También conocido como
NH4
NH3
Nombre sistemático
Amonio plasmático
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el 10.12.2017.
Aspectos Generales
¿Por qué hacer el análisis?

Para poder detectar si los niveles de amonio en sangre están elevados; podrían ser debidos a enfermedad hepática severa, insuficiencia renal o a algunos trastornos genéticos poco frecuentes del ciclo de la urea; como ayuda en la investigación de alteraciones en el nivel de conciencia o del comportamiento; para contribuir al diagnóstico de encefalopatía hepática y del síndrome de Reye.

¿Cuándo hacer el análisis?

Cuando una persona con enfermedad hepática o insuficiencia renal presenta alteraciones de tipo mental o entra en coma; cuando un recién nacido presenta vómitos frecuentes y letargia; cuando al cabo de unos días de una enfermedad vírica -como gripe o varicela - un niño tiene vómitos continuados y tendencia inusual a quedarse dormido.

¿Qué muestra se requiere?

La determinación se realiza a partir de una muestra de sangre venosa.

¿Es necesario algún tipo de preparación previa?

No se puede fumar antes de la realización de esta prueba.

Quizás pueda encontrar los resultados de los análisis que se le han realizado en la página web de su laboratorio. Sin embargo, actualmente está en Lab Tests Online. Es posible que haya sido dirigido aquí por el sitio web de su laboratorio para que así pueda conseguir información útil sobre la (s) prueba (s) que se realizó.

Lab Tests Online es un sitio web de educación para el paciente que ofrece información sobre pruebas de laboratorio y que fue galardonado en el año 2009 con el Premio a las Mejores Iniciativas de Servicio al Paciente que convoca la Fundación Farmaindustria en el apartado correspondiente a sociedades científicas y profesionales.

El contenido de esta página ha sido revisado por especialistas del laboratorio. En ella, se proporcionan explicaciones generales de lo que podrían significar los resultados para cada una de las pruebas aquí desarrolladas. Por ejemplo, lo que podría significar obtener un valor alto o bajo en el contexto de su estado de salud.

Para conseguir los resultados de su análisis, deberá dirigirse al sitio web de su laboratorio o comunicarse con su médico.

Los rangos de referencia de las pruebas que se le han realizado los encontrará seguramente en su informe de laboratorio. Normalmente se encuentran a la derecha de los resultados.

Si no dispone del informe de laboratorio y desea obtener un rango de referencia, consulte a su médico o al laboratorio que realizó los análisis. Los resultados de las pruebas de laboratorio no tienen sentido por sí mismos. Toman significado cuando se comparan con los rangos de referencia. Los rangos de referencia son los valores esperados para una persona sana. A veces se les llama también valores "normales". Al comparar el resultado de una prueba con los valores de referencia, se puede ver si el resultado se encuentra fuera del rango de valores esperados. Los valores que están fuera de los rangos esperados pueden proporcionar pistas para ayudar a identificar posibles enfermedades o trastornos. Si bien la precisión de las pruebas de laboratorio ha evolucionado significativamente en las últimas décadas, puede existir cierta variabilidad entre laboratorios debido a las diferencias en los reactivos químicos empleados, las técnicas de medida y los analizadores o instrumentos que se utilizan. Esta es la razón por la que se proporcionan tan pocos rangos de referencia en esta página web. Es importante saber que, para evaluar si los resultados están "dentro de los límites normales", se debe aplicar el rango de referencia proporcionado por el laboratorio que realizó el análisis. Si desea obtener más información, refiérase al artículo Intervalos de referencia y su significado.

¿Qué es lo que se analiza?

El amonio es un producto de desecho producido principalmente por las bacterias intestinales durante la digestión de las proteínas. El amonio se acumula en sangre si no se consigue eliminar del organismo de una manera adecuada.. Esta prueba mide la cantidad de amonio en la sangre.

El amonio se transporta hacia el hígado, donde es convertido a urea y glutamina. La urea es posteriormente transportada por la sangre hacia los riñones para excretarla por la orina. Si este "ciclo de la urea" no se completa correctamente, el amonio se acumula en la sangre y atraviesa la barrera hematoencefálica llegando al cerebro.

El amonio es tóxico para el cerebro. Por ejemplo, cuando la función del hígado se ve afectada por trastornos como una cirrosis o una hepatitis, el amonio y otros compuestos procesados normalmente por el hígado pueden acumularse en el cerebro causando una encefalopatía hepática.

La encefalopatía hepática produce alteraciones mentales y neurológicas que conducen a confusión, desorientación, letargo o tendencia a dormirse y eventualmente al coma e incluso la muerte.

Los bebés y los niños con niveles elevados de amonio pueden vomitar de manera frecuente, además de mostrarse irritables, y cada vez más apáticos o letárgicos. De no tratarse, la situación puede evolucionar hasta causar convulsiones, dificultades respiratorias, y finalmente coma.

Se observan alteraciones de los niveles de amonio en diversas situaciones:

  • Enfermedad hepática severa – la lesión incapacita al hígado para metabolizar el amonio; pueden observarse aumentos marcados del amonio en personas con enfermedades hepáticas estables, especialmente después de un proceso desencadenante como un sangrado gastrointestinal o un desequilibrio electrolítico.
  • Disminución del flujo de sangre hacia el hígado – dificulta el transporte del amonio hacia este órgano para metabolizarlo.
  • Síndrome de Reye – se trata de un trastorno raro que afecta a la sangre, al hígado y al cerebro. Se caracteriza por un aumento de los niveles de amonio en sangre y por una disminución brusca de los niveles de glucosa, y suele afectar a niños y a adolescentes o adultos jóvenes. La mayoría de las veces, está desencadenado por una infección de tipo vírico, como gripe o varicela. En niños, el hecho de consumir aspirina aumenta el riesgo de padecer este síndrome.
  • Insuficiencia renal – los riñones son incapaces de eliminar la urea del organismo, conduciendo a un aumento de los niveles de amonio en sangre.
  • Alteraciones del ciclo de la urea hereditarias (son raras) – consisten en un déficit o falta total de uno o más enzimas necesarios para convertir el amonio en urea.

¿Cómo se obtiene la muestra para el análisis?
Extracción de la muestra por punción de una vena del antebrazo.

¿Es necesario algún tipo de preparación previa?
No se debe fumar antes ni durante la obtención de la muestra; es importante seguir las indicaciones proporcionadas.

NOTA: En el apartado, El laboratorio por dentro, encontrará información sobre la recogida y procesamiento de las muestras de sangre y los cultivos de esputo.

Accordion Title
Preguntas Comunes
  • ¿Cómo se utiliza?

    La prueba del amonio se utiliza principalmente para detectar si los niveles de amonio en sangre están elevados en casos de enfermedada hepática severa, insuficiencia renal, síndrome de Reye o un trastorno genético poco frecuente consistente en una alteración del ciclo de la urea. La prueba puede emplearse en la evaluación de alteraciones del comportamiento o del nivel de conciencia.

    El amonio es un producto de desecho producido normalmente por el organismo. Procede principalmente de la digestión de las proteínas por parte de las bacterias intestinales. En caso de que el hígado no sea capaz de procesarlo, el organismo no consigue eliminar el exceso de amonio y este se acumula en sangre y pasa al cerebro, donde es tóxico.

    El amonio suele solicitarse junto a otras pruebas como glucosa, electrolitos y pruebas de función renal y de función hepática, para intentar conocer la causa de un coma o para contribuir al diagnóstico de un síndrome de Reye o de una encefalopatía hepática, causados por diversas enfermedades hepáticas. También puede solicitarse el amonio para detectar y evaluar la severidad de una alteración del ciclo de la urea.

    Algunos médicos utilizan la prueba del amonio para monitorizar la eficacia del tratamiento de la encefalopatía hepática, aunque no existe consenso acerca de la utilidad clínica que aporta esta medida. Como la encefalopatía hepática puede ser debida a la acumulación de diversas sustancias tóxicas en la sangre y en el cerebro, los niveles de amonio en sangre presentan una correlación pobre con el grado de afectación del individuo.

    ¿Hay algo más que debería saber?
    Pueden observarse niveles de amonio elevados en las siguientes situaciones:

    • Sangrados gastrointestinales – se hemolizan las células sanguíneas en los intestinos, liberándose proteínas.
    • Ejercicio muscular – los músculos producen amonio cuando se contraen.
    • Empleo de un torniquete – los niveles de amonio pueden ser superiores si al obtener la muestra de sangre se ha utilizado un torniquete.
    • Toma de ciertos fármacos y drogas – alcohol, barbitúricos, diuréticos, ácido valproico y narcóticos.
    • Si se es fumador.

    Pueden observarse niveles bajos de amonio si se están tomando ciertos antibióticos como la neomicina.

    El amonio, aunque no sea lo habitual, puede también medirse en sangre arterial. A pesar de que algunos médicos piensan que el amonio medido en sangre arterial proporciona más información que el medido en sangre venosa, no existe consenso acerca de esta opinión.

  • ¿Cuándo se solicita?

    En un recién nacido (o a los pocos días del nacimiento) el amonio se solicita si se presentan síntomas como:

    • Irritabilidad
    • Vómitos
    • Letargia
    • Convulsiones

    También puede solicitarse cuando un niño presenta estos mismos síntomas aproximadamente una semana después de haber padecido una enfermedad vírica, como una gripe o una varicela, o cuando el médico sospeche que pueda existir un síndrome de Reye.

    También se puede solicitar niveles de amonio en adultos con enfermedad hepática o insuficiencia renal que presentan alteraciones de índole mental, desorientación, letargia o que han entrado en coma; en estas ocasiones el amonio puede ayudar a conocer la causa de la alteración del nivel de conciencia. En personas con enfermedad hepática estable, puede solicitarse el amonio junto con otras pruebas de función hepática si se produce un empeoramiento súbito.

  • ¿Qué significa el resultado?

    NOTA: No es posible indicar un intervalo de referencia estándar para este análisis. Dado que los valores de referencia dependen de muchos factores, incluyendo la edad del paciente, el sexo, las características  de la población y el método utilizado, los resultados numéricos de los análisis tienen diferentes interpretaciones en distintos laboratorios. El informe de su laboratorio debe incluir el intervalo de referencia específico para sus análisis. Lab Tests Online recomienda encarecidamente que usted comente los resultados obtenidos con su médico. Para más información concerniente a los intervalos de referencia, lea por favor Intervalos de Referencia y su Significado.

    Aumentos significativos de los niveles de amonio en la sangre indican que el organismo no es capaz de metabolizar y eliminar correctamente el amonio; pueden indicar que dichos aumentos pueden constituir la causa de los signos y síntomas observados.

    En niños, niveles muy altos de amonio en sangre se asocian a déficits hereditarios enzimáticos del ciclo de la urea aunque también pueden observarse en la enfermedad hemolítica del recién nacido. Es relativamente común que existan aumentos moderados y transitorios del amonio en el recién nacido; a esta edad, los niveles pueden fluctuar sin causar síntomas aparentes.

    Aumentos del amonio con disminuciones de la glucosa pueden estar indicando un síndrome de Reye en niños y adolescentes sintomáticos; un aumento de la concentración en sangre puede también indicar un trastorno en el ciclo de la urea no diagnosticado previamente.

    Tanto en niños como en adultos, un aumento del amonio puede indicar que alteraciones renales o hepáticas graves han repercutido en la capacidad de eliminación de amonio del organismo, y en consecuencia el cerebro puede verse afectado. A menudo existe una enfermedad (aguda o crónica) que actúa como factor desencadenante, de manera que el individuo no puede eliminar el exceso de amonio que va acumulando.

    Una concentración de amonio en sangre normal debe hacer pensar que los signos y síntomas observados son debidos a otra causa distinta. El hecho de hallar concentraciones normales de amonio en sangre no descarta la encefalopatía hepática. Esto se debe a que existen otros productos de desecho que también pueden ocasionar alteraciones mentales y del nivel de conciencia, y a que los niveles de amonio en el cerebro pueden ser muy superiores a los que se detectan en sangre, de tal manera que es muy difícil establecer una correlación entre los síntomas que se presentan y los niveles de amonio en sangre.

    En algunos tipos de hipertensión, como en la hipertensión esencial (hipertensión arterial de causa desconocida) y en la hipertensión maligna (aumento muy importante y brusco de la presión arterial sanguínea), los niveles de amonio pueden estar disminuidos.

     

  • ¿Hay algo más que debería saber?

    Pueden observarse niveles de amonio elevados en las siguientes situaciones:

    • Sangrados gastrointestinales – se hemolizan las células sanguíneas en los intestinos, liberándose proteínas.
    • Ejercicio muscular – los músculos producen amonio cuando se contraen.
    • Empleo de un torniquete – los niveles de amonio pueden ser superiores si al obtener la muestra de sangre se ha utilizado un torniquete.
    • Toma de ciertos fármacos y drogas – alcohol, barbitúricos, diuréticos, ácido valproico y narcóticos.
    • Si se es fumador.

    Pueden observarse niveles bajos de amonio si se están tomando ciertos antibióticos como la neomicina.

    El amonio, aunque no sea lo habitual, puede también medirse en sangre arterial. A pesar de que algunos médicos piensan que el amonio medido en sangre arterial proporciona más información que el medido en sangre venosa, no existe consenso acerca de esta opinión.

     

  • ¿Se utiliza la medida de amonio para detectar y/o monitorizar una intoxicación por amoníaco?

    Normalmente, no. La mayoría de las veces, el amoníaco actúa localmente, produciendo quemaduras o irritaciones según la zona con la cual haya entrado en contacto. El amonio comercial concentrado, ya sea en forma líquida o de vapor, causa quemaduras más intensas y severas que el amonio de uso doméstico (es más diluido), si bien ambos pueden ser nocivos para los ojos, la piel, el tracto respiratorio, y en caso de ingerirse, para la boca, garganta y el estómago. Si desea más información, consulte el Instituto de Toxicología.

  • ¿Es posible que vuelvan a aumentar los niveles de amonio a pesar de que ya se hubieran normalizado?

    Depende de la causa que originó su aumento inicial. Si se trataba de un trastorno transitorio, seguramente los niveles de amonio se mantendrán normales. Si se padece una enfermedad crónica, es posible que en algún otro momento vuelvan a aumentar, y será necesario establecer nuevamente una monitorización.

  • ¿Se utiliza la medida de amonio para detectar y/o monitorizar una intoxicación por amoníaco?

    Normalmente, no. La mayoría de las veces, el amoníaco actúa localmente, produciendo quemaduras o irritaciones según la zona con la cual haya entrado en contacto. El amonio comercial concentrado, ya sea en forma líquida o de vapor, causa quemaduras más intensas y severas que el amonio de uso doméstico (es más diluido), si bien ambos pueden ser nocivos para los ojos, la piel, el tracto respiratorio, y en caso de ingerirse, para la boca, garganta y el estómago. Si desea más información, consulte el Instituto de Toxicología.

     

Bibliografía

Este artículo esta basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

Chawla, J. Hyperammonemia. Medscape Drugs & Diseases. http://emedicine.medscape.com/article/1174503-overview

De Biase, Irene et. al. Mitochondrial Diseases. ARUP Consult. http://www.arupconsult.com/Topics/MitochondrialDz.html?client_ID=LTD

Haldeman-Englert, C. Anomalía hereditaria del ciclo de la urea. MedlinePlus Medical Encyclopedia. https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000372.htm

Roth, K. Genetics of Hyperammonemia. http://emedicine.medscape.com/article/944996-overview

Devaraj, S. Ammonia. Medscape Drugs & Diseases. http://emedicine.medscape.com/article/2054408-overview

Dugdale, D. Ammonia – blood. MedlinePlus Medical Encyclopedia. https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/003506.htm

Henry's Clinical Diagnosis and Management by Laboratory Methods. 22nd ed. McPherson R, Pincus M, eds. Philadelphia, PA: Saunders Elsevier: 2011, Pg 299.

Tietz Textbook of Clinical Chemistry and Molecular Diagnostics. Burtis CA, Ashwood ER, Bruns DE, eds. 4th edition, St. Louis: Elsevier Saunders; 2006, Pp 1789-1791.

Mayo Clinic. Reye's Syndrome. http://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/reyes-syndrome/basics/definition/con-20020083

Pagana, Kathleen D. & Pagana, Timothy J. (© 2007). Mosby’s Diagnostic and Laboratory Test Reference 8th Edition: Mosby, Inc., Saint Louis, MO. Pp 52-53.

Clarke, W. and Dufour, D. R., Editors (2006). Contemporary Practice in Clinical Chemistry, AACC Press, Washington, DC. Pp 270.

Wu, A. (2006). Tietz Clinical Guide to Laboratory Tests, Fourth Edition. Saunders Elsevier, St. Louis, Missouri. Pp 98-99.

Lehrer, J. Encefalopatía hepática. MedlinePlus Medical Encyclopedia. https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000302.htm

Van Voorhees, B. Síndrome de Reye. MedlinePlus Medical Encyclopedia. https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/001565.htm

Degeneración hepatocerebral. MedlinePlus Medical Encyclopedia. https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/001393.htm

What is a Urea Cycle Disorder? National Urea Cycle Disorders Foundation. http://www.nucdf.org/ucd.htm

S. Bakerman (2002). Bakerman’s ABC’s of Interpretive Laboratory Data (4th ed), Interpretive Laboratory Data, Scottsdale, AZ, pp. 44 – 45.

Thomas, Clayton L., Editor (1997). Taber’s Cyclopedic Medical Dictionary. F.A. Davis Company, Philadelphia, PA [18th Edition].

Medical Management Guidelines (MMGs) for Ammonia (NH3). Agency for Toxic Substances and Disease Registry. http://www.atsdr.cdc.gov

Miller, K. (2003 October 1). Do Ammonia Levels Correlate with Hepatic Encephalopathy? American Family Physician, Tips from Other Journals. http://www.aafp.org

Johnston, D. (1999 April 15). Special Considerations in Interpreting Liver Function Tests. American Family Physician. http://www.aafp.org

National Academy of Clinical Biochemistry. Laboratory Guidelines for Screening, Diagnosis and Monitoring of Hepatic Injury (2000). http://www.nacb.org

Mosby’s Manual of Diagnostic and Laboratory Tests, 4th edition. Pp 58-60.

ARUP Lab Tests. Ammonia, Plasma. http://www.aruplab.com/guides/ug/tests/0020043.jsp

MedlinePlus Medical Encylopedia. Hipertensión maligna. https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000491.htm

Elgouhari, HM. Q: What is the utility of measuring the serum ammonia level in patients with altered mental status? Cleveland Clinic Journal of Medicine. http://www.ccjm.org/content/76/4/252.full

Pregúntenos

*Importante*: No es posible interpretar los resultados de los análisis clínicos fuera del contexto de la historia clínica del paciente. Rogamos no remita resultados para su interpretación, ya que ésta debe ser realizada exclusivamente por su médico. Si tiene dudas sobre esta prueba, puede completar un formulario y solicitar interpretación más detallada sobre el análisis en cuestión. Su consulta se tratará de manera confidencial y será respondida por un profesional del laboratorio clínico.

Es usted profesional sanitario?
Dirección de correo electrónico