Antibióticos aminoglucósidos

18/4/2021
Tambien conocido como:

También conocido como: amikacina, gentamicina, tobramicina, estreptomicina, plazomicina, netilmicina, isepamicina, dibekacina

Nombre sistemático: antibióticos aminoglucósidos

Aspectos generales

¿Por qué hacer el análisis?

Para monitorizar la concentración en sangre de antibióticos aminoglucósidos como amikacina, gentamicina o tobramicina, con el fin de confirmar que la dosis pautada es suficiente para asegurar un efecto terapéutico sin producir toxicidad.

¿Cuándo hacer el análisis?

Se realiza a intervalos regulares, mientras se mantenga el tratamiento con aminoglucósidos.

¿Qué muestra se requiere?

La determinación se realiza a partir de una muestra de sangre venosa del brazo.

¿Es necesario algún tipo de preparación previa?

Para esta prueba no se necesita ninguna preparación especial, pero es muy importante obtener la muestra de sangre en el momento adecuado.

  • En las pautas de administración de dosis múltiple, la determinación del nivel del antibiótico en el valle se realiza justo antes de la administración de la siguiente dosis de aminoglucósido. El nivel pico se debe extraer unos 30-45 minutos después de la administración de la dosis si es por vía intravenosa, o 60 minutos en la intramuscular.
  • En las pautas de administración de dosificación con ampliación de intervalo, el momento de extracción puede variar, pero la hora de administración de la última dosis y la hora de la extracción deben registrarse para poder establecer comparaciones.

Es importante seguir las instrucciones del médico sobre la extracción. En el momento de la extracción se debe informar al personal de la hora de administración de la última dosis.

¿Qué es lo que se analiza?

Los aminoglucósidos constituyen un grupo de antimicrobianos (antibióticos) empleados en el tratamiento de las infecciones bacterianas graves. Para poder ajustar las dosis necesarias del fármaco y garantizar que el tratamiento sea efectivo se miden los niveles de estos antibióticos en sangre, y así también se evita la aparición de los efectos tóxicos indeseables. Para más información, consultar el artículo sobre la Monitorización de fármacos e intoxicaciones.

Los aminoglucósidos que se recetan con más frecuencia son la amikacina, la gentamicina y la tobramicina. Se emplean en el tratamiento de las infecciones causadas por ciertos tipos de bacterias gramnegativas y, con menor frecuencia, grampositivas. Para más información, consultar el artículo sobre la tinción de Gram.

La monitorización de la concentración de estos antibióticos es importante porque su efectividad depende de que se alcance un nivel adecuado de fármaco en sangre. Los aminoglucósidos se asocian al desarrollo de efectos tóxicos no deseados, como problemas de audición o de equilibrio (ototoxicidad) y daño renal (nefrotoxicidad). La nefrotoxicidad puede ser reversible, pero no así la ototoxicidad que suele ser permanente. Los efectos colaterales indeseables pueden aparecer en cualquier momento, si bien el riesgo es más alto cuanto mayor es la concentración de antibiótico en sangre y cuanto más prolongado sea el tratamiento. Estos riesgos son menores en algunos aminoglucósidos nuevos que han aparecido a lo largo de los últimos años.

Los aminoglucósidos no se absorben muy bien en el tracto gastrointestinal y por este motivo suelen administrarse por vía intravenosa o intramuscular. La administración se puede hacer de dos formas:

  • A intervalos regulares (por ejemplo cada 8 o 12 horas).
  • Dosis única que se repite cada 24 o 48 horas.

La cantidad de aminoglucósido administrado en cada dosis depende de varios factores como función renal, edad, peso y toma simultánea de otros fármacos.

Tras la administración de un aminoglucósido, su concentración en sangre suele aumentar hasta alcanzar un nivel pico y después desciende paulatinamente hasta un nivel valle. En ocasiones, la pauta de administración se calcula de forma que cada dosis se administra calculando el momento en el que se producirá el nivel valle. El objetivo es mantener una concentración de antibiótico dentro del intervalo terapéutico, para que permita eliminar las bacterias causantes de la infección. Las pautas de administración se calculan de forma que permitan al organismo eliminar la mayor parte del antibiótico de la dosis anterior antes de administrar la siguiente. Este procedimiento minimiza el riesgo de complicaciones y asegura que la concentración del fármaco en la sangre es la correcta.

  • Cuando se administran los aminoglucósidos a intervalos regulares, se suele establecer la concentración máxima en sangre justo después de la administración del fármaco (nivel pico) y la concentración mínima de fármaco justo antes de administrar la siguiente dosis (nivel valle). En función de los resultados obtenidos, se ajusta la cantidad de aminoglucósido que se debe administrar en la siguiente dosis. Por ejemplo, si existe una enfermedad renal, no se podrá eliminar de manera eficiente el fármaco de la circulación sanguínea y por lo tanto, su concentración en sangre estará aumentada. En estos casos, se administrará una menor dosis de fármaco o bien se aumentará el tiempo entre las dosis. Por otra parte, si se administra una cantidad insuficiente de fármaco, el individuo no podrá mantener un nivel terapéutico en sangre y probablemente el tratamiento no será efectivo.
  • Cuando se administran los aminoglucósidos en dosis única, la prueba se realiza de forma similar que en el caso de los intervalos regulares, utilizando el nivel pico y un nivel valle unas 6-12 horas después, o también es posible realizar los cálculos sobre una muestra única obtenida entre 6 y 14 horas después de la administración de la dosis.

Los aminoglucósidos a menudo se administran junto con otros antibióticos. En estos casos todavía es más importante monitorizar los niveles de antibiótico en sangre, porque al organismo le puede resultar más difícil eliminarlos de la circulación sanguínea.

Preguntas comunes

¿Cómo se utiliza?

La prueba se utiliza para monitorizar los niveles de los antibióticos aminoglucósidos en la sangre. Se realiza para asegurarse de que los niveles del fármaco en sangre son suficientes para tratar la enfermedad, pero no tan elevados como para ocasionar lesiones tóxicas en el organismo.

A veces se administra el antibiótico cada 24 o 48 horas (dosis única). En estos casos se toma una muestra de sangre entre 6 y 14 horas después de la última administración del fármaco.

La determinación de los niveles de fármacos en sangre es muy útil para el farmacólogo ya que permite calcular la tasa de eliminación del fármaco en cada individuo. Con estos niveles se calcula la cantidad adecuada de fármaco que debe administrarse a cada persona y el momento adecuado para su administración, asegurando de este modo que el fármaco sea efectivo, pero sin ocasionar efectos indeseables asociados. Para más información, consultar el artículo sobre la Monitorización de fármacos e intoxicaciones.

¿Cuándo se solicita?

Son varias las situaciones en las que se monitorizan los niveles de amikacina, gentamicina o tobramicina en sangre. Influyen también en ello factores como la edad del individuo, su función renal, el estado de salud general y la presencia de síntomas de toxicidad o enfermedad de base, así como la duración del tratamiento y el protocolo al que se ajusta el tratamiento administrado.

Se recomienda la monitorización de aminoglucósidos siempre que se administre el antibiótico durante más de 3 días.

Cuando se administra a intervalos regulares, se suele esperar a que se hayan administrado entre 2 y 4 dosis del fármaco; si se realiza antes, es posible que el fármaco no haya alcanzado todavía unos niveles estables en sangre. Después, los niveles de antibiótico en sangre se pueden solicitar cada pocos días o una vez a la semana, cada vez que se tenga que ajustar nuevamente la dosis por algún motivo o cuando se detecte un empeoramiento de la función renal.

Cuando el antibiótico se administra mediante dosis única (cada 24-48 horas), se obtiene una muestra de sangre a las 6-14 horas después de la administración del fármaco.

Los intervalos de tiempo para realizar la monitorización pueden ser menores en los pacientes con enfermedad renal o si se trata de individuos con mayor riesgo de padecer efectos tóxicos indeseables (por ejemplo, por estar tomando otros fármacos también ototóxicos o nefrotóxicos).

¿Qué significa el resultado?

Pauta de dosificación a intervalos regulares

Al administrar una dosis de aminoglucósido, su concentración en sangre aumenta de manera característica alcanzando un nivel máximo o pico, y posteriormente va disminuyendo hasta alcanzar el nivel más bajo (valle). A veces se administra el antibiótico antes de que se alcance el nivel mínimo (valle) en sangre. El objetivo de esta anticipación es asegurarse de que se mantiene una suficiente cantidad de fármaco para garantizar su efecto terapéutico, eliminando así las bacterias que ocasionan la infección. La dosis y el intervalo entre las dosis se optimizan, para permitir que el organismo elimine la mayor parte del antibiótico administrado en la dosis previa, antes de la administración de la siguiente dosis. Así se minimiza el riesgo de complicaciones.

Si el nivel valle se sitúa por debajo de un valor determinado indica que la persona es capaz de eliminar el antibiótico a una tasa adecuada.

Un nivel pico dentro del intervalo terapéutico significa que existe suficiente fármaco en sangre para asegurar la efectividad del tratamiento. El nivel terapéutico óptimo depende del tipo de infección y del órgano afectado.

Si la concentración pico está por debajo del máximo esperado, el individuo tiene menor riesgo de desarrollar efectos adversos, aunque no garantiza que se puedan presentar complicaciones.

Cuando los niveles valle y/o pico se sitúan por encima de los niveles máximos permitidos, el individuo presenta mayor riesgo de toxicidad; el médico seguramente disminuirá la dosis o aumentará el tiempo entre dichas dosis.

En pautas de dosis única, los resultados de las determinaciones permiten calcular cuándo administrar la siguiente dosis. Normalmente, si los niveles se sitúan muy próximos a los valores más bajos esperados, el médico indicará la administración del antibiótico cada 24 horas. Contrariamente, si los niveles se sitúan muy próximos a los valores más altos esperados (sugiere que al individuo le cuesta eliminar el antibiótico de su organismo), el médico esperará 48 horas antes de volver a administrar el antibiótico.

Si la infección no responde al tratamiento antibiótico, seguramente el médico se planteará otra opción terapéutica.

¿Hay algo más que debería saber?

Las dosis intravenosas de aminoglucósidos se administran lentamente, a lo largo de unos 30 minutos.

Existen otras presentaciones de aminoglucósidos dirigidas al tratamiento de ciertas infecciones que no requieren monitorización de sus niveles en sangre. Algunos ejemplos son las gotas oculares, las gotas óticas o los fármacos para inhalación.

El primer aminoglucósido, la estreptomicina, se desarrolló en la década de los 40 y resultó muy útil para tratar la tuberculosis. A medida que se fueron descubriendo otros aminoglucósidos, su uso fue decayendo.

Los aminoglucósidos se eliminan del organismo por los riñones y por lo tanto las dosis deben ajustarse en base a la función renal de cada individuo. Antes de iniciar el tratamiento con aminoglucósidos y también durante el tratamiento, se solicitan pruebas para evaluar la función renal como la creatinina o el aclaramiento de creatinina.

El riesgo de toxicidad aumenta cuando se están tomando también otros fármacos que pueden afectar al oído o al riñón, como pueden ser algunos diuréticos como la furosemida, antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) como el ibuprofeno o el naproxeno, u otros antibióticos como la vancomicina.

Debido al riesgo de complicaciones, no se recomiendan las pautas de dosis única cada 24 o 48 horas en los siguientes casos:

¿Puede determinarse la concentración de aminoglucósidos en el propio domicilio?

No. Para la realización de esta prueba se necesita una instrumentación especial y profesionales entrenados. Aunque la dosis de aminoglucósido la puede administrar un profesional en el domicilio del paciente, es posible extraer la muestra de la misma forma, esta se enviará necesariamente a un laboratorio para su análisis.

¿Por qué se siguen empleando los aminoglucósidos si pueden ocasionar pérdida de audición permanente?

Todos los tratamientos presentan riesgos y beneficios. Los aminoglucósidos siguen siendo muy efectivos para tratar infecciones por bacterias gramnegativas y a menudo constituyen la mejor alternativa terapéutica en pacientes graves.

¿Deberían monitorizarse todos los antibióticos como se hace con los aminoglucósidos?

No todos los antibióticos requieren monitorización. La mayor parte de antibióticos no se asocia a efectos indeseables significativos, o si se asocian, no pueden predecirse a pesar de que se conozca la concentración del fármaco. Normalmente, sus rangos terapéuticos (intervalo de concentraciones en el que son efectivos) son más amplios. Esto justifica que se prescriban siguiendo unas pautas predeterminadas sin necesidad de controlar su concentración en sangre.

Enlaces

Pruebas relacionadas:

Aclaramiento de creatinina

Creatinina

Monitorización de fármacos e intoxicaciones

Urea

Vancomicina

Estados fisiológicos y enfermedades:

Enfermedad renal

Neumonía

Sepsis

Fibrosis quística

Tuberculosis

En otras webs:

Federación de Asociaciones de Implantados Cocleares de España: Medicamentos oto…

MedlinePlus Necrosis tubular aguda

MedlinePlus: Antibióticos

MedlinePlus: Gentamicina

MedlinePlus: Amikacina

MedlinePlus: Tobramicina

Bibliografía

Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

(Actualizado en mayo de 2020) Werth B. Aminoglycosides. Merck Manual, professional version. Disponible online en https://www.merckmanuals.com/professional/infectious-diseases/bacteria-and-antibacterial-drugs/aminoglycosides. Último acceso el 28 de marzo de 2021.

Germovsek E, Barker CI, Sharland M. What do I need to know about aminoglycoside antibiotics? Archives of Disease in Childhood - Education and Practice 2017;102:89-93. Disponible online en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27506599. Último acceso el 28 de marzo de 2021.

(Actualizado el 21 de agosto de 2020) Block M, Blanchard DL. Aminoglycosides. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2020 Jan. Disponible online en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK541105/. Último acceso el 28 de marzo de 2021.

Krause KM, Serio AW, Kane TR, Connolly LE. Aminoglycosides: An Overview. Cold Spring Harb Perspect Med. 2016;6(6):a027029. Disponible online en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4888811/. Último acceso el 28 de marzo de 2021.

Serio A, et al. Aminoglycoside Revival: Review of a Historically Important Class of Antimicrobials Undergoing Rejuvenation. Disponible online en https://www.asmscience.org/content/journal/ecosalplus/10.1128/ecosalplus.ESP-0002-2018. Último acceso el 28 de marzo de 2021.

(Actualizado en febrero 2021) Drew RH. Dosing and administration of parenteral aminoglycosides. UpToDate. Disponible online en http://www.uptodate.com/contents/dosing-and-administration-of-parenteral-aminoglycosides. Último acceso el 28 de marzo de 2021.

En mantenimiento.

Pregúntenos

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
Pregúntenos image