Fórmula leucocitaria

5/6/2022

También conocido como: recuento diferencial de leucocitos, diferencial leucocitario

Nombre sistemático: fórmula leucocitaria

Aspectos generales

¿Por qué hacer el análisis?

Para determinar la causa de una alteración en el recuento de leucocitos; en el diagnóstico o seguimiento de una enfermedad que afecte al sistema inmunitario, como una infección, la inflamación o ciertos tipos de cáncer como la leucemia y el linfoma.

¿Cuándo hacer el análisis?

Junto con el hemograma durante un control médico rutinario, cuando  en el hemograma se observa alguna alteración, cuando se presentan signos o síntomas relacionados con trastornos de los leucocitos, como infección, inflamación o ciertos tipos de cáncer, cuando se está siguiendo un tratamiento que puede afectar a los leucocitos, como la quimioterapia.

¿Qué muestra se requiere?

La determinación se realiza a partir de una muestra de sangre venosa del brazo; a veces por punción en el dedo (en niños y adultos) o el talón (en recién nacidos).

¿Es necesario algún tipo de preparación previa?

Para esta prueba no se necesita ninguna preparación especial.


¿Qué es lo que se analiza?

Los leucocitos, también llamados glóbulos blancos, circulan en la sangre y en el sistema linfático ayudando a proteger al organismo de las infecciones. Constituyen un pilar importante del sistema inmunitario del organismo y juegan también un papel en las infecciones, en la inflamación, la alergia y la protección frente al cáncer. En una fórmula leucocitaria se contabiliza la proporción de cada uno de los tipos de leucocitos presentes en una muestra de sangre

Existen cinco tipos de leucocitos, cada uno de ellos con funciones diferentes. La fórmula leucocitaria permite conocer:

  • Si los diferentes tipos de leucocitos se encuentran en proporción adecuada.
  • Si existen aumentos o disminuciones de alguno de los leucocitos habituales.
  • Si hay presencia de alguna célula anormal que no corresponda a ninguno de los leucocitos habituales.

Esta información es valiosa para el diagnóstico de algunas enfermedades que afectan al sistema inmunitario y en los trastornos de la médula ósea.

La fórmula leucocitaria suele realizarse junto con el hemograma, solicitado como parte de un control rutinario de salud, o bien tras haber obtenido un resultado alterado en este. La mayoría de las veces, el recuento diferencial se realiza de manera automatizada en un analizador, aunque no es raro que se realice una extensión de sangre para que el especialista del laboratorio la revise al microscopio.

Tipos de leucocitos

La médula ósea produce principalmente cinco tipos de leucocitos: neutrófilos, eosinófilos, basófilos, linfocitos y monocitos.

  • Granulocitos: presentan gránulos en su citoplasma. Los gránulos contienen sustancias químicas y otros compuestos que se liberan en el curso de una respuesta inmunitaria. Existen tres tipos de granulocitos:
  • Neutrófilos: normalmente son los leucocitos mayoritarios. Se movilizan hacia las áreas lesionadas, inflamadas o infectadas para absorber y destruir bacterias u hongos.
  • Eosinófilos: responden a infecciones causadas por parásitos y juegan un papel importante en el desarrollo de la alergia.
  • Basófilos: suelen ser los leucocitos minoritarios y se piensa que también juegan un papel en las reacciones alérgicas.
  • Linfocitos: existen tanto en la sangre como en el sistema linfático. Se pueden clasificar en tres tipos, aunque en la fórmula leucocitaria no es posible diferenciarlos por lo que se informa del total de linfocitos. Para conseguir diferenciar los tipos de linfocitos se requieren pruebas específicas como el inmunofenotipado.
  • Linfocitos B: los linfocitos B maduros reciben el nombre de células plasmáticas y producen anticuerpos (inmunoglobulinas) que se unen a bacterias, virus u otros antígenos para neutralizarlos.
  • Linfocitos T: finalizan su etapa de maduración en el timo y hay varios tipos. Algunos linfocitos T permiten al organismo distinguir entre antígenos propios o extraños, mientras que otros inician y controlan la extensión de la respuesta inmune, impulsándola o frenándola según corresponda. Otros linfocitos T atacan directamente y neutralizan las células cancerosas o las células infectadas por virus.
  • Células NK (del inglés, natural killer): atacan y destruyen directamente las células del organismo que están alteradas, como las células cancerosas o las que están infectadas por virus.
  • Monocitos: son similares a los neutrófilos, se desplazan hacia la zona de la infección para engullir y destruir bacterias. Suelen aparecer en infecciones crónicas, pero no tanto en las agudas. También participan en los procesos de reparación de los tejidos y tienen otras funciones dentro del sistema inmune.

¿Qué información aporta la fórmula leucocitaria?

La fórmula leucocitaria puede dar pistas acerca de la patología del paciente o sobre las posibles causas de un recuento de leucocitos bajo observado en el hemograma. Ante infecciones o procesos inflamatorios en cualquier parte del organismo, la médula ósea produce mayor cantidad de leucocitos y los libera hacia la sangre. En función de la causa de la infección o inflamación, puede aumentar un tipo de leucocito en relación a otros. Cuando la situación se resuelve, la producción del tipo de leucocito en cuestión remite y se normaliza.

Además de las infecciones e inflamaciones, son varias las situaciones que afectan a la producción de leucocitos y su supervivencia en sangre, ocasionando aumentos o disminuciones de algún tipo de leucocito. La fórmula leucocitaria junto con el hemograma aportan una información muy útil. Los resultados suelen interpretarse junto con otros, como la extensión de sangre que permite detectar poblaciones anómalas o inmaduras de leucocitos.

En algunas enfermedades graves se liberan a la circulación células inmaduras procedentes de la médula ósea y pueden detectarse gracias a la fórmula leucocitaria. Esto puede suceder en infecciones bacterianas, leucemia, trastornos mielodisplásicos o mieloproliferativos o invasión de la médula ósea por tumores procedentes de otras partes del cuerpo. Entre las células inmaduras que pueden detectarse se incluyen metamielocitos, mielocitos, promielocitos y blastos.

Si los resultados del diferencial leucocitario son patológicos, se realizan otras pruebas para determinar su causa. El médico tendrá en cuenta los signos o síntomas de la persona, sus antecedentes médicos y la exploración física para saber qué otras pruebas puedan ser necesarias. En algunos casos puede estar indicado un estudio de la médula ósea, ya que es donde se producen la mayoría de los leucocitos.

Preguntas comunes


¿Cómo se utiliza?

La fórmula leucocitaria suele solicitarse junto con el hemograma en el curso de exámenes médicos rutinarios.

Puede ser útil para hallar la causa de aumentos o disminuciones en el recuento de leucocitos. También es importante en el diagnóstico y seguimiento de situaciones que afecten a un tipo o varios de leucocitos.
Esta información es valiosa para el diagnóstico de la causa específica de una enfermedad como:

¿Cuándo se solicita?

La fórmula leucocitaria se realiza normalmente como parte de un hemograma, el cual puede solicitarse por diferentes motivos. Puede ser necesario cuando una persona presenta signos o síntomas propios de una infección o una inflamación, como:

  • Fiebre, escalofríos.
  • Dolores inespecíficos.
  • Dolor de cabeza.
  • Signos o síntomas relacionados con la localización de la inflamación o la infección.

También puede realizarse la prueba ante signos o síntomas relacionados con algún trastorno de la sangre o de la médula ósea, enfermedades autoinmunes o inmunodeficiencias.

En el caso de no haberse realizado la fórmula leucocitaria al mismo tiempo que el hemograma, se puede solicitar el estudio si algún resultado del hemograma está alterado.

¿Qué significa el resultado?

La fórmula leucocitaria muestra el número o el porcentaje de cada tipo de leucocito respecto al total.

Los valores absolutos se calculan multiplicando el número total de leucocitos por el porcentaje de cada tipo. En las personas adultas, los neutrófilos suelen ser el tipo de leucocito mayoritario, seguidos de los linfocitos, monocitos, eosinófilos y basófilos. En los niños, es posible que los linfocitos se encuentren en mayor cantidad que los neutrófilos.

Los resultados de la fórmula leucocitaria deben interpretarse con precaución. El médico evaluará conjuntamente los signos o síntomas que presenta el individuo con los resultados de la fórmula leucocitaria, el tipo de leucocito aumentado o disminuido y la duración de esta alteración a lo largo del tiempo. 

  • Son varias las situaciones que ocasionan aumentos o disminuciones transitorias en alguno de los tipos de leucocitos. Los aumentos o disminuciones persistentes motivarán la solicitud de otras pruebas adicionales.
  • Un resultado ligeramente alterado puede ser significativo o no, mientras que una alteración muy marcada en uno o varios tipos de leucocitos suele ser indicativo de la necesidad de realizar pruebas adicionales.

En la tabla siguiente se proporcionan algunos ejemplos de alteraciones en la fórmula leucocitaria:

(1) Wintrobe’s Clinical Haematology (14ªed). Greer J, editor. Philadelphia, PA: Wolters Kluwer: 2019.

A veces pueden detectarse en la fórmula leucocitaria formas celulares anómalas o inmaduras que circulan en sangre. Las formas inmaduras incluyen metamielocitos, mielocitos, promielocitos y blastos. Pueden ser necesarias pruebas adicionales en estos casos, como el estudio de médula ósea.

¿Qué significa la alarma de “granulocitos inmaduros” o “desviación izquierda”?

Algunos analizadores automáticos son capaces de informar el número de granulocitos inmaduros que existen en la sangre. Esta alarma significa que existe un número elevado de formas jóvenes inmaduras de leucocitos. Entre ellos se encuentran los metamielocitos, mielocitos y promielocitos. Se trata de precursores de los neutrófilos que no suelen estar presentes fuera de la médula ósea. Suele indicar que existe infección o inflamación, y es la traducción del aumento de producción de leucocitos por parte de la médula ósea y su liberación hacia la sangre antes de que haya completado su proceso de maduración, aunque también pueden estar presentes en las leucemias, por lo que es importante realizar pruebas adicionales para conocer su origen.

¿Puede realizarse la fórmula leucocitaria o recuento diferencial de leucocitos en otra muestra distinta de la sangre?

Sí. La fórmula leucocitaria, junto con el recuento de leucocitos, puede realizarse en distintos fluidos del organismo para evaluar directamente la zona afectada por la inflamación o infección. Por ejemplo, si se sospecha una meningitis, se realiza la fórmula leucocitaria en el líquido cefalorraquídeo. Para más información, consultar el artículo sobre el análisis de líquidos biológicos.

¿Qué otras pruebas se solicitan si la fórmula leucocitaria está alterada?

En función de la historia clínica, la exploración física, los signos o síntomas, y la sospecha diagnóstica el médico puede solicitar distintas pruebas. Por ejemplo:

¿Cómo debe interpretarse el hemograma cuando en el informe se indica que se observan granulocitos inmaduros?

Algunos analizadores indican el número total de granulocitos inmaduros de la muestra de sangre. Estos granulocitos son leucocitos que se han liberado de la médula ósea antes de que hayan completado su maduración. Pueden incluir metamielocitos, mielocitos y promielocitos. Estos tipos celulares son precursores de los neutrófilos y suelen estar presentes exclusivamente en la médula ósea y no en la sangre. Pueden detectarse granulocitos inmaduros en sangre en diversas situaciones como infecciones o cánceres de la sangre; por este motivo su detección suele ir seguida de la realización de pruebas adicionales.


Enlaces

Pruebas relacionadas:

Análisis de líquidos biológicos

Cultivo de heridas

Estudio cromosómico (cariotipo)

Hemograma

Extensión de sangre

Hemocultivo

Inmunofenotipado

Estudio de la médula ósea

Recuento de leucocitos

Recuento de hematíes

Urocultivo

Estados fisiológicos y enfermedades:

Sepsis

Infecciones de piel y heridas

Trastornos de la médula ósea

Leucemia

Linfoma

Trastornos mieloproliferativos

Alergias

Infección del tracto urinario

En otras webs:

Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM): Linfomas no Hodgkin

Kidshealth.org: Sistema inmunitario

Medline: Respuesta inmunitaria

National Cancer Institute: Leucemia-Versión para pacientes

En mantenimiento.

Pregúntenos

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
Pregúntenos image