También conocido como
Prueba del hidrógeno en aire espirado
Prueba de lactosa en aire espirado
Prueba de absorción de disacáridos
Tolerancia oral a la lactosa
Nombre sistemático
Prueba del hidrógeno en aire espirado; Prueba de lactosa en aire espirado
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el 11.12.2017.
Aspectos Generales
¿Por qué hacer el análisis?
Para diagnosticar una intolerancia a la lactosa en personas con dificultad para digerir productos lácteos; a veces en la investigación de trastornos de malabsorción.
¿Cuándo hacer el análisis?
Cuando existen signos o síntomas como dolor abdominal, distensión abdominal, gases abdominales y diarrea después del consumo de leche y derivados lácteos.
¿Qué muestra se requiere?
La determinación se realiza a partir de una serie de muestras de aire espirado obtenidas en un recipiente específico; o a partir de una serie de muestras de sangre venosa.
¿Es necesario algún tipo de preparación previa?
Para esta prueba es necesario haber estado en ayunas durante toda la noche, solo se permite tomar agua. Debe evitarse el ejercicio físico intenso. Es posible que se indique de lavarse bien los dientes o enjuagar la boca con agua antes y durante la realización de la prueba.

Quizás pueda encontrar los resultados de los análisis que se le han realizado en la página web de su laboratorio. Sin embargo, actualmente está en Lab Tests Online. Es posible que haya sido dirigido aquí por el sitio web de su laboratorio para que así pueda conseguir información útil sobre la (s) prueba (s) que se realizó.

Lab Tests Online es un sitio web de educación para el paciente que ofrece información sobre pruebas de laboratorio y que fue galardonado en el año 2009 con el Premio a las Mejores Iniciativas de Servicio al Paciente que convoca la Fundación Farmaindustria en el apartado correspondiente a sociedades científicas y profesionales.

El contenido de esta página ha sido revisado por especialistas del laboratorio. En ella, se proporcionan explicaciones generales de lo que podrían significar los resultados para cada una de las pruebas aquí desarrolladas. Por ejemplo, lo que podría significar obtener un valor alto o bajo en el contexto de su estado de salud.

Para conseguir los resultados de su análisis, deberá dirigirse al sitio web de su laboratorio o comunicarse con su médico.

Los rangos de referencia de las pruebas que se le han realizado los encontrará seguramente en su informe de laboratorio. Normalmente se encuentran a la derecha de los resultados.

Si no dispone del informe de laboratorio y desea obtener un rango de referencia, consulte a su médico o al laboratorio que realizó los análisis. Los resultados de las pruebas de laboratorio no tienen sentido por sí mismos. Toman significado cuando se comparan con los rangos de referencia. Los rangos de referencia son los valores esperados para una persona sana. A veces se les llama también valores "normales". Al comparar el resultado de una prueba con los valores de referencia, se puede ver si el resultado se encuentra fuera del rango de valores esperados. Los valores que están fuera de los rangos esperados pueden proporcionar pistas para ayudar a identificar posibles enfermedades o trastornos. Si bien la precisión de las pruebas de laboratorio ha evolucionado significativamente en las últimas décadas, puede existir cierta variabilidad entre laboratorios debido a las diferencias en los reactivos químicos empleados, las técnicas de medida y los analizadores o instrumentos que se utilizan. Esta es la razón por la que se proporcionan tan pocos rangos de referencia en esta página web. Es importante saber que, para evaluar si los resultados están "dentro de los límites normales", se debe aplicar el rango de referencia proporcionado por el laboratorio que realizó el análisis. Si desea obtener más información, refiérase al artículo Intervalos de referencia y su significado.

¿Qué es lo que se analiza?
La prueba de tolerancia a la lactosa mide la cantidad de hidrógeno en el aire que se espira o las modificaciones en los niveles de glucosa en sangre, después de que la persona tome una cantidad estándar de lactosa; se sabe así si el individuo es capaz de digerir adecuadamente la lactosa.
 
La lactosa es un azúcar complejo (disacárido) que se encuentra en la leche y en muchos otros productos lácteos. Para que el organismo pueda absorberla y utilizarla, la lactosa se tiene que escindir en dos moléculas de azúcar simple, glucosa y galactosa (monosacáridos). Este proceso de digestión lo efectúa la lactasa, que es un enzima producido por las células que revisten interiormente el intestino.
 
Cuando no se produce suficiente cantidad de lactasa (deficiencia de lactasa), la lactosa no digerida transita por el intestino delgado y alcanza el intestino grueso, siendo ahí degradada por las bacterias, produciendo gas hidrógeno y ácido láctico. Este proceso puede resultar en dolor y distensión abdominal, flatulencia y diarrea entre 30 minutos y 2 horas después del consumo de leche o sus derivados.
 
Prácticamente todos los bebés nacen con capacidad para digerir lactosa, pero la producción de lactasa disminuye con la edad. Cerca del 65% - 70% de personas desarrolla algún grado de intolerancia a la lactosa en la edad adulta. El grado de intolerancia varía en función de la raza y grupo étnico, de tal manera que en el Norte de Europa aproximadamente el 90% - 95% de personas conserva la capacidad de digestión de la lactosa, mientras que en América y en Asia casi el 100% de la población es intolerante a la lactosa.
 
Se dispone de dos tipos distintos de pruebas para evaluar una intolerancia a la lactosa. En ambos casos debe obtenerse una primera muestra en ayunas. El individuo en cuestión debe beberse un preparado líquido con una cantidad estándar conocida de lactosa, y posteriormente se recogen muestras de manera seriada para su análisis.
 
Prueba del hidrógeno en aire espirado
Es la prueba principalmente empleada para detectar y diagnosticar una intolerancia a la lactosa. Esta prueba mide la cantidad de gas hidrógeno en muestras de aire espirado. En casos de intolerancia a la lactosa, la lactosa alcanza el intestino grueso sin haber sido digerida, y allí es degradada por las bacterias intestinales, produciendo un exceso de gas hidrógeno. El hidrógeno pasa a la circulación sanguínea, y la sangre a su paso por el pulmón, lo libera al aire que se espirará.
 
Prueba de tolerancia a la lactosa en sangre
Se trata de otra prueba que también puede emplearse y que mide la concentración de glucosa en muestras seriadas de sangre. Detecta la conversión (o no) de la lactosa ingerida en glucosa y galactosa.
 
¿Cómo se obtiene la muestra para el análisis?
Las muestras de aire espirado se recogen en unas bolsas o en dispositivos especiales en los que el afecto tiene que soplar; en el caso de la sangre, se extrae la muestra por punción de una vena del antebrazo.
 
¿Se requiere alguna preparación previa para asegurar la calidad de la muestra?
Para esta prueba es necesario haber estado y seguir en ayunas durante la prueba. Debe evitarse el ejercicio físico y el consumo de tabaco previamente al análisis. Es posible que se indique de lavarse bien los dientes o enjuagar la boca con agua antes y después de beber el preparado con lactosa.
 
NOTA: En el apartado, El laboratorio por dentro, encontrará información sobre la recogida y procesamiento de las muestras de sangre y los cultivos de esputo.
Accordion Title
Preguntas Comunes
  • ¿Cómo se utiliza?

    La prueba de tolerancia a la lactosa es útil para diagnosticar una intolerancia a la lactosa. Puede solicitarse aisladamente o junto con otras pruebas si se sospecha que puede ser secundaria a otras causas, como en trastornos de malabsorción. La prueba más frecuentemente empleada es la del hidrógeno en aire espirado, más que la prueba de tolerancia a la lactosa realizada en sangre.

  • ¿Cuándo se solicita?

    La prueba se solicita cuando una persona presenta signos y/o síntomas sugerentes de  intolerancia a la lactosa, entre 30 minutos y 2 horas después de tomar leche o sus derivados. Entre estos signos y síntomas se incluyen:

    • Dolor y distensión abdominal
    • Diarrea
    • Náuseas
    • Flatulencia
  • ¿Qué significa el resultado?

    Prueba del hidrógeno en aire espirado

    Antes de tomarse el preparado líquido con lactosa, se obtiene una muestra de aire espirado. Si el contenido en gas hidrógeno en el aire espirado aumenta de manera significativa respecto a la primera muestra (basal), es probable que la persona sea intolerante a la lactosa.

    En caso de que en las muestras de aire no se detecte hidrógeno o en muy poca cantidad, será menos probable que exista una intolerancia a la lactosa y los signos y síntomas quizás serán atribuibles a otra causa. No obstante, se puede dar el caso de ser intolerante a la lactosa y que el resultado de esta prueba sea negativo; podría ser que las bacterias intestinales no puedan producir hidrógeno. Esta peculiaridad puede verificarse administrando un preparado de lactulosa, que es un disacárido sintético no digerible que las bacterias intestinales procesan como si se tratara de lactosa, produciendo pues hidrógeno. Como la lactulosa no puede absorberse, si todavía no se detecta hidrógeno en el aire espirado, se considera que el resultado es falsamente negativo, y que la persona quizás es intolerante a pesar de todo a la lactosa.

    Prueba de tolerancia a la lactosa en sangre

    Se obtienen muestras de sangre de manera seriada en las que se mide la glucosa. Si los niveles de glucosa no aumentan y la persona presenta signos y síntomas compatibles con intolerancia a la lactosa, es probable que realmente lo sea. Si los niveles de glucosa en estas muestras aumentan progresivamente, es indicativo de que la persona puede digerir la lactosa y por lo tanto, se descarta una intolerancia a la misma.

    En personas diabéticas, los niveles de glucosa en sangre pueden aumentar a pesar de que no produzcan lactasa en cantidad suficiente para digerir la lactosa; en estas situacions los resultados deben interpretarse con cautela.

  • ¿Hay algo más que debería saber?

    Si se ha tomado antibióticos uno o dos meses previamente a la realización de la prueba, el número de bacterias intestinales en el intestino grueso puede haber disminuido y el resultado de la prueba del hidrógeno en aire espirado puede ser un falso negativo.

    Cuando el tránsito intestinal es rápido (el movimiento de los alimentos por el intestino es más rápido de lo normal), se pueden experimentar signos y/o síntomas similares a los de una intolerancia a la lactosa, al estar la lactosa menos tiempo en contacto con la superficie intestinal y al tener la lactasa menos tiempo para actuar sobre la lactosa.

    También pueden experimentarse signos y/o síntomas similares a los de una intolerancia a la lactosa cuando existe sobrecrecimiento (más bacterias de lo habitual) bacteriano a nivel intestinal, igual que puede suceder en otros trastornos gastrointestinales.

    A pesar de que no es frecuente, puede realizarse un estudio de las mutaciones en el gen que regula la producción de lactasa (gen LCT), en sustitución de la prueba del hidrógeno en aire espirado.

  • ¿Debe evaluarse una posible intolerancia a la lactosa en todas las personas?

    Muchas personas presentan cierto grado de intolerancia a la lactosa, especialmente a medida que se hacen mayores, pero no es necesario realizar la prueba de tolerancia a la lactosa.

  • ¿La prueba del aire espirado se puede utilizar con alguna otra finalidad?

    Sí, pueden administrarse preparados con otros tipos de azúcar para evaluar otras intolerancias a disacáridos distintos a la lactosa.

    Se dispone de otras pruebas en aire espirado en las que se miden otras sustancias que no tienen nada en común con la prueba de tolerancia a la lactosa; por ejemplo la prueba para detectar una infección por Helicobacter pylori y la prueba para detectar consumo de alcohol (etanol).

  • ¿Se puede hacer algo para aumentar la producción de lactasa?

    No, aunque debe tenerse en cuenta que muchas personas con intolerancia a la lactosa son capaces de digerir pequeñas cantidades de leche, y toleran el yogurt y los quesos curados.

  • ¿Se puede tratar la intolerancia a la lactosa?

    No existe un tratamiento específico para curar la intolerancia a la lactosa, pero este trastorno es fácil de controlar. Existen en el mercado productos sin lactosa. También se dispone de suplementos que contienen la enzima lactasa y que pueden tomarse al consumir leche o derivados lácteos, para así prevenir las molestias gastrointestinales. Por otra parte, en intolerantes a la lactosa, se pueden encontrar otras fuentes dietéticas de calcio y de otros nutrientes normalmente hallados en productos lácteos.

  • ¿La intolerancia a la lactosa solo se refiere a la leche humana y a la leche de vaca?

    No, la lactosa está presente en la leche de mamíferos, como por ejemplo la cabra.

  • ¿La leche de soja contiene lactosa?

    No. La leche de soja y otros productos (como la leche de arroz) constituyen una buena alternativa para personas intolerantes a la lactosa.

Bibliografía

Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

Dugdale, D. Pruebas de tolerancia a la lactosa. MedlinePlus Medical Encyclopedia. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/003500.htm

Pagana, K. D. & Pagana, T. J. (© 2011). Mosby's Diagnostic and Laboratory Test Reference 10th Edition: Mosby, Inc., Saint Louis, MO. Pp 608-610.

Delgado, J. and Grenache, D. Malabsorption. ARUP Consult. http://www.arupconsult.com/Topics/Malabsorption.html?client_ID=LTD#tabs=0

Mayo Clinic staff. Lactose intolerance. MayoClinic.com. http://www.mayoclinic.com/health/lactose-intolerance/DS00530/METHOD=print

Zieve, D. and Eltz, D. Intolerancia a la lactosa. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000276.htm

Roy, P. et. al. Lactose Intolerance. Medscape Reference. http://emedicine.medscape.com/article/187249-overview

Lactose intolerance. Genetics Home Reference. http://ghr.nlm.nih.gov/condition/lactose-intolerance

Hydrogen Breath Test. University of Michigan Health Syste. http://www.med.umich.edu/1libr/aha/umhbt.htm

Lactose and Glucose Hydrogen Breath Test. Cleveland Clinic. http://my.clevelandclinic.org/disorders/Lactose_Intolerence/hic_Lactose_and_Glucose_Hydrogen_Breath_Test.aspx

Lomer, M. et. al. Review Article: Lactose Intolerance in Clinical Practice – Myths and Realities. Medscape Today News from Alimentary Pharmacology & Therapeutics. V 27(2):93-103. http://www.medscape.com/viewarticle/568556

Zhao, J. et. al. Lactose Intolerance in Patients with Chronic Functional Diarrhoea: The Role of Small Intestinal Bacterial Overgrowth. Medscape Today News from Alimentary Pharmacology & Therapeutics. V 31(8):892-900. http://www.medscape.com/viewarticle/719417

Swagerty, D. et. al. Lactose Intolerance. Am Fam Physician. 2002 May 1;65(9):1845-1851. http://www.aafp.org/afp/2002/0501/p1845.html

Marks, J. Hydrogen Breath Test. MedicineNet.com. http://www.medicinenet.com/hydrogen_breath_test/article.htm

Simre'n, M. and Stotzer, P. Use and abuse of hydrogen breath tests. Gut 2006;55:297–303. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1856094/

Wu, A. (© 2006). Tietz Clinical Guide to Laboratory Tests, 4th Edition: Saunders Elsevier, St. Louis, MO. Pp 350-351, 656-657.

Tietz Textbook of Clinical Chemistry and Molecular Diagnostics. Burtis CA, Ashwood ER, Bruns DE, eds. 4th edition, St. Louis: Elsevier Saunders; 2006, Pp 1862-1864.

Woodfin BM, Arora S: Lactose Intolerance, in Clinical Studies in Medical Biochemistry. Glew RH and Iinomiya Y, eds. Oxford University Press:New York. Chapter 14, Pp 152-160, 1997.

Hack S, Bergwerk A. Lactose Intolerance, in Pediatric Nutrition in Chronic Diseases and Developmental Disorders, 2nd ed. Walberg Ekvall S and Ekvall VK, eds. Oxford University Press: New York. Chapter 50, Pp 340-345, 2005.

Gerbault P, Liebert A, Itan Y, et. al. Evolution of lactose persistence: an example of human niche construction. Phil Trans R Soc B, 366:863-877, 2011.

Pregúntenos

*Importante*: No es posible interpretar los resultados de los análisis clínicos fuera del contexto de la historia clínica del paciente. Rogamos no remita resultados para su interpretación, ya que ésta debe ser realizada exclusivamente por su médico. Si tiene dudas sobre esta prueba, puede completar un formulario y solicitar interpretación más detallada sobre el análisis en cuestión. Su consulta se tratará de manera confidencial y será respondida por un profesional del laboratorio clínico.

Es usted profesional sanitario?
Dirección de correo electrónico