Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el 31.03.2018.
¿En qué consiste?

El hígado es un órgano vital localizado en la parte superior derecha del abdomen. De dimensiones similares a una pelota de rugbi y de 1-2 kilos, se encarga de diferentes funciones: metabolismo y detoxificación de sustancias que podrían ser nocivas para el organismo, conversión de los alimentos en productos esenciales que pasan a la sangre, regulación de la coagulación sanguínea, producción de proteínas y enzimas, regulación del equilibrio hormonal y almacén de algunas vitaminas. El hígado también sintetiza diversos factores que ayudan al sistema inmune a luchar contra las infecciones y a eliminar bacterias de la sangre; además, produce la bilis, que es esencial en la digestión.

Perfil hepáticoLa bilis es un líquido verdoso-amarillento formado por ácidos o sales biliares y productos de desecho como la bilirrubina (procedente de la destrucción de los hematíes) y otros pigmentos biliares, que circula a través de los conductos biliares intrahepáticos. La bilis circula desde estos conductos hacia otros de mayor diámetro que finalmente confluyen hacia el conducto biliar, permitiendo así la salida de la bilis del hígado. Parte de la bilis se libera directamente hacia el duodeno, pero el resto queda almacenada en la vesícula biliar. Después de comer, la vesícula biliar -del tamaño de un puño y situada al lado del hígado- libera parte de la bilis almacenada al intestino delgado donde facilita la digestión de las grasas de la dieta.

¿En qué consiste la enfemedad hepática?
Se conoce como enfermedad hepática a cualquier trastorno que ocasione inflamación o daño tisular del hígado y que repercuta sobre la función de este órgano. Entre las causas destacan las infecciones, los traumatismos, la toxicidad por la exposición a drogas o alcohol u otros tóxicos, las enfermedades autoinmunes o trastornos genéticos que conducen al almacenamiento de sustancias nocivas en el organismo, como el hierro o el cobre. Todo ello puede ocasionar inflamación, cicatrización, obstrucciones, trastornos de la coagulación e insuficiencia hepatica.

Accordion Title
Acerca de Enfermedad hepática
  • Tipos de enfermedad hepática

    En la tabla siguiente se listan algunos tipos de enfermedad hepática.

    Tipo de enfermedad hepática Descripción Ejemplos de causas/condiciones
    Insuficiencia hepática aguda Disminución rápida de la función hepática Fármacos, toxinas, gran variedad de enfermedades hepáticas
    De causa alcohólica Daño hepático debido al consumo de alcohol; puede ocasionar una esteatosis hepática (hígado graso), hepatitis alcohólica o cirrosis Consumo excesivo y prolongado de alcohol
    Asociada a proceso autoinmune El organismo elabora una respuesta inmune inadecuada contra sí mismo; a veces se desarrollan anticuerpos contra el propio tejido hepático Cirrosis biliar primaria (CBP),  colangitis esclerosante primaria, hepatitis autoinmune
    Síndrome de Budd-Chiari Coágulos sanguíneos impiden el flujo normal de la sangre a nivel del hígado; pueden existir signos y/o síntomas como ascitis, aumento de tamaño del hígado, ictericia y dolor abdominal Trastornos por hipercoagulabilidad, lesiones hepáticas, cánceres, infecciones parasitarias
    Cirrosis Cicatrización del tejido hepático que conduce a una disminución de su función Ocasionada por múltiples causas aunque normalmente es la consecuencia de una hepatitis crónica, alcoholismo u obstrucción crónica de los conductos biliares
    Genética Mutaciones genéticas que pueden generar lesión hepática; relativamente raras Hemocromatosis, déficit de alfa-1 antitripsina, enfermedad de Wilson
    Hepatitis Inflamación aguda o crónica del hígado Virus, consumo excesivo de alcohol, fármacos, toxinas, autoinmune, esteatosis hepática de causa no alcohólica
    Infecciones Algunas infecciones pueden ocasionar enfermedad hepática en distinto grado; obstrucción de los conductos biliares Hepatitis víricas, infecciones parasitarias
    Cáncer hepático Cáncer originado en el hígado Mayor riesgo en hepatitis crónicas y en cirrosis; el carcinoma hepatocelular es el tumor hepático más frecuente
    Obstrucción de los conductos biliares Obstrucción parcial o completa de los conductos biliares Tumores, piedras en la vesícula, inflamación, traumatismos
  • Signos y Síntomas

    Una enfermedad hepática puede no causar signos ni síntomas al principio o estos pueden ser muy inespecíficos, como debilidad o pérdida de energía.

    En las formas agudas, los síntomas y signos suelen estar relacionados con el metabolismo de la bilirrubina, apareciendo ictericia (color amarillento de piel y conjuntiva ocular), una orina oscura y heces descoloridas; además también son frecuentes la pérdida de apetito, náuseas, vómitos y diarrea.

    Las formas crónicas pueden incluir signos y síntomas como ictericia, orina oscura, aumento del perímetro abdominal (debido a la ascitis), prurito o picor, pérdida de peso no justificable por otra causa y dolor abdominal. Estos signos y síntomas no suelen presentarse hasta que la enfermedad se encuentra ya en una fase avanzada.

  • Pruebas relacionadas

    Pruebas de laboratorio

    El objetivo de estas pruebas es el de detectar daño hepático, evaluar su gravedad, diagnosticar la causa y monitorizar la función del hígado a lo largo del tiempo. La detección precoz es importante puesto que la enfermedad hepática puede cursar sin o con muy pocos síntomas. El diagnóstico de la causa de la enfermedad hepática permite orientar el tratamiento. El hígado es a menudo capaz de resolver la inflamación y revertir el daño, pero cuando existe obstrucción de los conductos biliares y/o cirrosis la lesión puede ser permanente. Al monitorizar la función hepática a lo largo del tiempo se pueden ir tomando las medidas adecuadas para preservar la función de este órgano.

    Detección y monitorización
    Son varias las pruebas que se realizan rutinariamente en un examen de rutina y esencialmente son las que se incluyen en un perfil hepático cuando existen síntomas y/o signos de enfermedad hepática, o cuando se piensa que una persona puede tener riesgo de desarrollarla. Estas pruebas miden niveles de enzimas específicos, bilirrubina y proteínas que estarán alterados cuando exista enfermedad hepática. En una persona con enfermedad hepática, también pueden solicitarse algunas de ellas individualmente, como la bilirrubina, para monitorizar la función del hígado. Si alguna de estas pruebas resulta alterada seguramente serán necesarios estudios adicionales para diagnosticar el trastorno que ocasiona la enfermedad hepática. Entre estas pruebas se incluyen:

    • Alanina aminotransferasa (ALT) - enzima principalmente hallado en el hígado y la mejor prueba para detectar la hepatitis
    • Fosfatasa alcalina - enzima relacionado con los conductos biliares, a menudo aumenta si están obstruidos
    • Aspartato aminotransferasa (AST) - enzima presente en el hígado pero también en otras partes del organismo como el corazón y los músculos
    • Gamma-glutamil transferasa (GGT) - enzima principalmente hallado en el hígado y muy sensible a los cambios de la función hepática
    • Bilirrubina total - mide toda la bilirrubina de la sangre; aumenta en muchas enfermedades hepáticas
    • Bilirrubina directa - mide una forma de bilirrubina conjugada (combinada con otro compuesto)
    • Albúmina - es la principal proteína sintetizada por el hígado e indica si el hígado tiene conservada su función
    • Proteínas - suma de albúmina y todas las demás proteínas del plasma, incluyendo anticuerpos (producidos para combatir infecciones, aunque no producidos en el hígado)

    Diagnóstico y monitorización
    Para conocer la causa de la enfermedad pueden solicitarse otras pruebas, así como para monitorizar el tratamiento. Se incluyen:

    • Biopsia hepática - muestra diminuta de tejido hepático para evaluar la estructura y las células del hígado; útil para diagnosticar gran variedad de enfermedades
    • Pruebas de hepatitis (Hepatitis A, Hepatitis B, Hepatitis C) - para detectar hepatitis víricas
    • Alfa-fetoproteína (AFP) - elevada en casos de cáncer hepático
    • Tiempo de protrombina (TP) - para evaluar la coagulación
    • Pruebas relacionadas con el metabolismo del hierro - cuando se sospecha hemocromatosis
    • Cobre y ceruloplasmina - cuando se sospecha enfermedad de Wilson (enfermedad en la que está alterado el metabolismo del cobre)
    • Alfa-1 antitripsina - si se sospecha un déficit de alfa-1 antitripsina
    • Anticuerpos antimitocondriales (AMA) - si se sospecha cirrosis biliar primaria
    • Niveles de acetominofeno (paracetamol), etanol y/o análisis de drogas de abuso - cuando se sospecha insuficiencia hepática debida a fármacos o tóxicos
    • Hemograma - para determinar la cantidad de hematíes, leucocitos y plaquetas

     

    Otras pruebas diagnósticas (ajenas al laboratorio)

    • Ulrasonidos (ecografías)
    • Tomografia axial computarizada (TAC)
    • Resonancia magnética nuclear (RMN)
    • Colangiopancreatografía con resonancia magnética
    • Colangiograma transhepático percutáneo
    • Colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CREP)

    Si desea más información acerca de estas pruebas, acceda a este enlace.

  • Tratamiento

    La mejor manera de combatir una enfermedad hepática es con la prevención. Existen vacunas contra la hepatitis A y B, y se pueden prevenir muchos casos de hepatitis evitando la exposición a factores de riesgo que favorecen su transmisión.

    Aunque la inflamación se puede solucionar con el tiempo, el daño hepático podría ser permanente. El tratamiento de la enfermedad hepática se basa en mantener la función hepática residual, tratar la causa de base y en minimizar el riesgo de complicaciones, ya sea con fármacos o con cirugía o incluso con transplante.

    Las personas diagnosticadas de enfermedad hepática requieren una monitorización a largo plazo y un tratamiento individualizado específico para su enfermedad.

Bibliografía

NOTA: Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

Liver Disorders. CHealth. http://chealth.canoe.ca/condition_info_details.asp?disease_id=176

Nonalcoholic Fatty Liver Disease. Mayo Clinic. http://www.mayoclinic.com/health/nonalcoholic-fatty-liver-disease/DS00577/DSECTION=tests-and-diagnosis

Cirrhosis. MedicineNet.com. http://www.medicinenet.com/cirrhosis/page3.htm#what_are_the_common_causes_of_cirrhosis

American Liver Foundation. Alcohol Related Liver Disease. http://www.liverfoundation.org/abouttheliver/info/alcohol/

Longstreth G. Enfermedad hepática alcohólica. MedlinePlus Medical Encyclopedia. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000281.htm

Viral Hepatitis National Center for Infectious Diseases. http://www.cdc.gov/ncidod/diseases/hepatitis/a/fact.htm

NINDS Reye's Syndrome Information Page. National Institute of Neurological Disorders and Stroke. http://www.ninds.nih.gov/disorders/reyes_syndrome/reyes_syndrome.htm

NINDS Wilson's Disease Information Page. National Institute of Neurological Disorders and Stroke. http://www.ninds.nih.gov/disorders/wilsons/wilsons.htm

Cirrhosis and Portal Hypertension. Familydoctor.org. http://familydoctor.org/familydoctor/en/diseases-conditions/cirrhosis-and-portal-hypertension.html

Mayo Clinic Staff. Liver Problems. MayoClinic.com. http://www.mayoclinic.com/health/liver-problems/DS01133/METHOD=print

Herrine, S. Approach to the Patient with Liver Disease, Introduction. Merck Manual for Healthcare Professionals. http://www.merck.com/mmpe/sec03/ch022/ch022a.html

Calvaruso, V. and Craxi, A. Implication of Normal Liver Enzymes in Liver Disease. Medscape from J Viral Hepat. 2009;16(8):529-536.

Wolf, D. Cirrhosis. Medscape. http://emedicine.medscape.com/article/185856-overview

Pyrsopoulos, N. and Reddy, K. R. Primary Biliary Cirrhosis. eMedicine. http://emedicine.medscape.com/article/171117-overview

Bonheur, J. and Ells, P. Biliary Obstruction. eMedicine. http://emedicine.medscape.com/article/187001-overview

Grenache, D. et. al. Liver Disease Evaluation. ARUP Consult. http://www.arupconsult.com/Topics/LiverDzEval.html

Pagana, K. D. & Pagana, T. J. (© 2007). Mosby's Diagnostic and Laboratory Test Reference 8th Edition: Mosby, Inc., Saint Louis, MO. Pp 606-609.

Clarke, W. and Dufour, D. R., Editors (© 2006). Contemporary Practice in Clinical Chemistry: AACC Press, Washington, DC. Pp 269-279.

Kasper DL, Braunwald E, Fauci AS, Hauser SL, Longo DL, Jameson JL eds, (2005). Harrison's Principles of Internal Medicine, 16th Edition, McGraw Hill, Pp 1808-1813.

Henry's Clinical Diagnosis and Management by Laboratory Methods. 21st ed. McPherson R, Pincus M, eds. Philadelphia, PA: Saunders Elsevier: 2007, Pp 265, 267, 274-276.

Thomas, Clayton L., Editor (1997). Taber's Cyclopedic Medical Dictionary. F.A. Davis Company, Philadelphia, PA [18th Edition].

Pagana, Kathleen D. & Pagana, Timothy J. (2001). Mosby's Diagnostic and Laboratory Test Reference 5th Edition: Mosby, Inc., Saint Louis, MO.