También conocido como
mieloma de células plasmáticas; discrasia de células plasmáticas; plasmocitoma; plasmocitoma óseo; neoplasia de células plasmáticas; plasmocitoma extraóseo
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el 24.04.2018.
¿En qué consiste?

El mieloma múltiple es un cáncer de células plasmáticas. Las células plasmáticas derivan de los linfocitos B, y constituyen una parte fundamental del sistema inmunitario. Su función principal es la de producir anticuerpos -inmunoglobulinas que protegen frente a infecciones. Normalmente, las células plasmáticas sólo se producen cuando son necesarias. Cuando las células B quedan expuestas a bacterias y virus causantes de enfermedad (patógenos), algunas de ellas se diferencian hacia células plasmáticas productoras de anticuerpos. Pueden encontrarse células plasmáticas en la médula ósea, en tejidos linfoides (ganglios linfáticos) y en el tracto respiratorio, normalmente en poca cantidad.

A veces sin embargo, las células plasmáticas pueden transformarse en malignas y se empiezan a dividir de forma descontrolada creando múltiples copias de sí mismas (clones) formando un tumor que ocupa la médula ósea e interfiere en la producción del resto de células normales; el hueso se erosiona y aparecen zonas menos densas como si fueran agujeros (lesiones osteolíticas). Como las células malignas son clones celulares que derivan de una única célula plasmática, producen el mismo tipo de anticuerpo que es una inmunoglobulina anómala monoclonal (proteína M) que llega a la sangre y, a veces, se excreta por la orina. 

Normalmente el organismo produce cinco tipos diferentes de inmunoglobulinas -IgG, IgM, IgA, IgE e IgD- con funciones inmunes ligeramente distintas entre ellas. Cada tipo de inmunoglobulina está compuesta por cuatro cadenas: dos cadenas proteicas pesadas idénticas y dos cadenas ligeras proteicas también idénticas entre ellas. La cadena pesada consiste en uno de los cinco tipos distintos que se corresponde con el tipo de inmunoglobulina producida: gamma (IgG), mu (IgM), alfa (IgA), epsilon (IgE) y delta (IgD). La cadena ligera puede ser de tipo kappa o de tipo lambda. En la célula plasmática se produce la unión de dos cadenas pesadas del mismo tipo y de dos cadenas ligeras también del mismo tipo, formándose así una inmunoglobulina. Cada célula plasmática producirá un único tipo de inmunoglobulina.

En el mieloma múltiple, las células plasmáticas malignas pueden producir grandes cantidades de un único tipo de inmunoglobulina intacta (entera) o bien producir un exceso de uno de los tipos de cadena ligera, o muy raramente de un tipo de cadena pesada. Estas inmunoglobulinas idénticas o cadenas ligeras idénticas reciben también el nombre de proteínas monoclonales o proteína M. Los mielomas productores exclusivamente de cantidades anómalas de cadena ligera constituyen una minoría; estas proteínas M que se producen en estos casos se conocen con el nombre de cadenas ligeras libres o proteínas de Bence Jones. Este exceso de cadenas ligeras circula en sangre, y debido a que pueden filtrarse a nivel renal obedeciendo a su pequeño tamaño, se excretan por la orina. De manera característica, las proteínas de Bence Jones se encuentran en pequeñas cantidades en sangre y en grandes cantidades en orina. A pesar de que el tipo de proteína M producida por las células malignas varía entre los distintos individuos, una misma persona con mieloma produce siempre el mismo tipo de proteína monoclonal, puesto que se sintetiza a partir de unas células plasmáticas clonadas o idénticas.

Normalmente al hablar de mieloma, se especifica el tipo de proteína M producida, ya sea una inmunoglobulina intacta o cadenas ligeras. Los mielomas más comunes son los de tipo IgG e IgA, representando alrededor del 50-60% y del 20% de todos los casos, respectivamente. Los mielomas de cadenas ligeras representan alrededor de un 20% de los casos. Los mielomas de tipo IgD e IgE son raros, especialmente estos últimos. Es importante recordar que en la macroglobulinemia de Waldenstrom, los individuos también producen una proteína monoclonal de tipo IgM (si desea más información acerca de esta enfermedad acceda a este enlace).

Riesgos
El mieloma múltiple es poco frecuente y representa el 1% de todos los cánceres. Se desconoce su causa. El riesgo de desarrollar mieloma aumenta con la edad, de tal manera que la mayoría de casos se diagnostica a partir de la sexta década de la vida. Normalmente no existen antecedentes familiares de mieloma, aunque se han descrito algunos casos de familias con una elevada incidencia de la enfermedad. Se piensa que el mieloma puede estar asociado a un descenso de la función del sistema inmune, a exposición a tóxicos o solventes, a factores genéticos, a ciertos virus y a irradiación.

Gammapatía monoclonal de significado incierto (GMSI)
Puede ser que algunas personas produzcan ciertas cantidades de copias idénticas de una misma inmunoglobulina (gammapatía monoclonal), sin presentar síntomas ni complicaciones característicos del mieloma. A esta entidad se la conoce como gammapatía monoclonal de significado incierto o GMSI. A menudo es un hallazgo fortuito en el momento en que se realiza un análisis de sangre. La tasa de progresión de estas GMSI hacia mieloma múltiple o hacia alguna otra enfermedad relacionada como un linfoma es de un 1% por año. En las GMSI no suele ser necesario tratamiento alguno, tan sólo es necesario monitorizar regularmente a los individuos, con algunas de las mismas pruebas que se utilizan para monitorizar a las personas con mieloma múltiple.

Accordion Title
Acerca de Mieloma múltiple
  • Signos y síntomas

    Muchas personas con mieloma múltiple no presentan ningún síntoma durante muchos años (se dice que el mieloma es asintomático). En algún momento se desarrollan síntomas como fragilidad ósea (dolor óseo), disminución del número de las células normales de la sangre, anemia e insuficiencia o enfermedad renal. Como los huesos están débiles, hay mayor riesgo de fracturas. La destrucción del hueso conduce a un aumento de los niveles de calcio en sangre, produciendo signos y síntomas de hipercalcemia como pérdida de apetito, náuseas, sed, fatiga, estreñimiento y confusión. La disminución del número de hematíes, leucocitos y plaquetas puede dar lugar a anemia, infecciones recurrentes, y hematomas y/o hemorragias, respectivamente. La proteÍna de Bence Jones se puede acumular en los riñones ocasionando un daño renal permanente.

  • Pruebas relacionadas y estadio de la enfermedad

    El objetivo de las pruebas utilizadas en el caso del mieloma múltiple es el de establecer el diagnóstico, determinar su gravedad y diseminación, monitorizar su progresión, detectar complicaciones y monitorizar la eficacia del tratamiento. No existe una única prueba que permita diagnosticar un mieloma múltiple. En la mayoría de casos se diagnostica mediante una combinación de signos y síntomas, una buena historia clínica, un examen físico completo, además de necesitarse pruebas de laboratorio y/o pruebas de imagen.

    Pruebas de laboratorio

    Es posible que el mieloma múltiple se diagnostique en un examen rutinario en el que se observa una concentración de proteínas y de calcio en sangre superiores a lo normal y disminución en el número de hematíes y leucocitos y/o una cantidad moderada o importante de proteínas en orina. Estos datos se pueden ver también en otras enfermedades, por lo que se deben realizar otras pruebas para confirmar el diagnóstico.

    Entre las pruebas utilizadas como ayuda al diagnóstico del mieloma múltiple se incluyen una o varias de las siguientes:

    • Electroforesis de proteínas e inmunofijación - se usan para el diagnóstico y seguimiento del mieloma múltiple. La electroforesis proteica separa las proteínas de una muestra de sangre o de orina en varios grupos en función de su carga eléctrica. En personas con mieloma múltiple se observan grandes cantidades de una inmunoglobulina anormal (proteína M) que aparece en el gráfico de la electroforesis como un pico (pico monoclonal). Además, la cantidad de inmunoglobulinas normales suele estar disminuida. Además de la sangre también se analiza la orina porque en algunos casos de mieloma -como los que cursan con proteinuria de Bence Jones (cadenas ligeras libres)-, hay gran cantidad de proteínas en la orina mientras que en la sangre no están muy elevadas. Contrariamente, los mielomas múltiples de inmunoglobulinas intactas pueden no acompañarse de la presencia de proteína M en orina. La inmunofijación permite identificar el tipo de inmunoglobulina que están fabricando las células plasmáticas malignas. La cantidad de proteína anómala producida puede variar a lo largo de la enfermedad pero el tipo de inmunoglobulina producido siempre es el mismo.
    • Proteína de Bence Jones (cadenas ligeras libres) - puede detectarse en orina en algunas de las personas con mieloma múltiple. Suele requerirse una orina de 24 horas, para relacionar la cantidad de proteína excretada con la masa tumoral. También puede medirse la concentración de las cadenas ligeras kappa y/o lambda, tanto en el momento del diagnóstico como durante la monitorización de la enfermedad.
    • Cadenas ligeras libres de inmunoglobulinas en suero - esta prueba mide la cantidad de cadenas ligeras libres de inmunoglobulina en sangre. En situaciones normales, las células plasmáticas siempre producen un exceso de cadenas ligeras en comparación a la cantidad de cadenas pesadas de inmunoglobulinas, de manera que las cadenas ligeras que sobran (no llegan a incorporarse a la molécula de inmunoglobulina) se liberan en forma de cadenas ligeras libres hacia la sangre. La mayoría de individuos con mieloma múltiple presenta un exceso de cadenas ligeras libres kappa o lambda, que pueden medirse. En consecuencia, el cociente de cadenas ligeras libres entre kappa y lambda está alterado en la mayoría de personas con mieloma y constituye un indicador de la presencia de una proteína M. Esta prueba puede emplearse en algunos tipos de mieloma múltiple para monitorizar la progresión de la enfermedad y evaluar la respuesta al tratamiento.
    • Inmunoglobulinas - se miden los distintos tipos de inmunoglobulinas (normalmente IgG, IgA e IgM). La medida de las mismas puede ser de ayuda en el momento del diagnóstico y durante la monitorización de la enfermedad; sirve también para conocer el estado de los otros tipos de inmunoglobulinas normales. La prueba que mide estas inmunoglobulinas no puede distinguir ente inmunoglobulinas anómalas (monoclonales) propias de mieloma e inmunoglobulinas normales (no tumorales) producidas por células plasmáticas normales.
    • Aspirado y biopsia de la médula ósea - El mieloma múltiple es una enfermedad de la médula ósea. Normalmente se tiene que realizar un aspirado y/o una biopsia de la médula ósea para confirmar el diagnóstico, evaluar la cantidad de células plasmáticas malignas en médula ósea y el grado de afectación sobre la normal producción de hematíes, leucocitos y plaquetas.
    • Medida de los pares cadena pesada/ligera de inmunoglobulinas - se trata de una prueba de introducción reciente que permite diferenciar entre los distintos tipos de cadenas ligeras de cada tipo de inmunoglobulina (por ejemplo, puede distinguir una IgG de tipo kappa de una IgG de tipo lambda). Las moléculas se miden a pares (IgA kappa/IgA lambda) y se establecen unos cocientes entre inmunoglobulinas monoclonales implicadas e inmunoglobulinas no implicadas restantes. La prueba podría ser útil en la monitorización o seguimiento del mieloma.

    Otras pruebas usadas para el diagnóstico, seguimiento y detección de complicaciones son:

    • Panel metabólico completo para evaluar la función renal y de otros órganos, el equilibrio hidroelectrolítico y la concentración de calcio y proteínas totales
    • Hemograma para conocer la cifra de hematíes, plaquetas y leucocitos y saber la gravedad de la anemia (cantidad de hemoglobina)
    • El ácido úrico puede estar elevado en algunos mielomas
    • Beta-2 microglobulina, proteína que se encuentra en la superficie de la membrana de distintas células, entre ellas las del mieloma; su aumento implica peor pronóstico, aunque también se puede elevar en otras enfermedades

    Otras pruebas diagnósticas (ajenas al laboratorio)

    • Radiología, útil en el diagnóstico, estadio y monitorización; detecta lesiones óseas y el número y tamaño de posibles tumores óseos
    • RMN (Resonancia Magnética Nuclear) puede ser más útil que la radiología a la hora de valorar la destrucción ósea
    • TAC (Tomografía computarizada) para valorar los tumores óseos

    Estadios de la enfermedad

    Con el estadio de la enfermedad se evalúan la cantidad de inmunoglobulina anómala en sangre, la concentración de calcio en sangre, la estensión y severidad de la lesión ósea y el grado de anemia existente. Así, se puede determinar el pronóstico del mieloma en una persona determinada, aplicándose un plan de tratamiento individualizado.

    Existen distintos sistemas para establecer la cantidad de tejido tumoral presente y el grado de disfunción orgánica; presentan especial importancia los niveles de beta-2-microglobulina, albúmina, creatinina y calcio en sangre.

  • Tratamiento

    Actualmente, el mieloma múltiple es una enfermedad incurable, aunque los tratamientos en uso permiten alcanzar una remisión completa de la enfermedad (desaparece pero no se cura) en algunos individuos. Los objetivos del tratamiento son la mejoría del dolor y de otros síntomas, disminuir o eliminar la masa tumoral, enlentecer la progresión de la enfermedad y detectar y minimizar las complicaciones que puedan aparecer.

    Se recomienda actividad física para favorecer la fijación de calcio en los huesos y beber muchos líquidos para mantener una buena función renal. Las complicaciones como la anemia, infecciones y hemorragias deben tratarse inmediatamente, con antibióticos y cuando sea necesario, transfusiones. Las personas sin síntomas se controlan periódicamente y es posible que no reciban ningún tratamiento.

    En caso de tratamiento, es bastante habitual emplear una combinacion con dos o más fármacos. En menores de 70 años de edad se considera también el trasplante de células hematopoyéticas, ya sea en el momento del diagnóstico o en las recaídas. Si desea más información acceda a este enlace.

Bibliografía

NOTA: Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

American Cancer Society. Multiple Myeloma, Detailed Guide. http://www.cancer.org/cancer/multiplemyeloma/detailedguide/index

National Cancer Institute. Multiple Myeloma/Plasma Cell Dyscrasia. http://www.cancer.gov/cancertopics/types/myeloma

American Cancer Society. Waldenstrom's Macroglobulinemia, Detailed Guide. http://www.cancer.org/cancer/waldenstrommacroglobulinemia/detailedguide/waldenstrom-macroglobulinemia-w-m

Seiter K. Multiple Myeloma. Medscape Reference. http://emedicine.medscape.com/article/204369-overview

The Multiple Myeloma Research Foundation. What is Multiple Myeloma? http://www.themmrf.org/living-with-multiple-myeloma/newly-diagnosed-patients/what-is-multiple-myeloma/

National Comprehensive Cancer Network. Multiple Myeloma Guidelines for Patients. http://www.nccn.org/patients/guidelines/myeloma/index.html

International Myeloma Foundation. Understanding Serum Free Light Chain Assays. http://myeloma.org/

Siegel, D. Serum Free Light Chain Assays for the Diagnosis and Monitoring of Multiple Myeloma and Other Monoclonal Gammopathies. https://academic.oup.com/labmed/article/40/6/363/2504842 

Clarke, W. and Dufour, D. R., Editors (2006). Contemporary Practice in Clinical Chemistry. AACC Press, Washington, DC. P. 207-209.

Harrison's Principles of Internal Medicine. 16th ed. Kasper D, Braunwald E, Fauci A, Hauser S, Longo D, Jameson JL, eds. McGraw-Hill, 2005. Pp. 658-659.

Rajkumar S V. MGUS and Smoldering Multiple Myeloma: Update on Pathogenesis, Natural History, and Management. Hematology Jan 2005; 2005: 340-345. http://asheducationbook.hematologylibrary.org/cgi/content/full/2005/1/340#R6

Kyle, Robert A., Therneau, Terry M., Rajkumar, S. Vincent, Offord, Janice R., Larson, Dirk R., Plevak, Matthew F., Melton, L. Joseph, III. A Long-Term Study of Prognosis in Monoclonal Gammopathy of Undetermined Significance. N Engl J Med 2002 346: 564-569. http://content.nejm.org/cgi/content/full/346/8/564

Mayo Clinic. Multiple Myeloma. http://www.mayoclinic.com/health/multiple-myeloma/DS00415

Henry's Clinical Diagnosis and Management by Laboratory Methods. 21st ed. McPherson RA and Pincus MR, eds. Philadelphia: 2007. P. 576.