También conocido como
Pruebas de sensibilidad
Pruebas de resistencia microbiana a fármacos
Pruebas de susceptibilidad microbiana
Cultivo y sensibilidad
Nombre sistemático
Antibiograma
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el 11.12.2017.
Aspectos Generales
¿Por qué hacer el análisis?

Para determinar la probabilidad de que un agente antimicrobiano o antifúngico determinado sea capaz de contrarrestar el crecimiento bacteriano o fúngico que ocasiona la infección.

¿Cuándo hacer el análisis?

Después de obtenerse un resultado positivo a un cultivo de bacterias o de hongos; si se tiene una infección y se han aislado en un cultivo uno o varios tipos de bacterias u hongos, a partir de una muestra obtenida del lugar en el que sospecha que se ubica la infección; cuando una infección no responde al tratamiento.

¿Qué muestra se requiere?

Una muestra de cultivo puro de bacterias u hongos obtenida a partir de un foco infeccioso del organismo.

¿Es necesario algún tipo de preparación previa?

Para esta prueba no se necesita ninguna preparación especial.

Quizás pueda encontrar los resultados de los análisis que se le han realizado en la página web de su laboratorio. Sin embargo, actualmente está en Lab Tests Online. Es posible que haya sido dirigido aquí por el sitio web de su laboratorio para que así pueda conseguir información útil sobre la (s) prueba (s) que se realizó.

Lab Tests Online es un sitio web de educación para el paciente que ofrece información sobre pruebas de laboratorio y que fue galardonado en el año 2009 con el Premio a las Mejores Iniciativas de Servicio al Paciente que convoca la Fundación Farmaindustria en el apartado correspondiente a sociedades científicas y profesionales.

El contenido de esta página ha sido revisado por especialistas del laboratorio. En ella, se proporcionan explicaciones generales de lo que podrían significar los resultados para cada una de las pruebas aquí desarrolladas. Por ejemplo, lo que podría significar obtener un valor alto o bajo en el contexto de su estado de salud.

Para conseguir los resultados de su análisis, deberá dirigirse al sitio web de su laboratorio o comunicarse con su médico.

Los rangos de referencia de las pruebas que se le han realizado los encontrará seguramente en su informe de laboratorio. Normalmente se encuentran a la derecha de los resultados.

Si no dispone del informe de laboratorio y desea obtener un rango de referencia, consulte a su médico o al laboratorio que realizó los análisis. Los resultados de las pruebas de laboratorio no tienen sentido por sí mismos. Toman significado cuando se comparan con los rangos de referencia. Los rangos de referencia son los valores esperados para una persona sana. A veces se les llama también valores "normales". Al comparar el resultado de una prueba con los valores de referencia, se puede ver si el resultado se encuentra fuera del rango de valores esperados. Los valores que están fuera de los rangos esperados pueden proporcionar pistas para ayudar a identificar posibles enfermedades o trastornos. Si bien la precisión de las pruebas de laboratorio ha evolucionado significativamente en las últimas décadas, puede existir cierta variabilidad entre laboratorios debido a las diferencias en los reactivos químicos empleados, las técnicas de medida y los analizadores o instrumentos que se utilizan. Esta es la razón por la que se proporcionan tan pocos rangos de referencia en esta página web. Es importante saber que, para evaluar si los resultados están "dentro de los límites normales", se debe aplicar el rango de referencia proporcionado por el laboratorio que realizó el análisis. Si desea obtener más información, refiérase al artículo Intervalos de referencia y su significado.

¿Qué es lo que se analiza?

Se emplea el término sensibilidad microbiana (antibiograma) para describir aquella situación en la que los microorganismos como bacterias u hongos no son capaces de crecer en presencia de uno o varios fármacos antimicrobianos. El antibiograma se realiza principalmente en el caso de las bacterias y hongos, una vez se sabe que estos microorganismos son los responsables de una infección. La prueba determina la eficacia de un agente antimicrobiano frente al microorganismo que ocasiona la infección y/o determina si el microorganismo ha desarrollado resistencia a ciertos antibióticos. Los resultados de esta prueba son útiles para seleccionar el fármaco o la combinación de fármacos que con mayor probabilidad solucionará la infección.

A pesar de que los virus también son microorganismos, el estudio de la sensibilidad de los mismos a agentes antivíricos se realiza de una forma diferente. El antibiograma sólo se refiere al estudio de la sensibilidad a fármacos de bacterias y hongos.

Las bacterias y los hongos pueden siempre desarrollar resistencia a agentes antimicrobianos y por este motivo, antibióticos que se habían empleado para matarlos o inhibir su crecimiento, pueden dejar de ser efectivos. Cuando en un cultivo se obtiene un resultado positivo que confirma por lo tanto la presencia de microorganismos, el antibiograma constituye una forma de determinar si aquello está sucediendo. Se debe primero realizar un cultivo de una muestra obtenida de la zona infectada, para saber con certeza si en ella existen bacterias u hongos causantes de la infección. (Si desea más información acerca de los cultivos, consulte las pruebas hemocultivo, urinocultivo, cultivo de micobacterias).

Durante el cultivo, los patógenos (si es que existen) son aislados (separados del resto de microorganismos presentes) e identificados mediante pruebas bioquímicas, enzimáticas o moleculares. Una vez identificados se plantea la necesidad de realizar o no un antibiograma. Los antibiogramas no se realizan en todos los casos ya que hay ciertos agentes patógenos que responden bien a tratamientos estándares bien establecidos; un ejemplo de ello sería la faringoamigdalitis estreptocócica, infección causada por Streptococcus pyogenes (también conocido como estreptococo del grupo A), que puede tratarse con penicilina. Si desea más información acceda a este enlace.

El antibiograma se realiza para cada tipo de bacteria u hongo que pueda ser clínicamente significativo en la muestra obtenida y cuya susceptibilidad o sensibilidad al tratamiento no se conozca. Se evalúa cada uno de los agentes patógenos por separado, determinando la capacidad de los antimicrobianos para inhibir su crecimiento. Esto se consigue incubando simultáneamente el microorganismo y el antibiótico en un medio con nutrientes en un tubo de ensayo o en una placa de agar, observando posteriormente el efecto del antibiótico sobre el crecimiento de la bacteria.

¿Cómo se obtiene la muestra para el análisis?
Una muestra de cultivo puro de bacterias u hongos obtenidos a partir de un foco infeccioso del organismo.

¿Se requiere alguna preparación previa para asegurar la calidad de la muestra?
Para esta prueba no se requiere ninguna preparación especial.

NOTA: En el apartado, El laboratorio por dentro, encontrará información sobre la recogida y procesamiento de las muestras de sangre y los cultivos de esputo.

Accordion Title
Preguntas Comunes
  • ¿Cómo se utiliza?

    El antibiograma se utiliza para determinar qué agente antimicrobiano será capaz de inhibir el crecimiento de bacterias u hongos causantes de la infección. Los resultados de esta prueba serán de gran ayuda al médico para establecer el tratamiento más efectivo frente a la infección.

    Los virus también pueden desarrollar resistencia frente a fármacos antivíricos, pero el estudio de esa resistencia se realiza de otra forma. El antibiograma hace referencia a bacterias y hongos.

    Se sabe que algunos tipos de bacterias y hongos son susceptibles a ciertos antibióticos y por este motivo no se realiza el antibiograma rutinariamente. Por ejemplo, se sabe que la mayoría de estreptococos, incluyendo el tipo que ocasiona la faringoamigdalitis estreptocócica, son sensibles a la penicilina. En este tipo de infección se administra el tratamiento sin realizar antibiograma alguno. No obstante, si con el fármaco habitual no se consigue erradicar la infección, el antibiograma puede ser necesario y de gran ayuda para seleccionar un fármaco más efectivo.

    Otros tipos de infecciones requieren la realización del antibiograma debido a que se sabe que algunas bacterias u hongos que se aíslan a partir del foco infeccioso presentan una susceptibilidad impredecible a los antibióticos normalmente empleados. Algunos ejemplos son los estafilococos y la Pseudomona aeruginosa. A veces, se pueden aislar a partir de un único foco infeccioso varios microorganismos y en estos casos el antibiograma determinará el antibiótico o la combinación de antibióticos más efectiva para tratar la infección causada por diferentes tipos de bacterias. Este podría ser el caso, por ejemplo, de las heridas infectadas.

  • ¿Cuándo se solicita?

    El antibiograma suele solicitarse al mismo tiempo que el cultivo, ya sea de sangre, orina, líquido biológico o de una herida. Sin embargo, el antibiograma se realiza normalmente cuando los resultados del cultivo son positivos para uno o varios microorganismos. También puede solicitarse un antibiograma si la infección no responde al tratamiento, para averiguar si el patógeno ha desarrollado resistencias y para conocer qué agente antimicrobiano resultará más eficaz para combatir la infección.

  • ¿Qué significa el resultado?

    Los resultados de esta prueba suelen informarse como:

    • Sensible - es probable aunque no garantizado totalmente, que el fármaco pueda inhibir al microorganismo patógeno; puede ser una elección apropiada para el tratamiento
    • Intermedio - el fármaco puede ser efectivo a elevadas dosis o con dosificaciones más frecuentes o efectivo sólo en algunas zonas del organismo en las que el antibiótico penetra fácilmente alcanzando concentraciones adecuadas
    • Resistente - el fármaco no es efectivo para inhibir el crecimiento del microorganismo; no es un fármaco de elección para el tratamiento

    A veces los resultados se informan expresando la concentración mínima inhibidora (CMI) y en unidades tales como miligramos por microlitro (mg/µL); la CMI se corresponde con la más alta dilución (menor concentración) de antibiótico efectiva para inhibir el crecimiento del microorganismo. A pesar de que esta es una opción para expresar los resultados, el laboratorio incluye a menudo una interpretación de la significación de los resultados (sensible, intermedio o resistente).

    Si en el cultivo se ha identificado a más de un microorganismo, el informe del laboratorio incluirá resultados para cada uno de ellos.

    El médico escogerá uno de los fármacos antimicrobianos de la lista que fueron clasificados como sensibles. En caso de que no exista ninguna opción entre la categoría de sensibles, el médico puede seleccionar uno de la categoría de los intermedios; esto puede significar una mayor dosis de antimicrobiano, pudiendo dar lugar a una mayor duración del tratamiento y a un mayor riesgo de efectos secundarios relacionados con el fármaco en cuestión.

    Un patógeno puede ser resistente a todos los antimicrobianos utilizados normalmente para el tratamiento de este tipo de infección. En este caso, el médico puede prescribir una combinación de antibióticos que actúen conjuntamente para inhibir la bacteria cuando ninguno de ellos es efectivo por sí solo. Sin embargo, estos tipos de tratamientos pueden ser más caros, y en algunas ocasiones deben administrarse por vía intravenosa durante largos períodos de tiempo. El tratamiento de algunas infecciones debidas a bacterias resistentes puede llegar a ser muy difícil.

  • ¿Hay algo más que debería saber?

    Es importante obtener la muestra para cultivo y susceptibilidad a los antibióticos (antibiograma) antes de iniciar cualquier tratamiento antibiótico, a menos que el antibiograma se utilice para monitorizar la eficacia del tratamiento.

  • ¿Cuánto se tarda en obtener los resultados del antibiograma?

    Normalmente los resultados de los cultivos no se obtienen hasta transcurridas unas 24-48 horas. Una vez finalizado el cultivo, se obtiene del mismo una muestra pura del microorganismo que en él ha crecido. A partir de ese momento, todavía serán necesarias unas 24-48 horas más para obtener los resultados del antibiograma. Existen unas pruebas comercializadas que permiten determinar la susceptibilidad a los antibióticos de manera rápida, obteniéndose resultados en menos de 24 horas. En el caso de los cultivos para hongos y para la micobacteria causante de la tuberculosis se requiere mucho más tiempo, entre 6 y 8 semanas.

  • ¿Es posible que el médico prescriba un antibiótico sin realizar o antes de realizar un cultivo?

    Sí. En algunas situaciones el médico ya optará por un fármaco mientras se está realizando el cultivo; en otros casos, su experiencia le permitirá incluso prescribir el fármaco sin solicitar el cultivo. A pesar de que es imposible predecir qué microorganismo causa una infección a menos que se realice un cultivo, algunos microorganismos son más frecuentes que otros. Por ejemplo, la mayor parte de infecciones del tracto urinario (ITU) está ocasionada por Escherichia coli. Por este motivo, el médico seleccionará un antibiótico en base al patrón habitual de las pruebas de susceptibilidad para este microorganismo, y este antibiótico será efectivo la mayoría de veces. Por otra parte, hay infecciones graves que pueden poner en peligro la vida del individuo y deben tratarse inmediatamente, sin esperar a obterner los resultados del cultivo. También puede darse el caso de no realizar ningún cultivo porque el foco infeccioso resulta inalcanzable y no permite obtener ninguna muestra (como sería el caso de una otitis media - infección del oído) o porque resulta muy difícil conseguir aislar y separar el microorganismo patógeno del resto de flora de la muestra (como por ejemplo en la neumonía adquirida en la comunidad). En estos casos, el médico instaura un tratamiento que será eficaz frente a la mayor parte de microorganismos causantes de estas infecciones.

  • ¿Por qué los microorganismos se vuelven resistentes a los fármacos?

    La resistencia puede ser innata (natural) o adquirida. La resistencia natural forma parte de las características físicas del microorganismo. Debido a que los microorganismos se multiplican muy rápidamente, dan lugar a muchas generaciones en períodos de tiempo muy cortos. Siempre existe la posibilidad de que la resistencia antimicrobiana aparezca por un cambio (mutación) genético. Si esta mutación supone para el microorganismo mayor supervivencia, la mutación pasará a las generaciones subsiguientes.

    La resistencia adquirida se desarrolla a través de un proceso de selección. Cuando se trata a un individuo con un agente antimicrobiano, los microorganismos más sensibles son los que mueren primero. Si se interrumpe el tratamiento antes de que se haya conseguido matar a todos los microorganismos, los que sobreviven pueden desarrollar resistencia al antimicrobiano en cuestión. Así, cuando vuelvan a verse expuestos a la acción del mismo agente antimicrobiano, éste puede resultar inefectivo ya que el microorganismo y su descendencia recuerdan la resistencia anteriormente desarrollada frente al fármaco.

    La resistencia también puede aparecer cuando microorganismos resistentes comparten su material genético con otros que todavía no lo son. Esta es una situación relativamente frecuente en el entorno sanitario, en el que se trata a muchos individuos. Por ejemplo, algunas cepas resistentes de bacterias como el MRSA (Staphylococcus aureus resistente a la meticilina) han generado durante décadas problemas en hospitales y son cada vez más frecuentes en la comunidad.

    Cuando en una bacteria aparece una resistencia, sea cual sea la razón, esta bacteria resistente puede propagarse a otros individuos de la comunidad. Una vez una cepa bacteriana ya es resistente a uno o más fármacos antimicrobianos, la única solución consiste en inhibir su diseminación e intentar hallar otro fármaco que pueda matarla. Los agentes antimicrobianos de segunda o tercera elección son a menudo más caros y se asocian a más efectos indeseables. Esto supone un reto ya que los microorganismos desarrollan resistencias más rápidamente de lo que se tarda en desarrollar nuevos fármacos.

  • ¿Existe alguna otra manera de estudiar las resistencias a fármacos?

    Existen métodos moleculares que permiten analizar resistencias mediante la detección de cambios (mutaciones) en el material genético del microorganismo; estas mutaciones le permiten crecer en presencia de ciertos agentes antimicrobianos. MRSA (Staphylococcus aureus resistente a la meticilina) contiene el gen mecA que le confiere resistencia a los antibióticos meticilina, oxacilina, nafcilina y dicloxacilina. La detección del gen mecA por métodos moleculares permite una rápida detección de MRSA antes incluso de cultivar la bacteria. Así, en el hospital, se aísla de los otros pacientes al individuo que presenta este microorganismo en la vía nasal, para impedir la transmisión del estafilococo resistente a otras personas.

    La prueba de la beta-lactamasa es otro ejemplo del estudio de resistencias. La beta-lactamasa es una enzima producida por algunas bacterias que hace que la penicilina no sea efectiva. Esta prueba puede emplearse para saber si la bacteria produce esta enzima y por lo tanto es resistente a la penicilina y a fármacos similares. Esta prueba no se realiza con mucha frecuencia; sí resulta sin embargo de interés en el caso de Haemophilus influenzae y bacterias anaerobias.

Bibliografía

Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

MedlinePlus Medical Encyclopedia: Antibióticos. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/antibiotics.html

Antimicrobial Susceptibility, Aerobic Bacteria, MIC. Mayo Clinic Mayo Medical Laboratories. http://www.mayomedicallaboratories.com/test-catalog/Overview/8073

Vorvick, L. Análisis de sensibilidad. MedlinePlus Medical Encyclopedia. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/003741.htm

Hazen, K. Susceptibility Testing. Merck Manual for Healthcare Professionals. http://www.merckmanuals.com

Street, T. and Schmidt, S. Antimicrobial Susceptibility. Medscape Reference. http://emedicine.medscape.com/article/2103786-overview

McPherson, R. and Pincus, M. (© 2011). Henry's Clinical Diagnosis and Management by Laboratory Methods 22nd Edition: Elsevier Saunders, Philadelphia, PA. Pp 11117-1128.

Henry's Clinical Diagnosis and Management by Laboratory Methods. 21st ed. McPherson RA and Pincus MR, eds. Philadelphia: 2007, Pp 1048-1057.

Forbes, B. et. al. (© 2007). Bailey & Scott's Diagnostic Microbiology, Twelfth Edition: Mosby Elsevier Press, St. Louis, Missouri. Pp 187-214.

Get Smart: Know When Antibiotics Work, Frequently Asked Questions. CDC. http://www.cdc.gov/getsmart/index.html

Thomas, Clayton L., Editor (1997). Taber&'s Cyclopedic Medical Dictionary. F.A. Davis Company, Philadelphia, PA [18th Edition].

Pagana, Kathleen D. & Pagana, Timothy J. (2001). Mosby&'s Diagnostic and Laboratory Test Reference 5th Edition: Mosby, Inc., Saint Louis, MO.

The Problem of Antibiotic Resistance. National Institute of Allergy and Infectious Diseases. http://www.niaid.nih.gov/factsheets/antimicro.htm

Antibiotic Resistance, A Growing Threat. US Food and Drug Administration. http://www.fda.gov/oc/opacom/hottopics/anti_resist.html

Pregúntenos

*Importante*: No es posible interpretar los resultados de los análisis clínicos fuera del contexto de la historia clínica del paciente. Rogamos no remita resultados para su interpretación, ya que ésta debe ser realizada exclusivamente por su médico. Si tiene dudas sobre esta prueba, puede completar un formulario y solicitar interpretación más detallada sobre el análisis en cuestión. Su consulta se tratará de manera confidencial y será respondida por un profesional del laboratorio clínico.

Es usted profesional sanitario?
Dirección de correo electrónico