenitoína, por lo que es importante informar al médico acerca de los fármacos o suplementos que se están tomando.

  • ¿Durante cuánto tiempo se tiene que tomar la fenitoína?

    Tanto la fenitoína como otros antiepilépticos se suelen tomar cada día (en algunos casos varias veces al día) durante toda la vida, excepto en los casos en que las crisis convulsivas están provocadas por una causa reversible o temporal. En estos casos el tratamiento también es temporal.

  • ¿Cómo se toma la fenitoína?

    Se toma en forma de pastilla o de jarabe. Durante el "status epiléptico" (crisis convulsiva contínua), la fenitoína se da por vía intravenosa para conseguir una acción rápida.

  • ¿Se puede determinar el nivel de fenitoína en casa?

    No. Se necesita un equipo especial. Las muestras se recogen por punción de una vena del antebrazo y se analizan en el laboratorio.

Bibliografía

Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

Phenytoin. Medline Plus. Fenitoína. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/druginfo/meds/a682022-es.html

Dilantin. RxList.com. http://www.rxlist.com/dilantin-drug.htm

Charlene Miller et al. Phenytoin Toxicity Clinical Presentation. Medscape. http://emedicine.medscape.com/article/816447-clinical#a0217

Phenytoin (Phenytek, Dilantin). NYU Langone Medical Center. http://epilepsy.med.nyu.edu/treatment/medications/phenytoin#sthash.5jYjrrwC.dpbs

von Winckelmann S, Spriet I, Willems L. Therapeutic Drug Monitoring of Phenytoin in Critically Ill Patients. Medscape. http://www.medscape.com/viewarticle/583862

Miller C. Toxicity, Phenytoin. Medscape eMedicine. http://emedicine.medscape.com/article/816447-overview

Duldner J. Sobredosis de fenitoína. Medline Plus Drug Information. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/002533.htm

Malaty W, Stiglemen S. Antiepileptic Drug Monitoring. Am Fam Physician. 2008 Aug 1;78(3):385-386. http://www.aafp.org/afp/2008/0801/p385

Tietz Textbook of Clinical Chemistry and Molecular Diagnostics. Burtis CA, Ashwood ER, Bruns DE, eds. St. Louis: Elsevier Saunders; 2006 Pp 1252, 2313.

Thomas, Clayton L., Editor (1997). Taber's Cyclopedic Medical Dictionary. F.A. Davis Company, Philadelphia, PA [18th Edition].

Beckmann, Charles R, et al. Obstetrics and Gynecology. 4th Ed. Baltimore: Lippincott Williams & Wilkins, 2002.

Pregúntenos

*Importante*: No es posible interpretar los resultados de los análisis clínicos fuera del contexto de la historia clínica del paciente. Rogamos no remita resultados para su interpretación, ya que ésta debe ser realizada exclusivamente por su médico. Si tiene dudas sobre esta prueba, puede completar un formulario y solicitar interpretación más detallada sobre el análisis en cuestión. Su consulta se tratará de manera confidencial y será respondida por un profesional del laboratorio clínico.

Es usted profesional sanitario?