Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el 02.09.2018.
¿En qué consiste?

La vitamina B12 y el folato forman parte del complejo vitamínico B, y son necesarios para la correcta síntesis de los glóbulos rojos o hematíes, para la regeneración de tejidos y células, y para la síntesis del ADN. Un déficit de vitamina B12 y/o folato es reflejo de una escasez crónica de una o ambas vitaminas. Puesto que el organismo almacena una cantidad de vitamina B12 suficiente para las necesidades correspondientes de 3 a 6 años, así como folato en el hígado suficiente para unos 3 meses, los síntomas de déficit en adultos pueden tardar en presentarse desde meses hasta años. En cambio, en los niños estos síntomas aparecen más rápidamente, ya que todavía no disponen de amplias reservas.

Con el tiempo, el déficit de vitamina B12 o folato puede conducir a una anemia macrocítica, condición caracterizada por una menor producción de glóbulos rojos o hematíes, aunque de mayor tamaño, con una disminución de la capacidad de transportar el oxígeno. Debido a la anemia, las personas afectadas pueden sentirse débiles, mareadas y con dificultades para respirar. En algunos casos las deficiencias de vitamina B12 pueden causar diversos grados de neuropatías y/o lesiones nerviosas que producen sensación de hormigueo y entumecimiento de manos y pies. En casos graves, pueden aparecer alteraciones mentales como confusión, irritabilidad e incluso demencia severa.

Las mujeres embarazadas necesitan mayores cantidades de folato para asegurar un desarrollo fetal adecuado. El aumento de las necesidades de folato obedece al estrés que supone el desarrollo celular fetal tan acelerado. Si previamente al embarazo una mujer presenta déficit de folato, éste se intensificará durante la gestación, pudiendo conducir a un parto prematuro o a alteraciones del tubo neural en el recién nacido, como espína bífida. Desde la introducción de los suplementos de folato en todas las gestantes, el porcentaje de casos con defectos de formación del tubo neural ha disminuido ostensiblemente. El síndrome de las piernas inquietas que presentan algunas embarazadas también está en relación con déficits de folato.

Accordion Title
Acerca de Déficit de vitamina B12 y/o folato
  • Signos y síntomas

    A menudo, los síntomas asociados al déficit de vitamina B12 o folato son sutiles e inespecíficos. Están relacionados con la anemia macrocítica resultante, la afectación del sistema nervioso y alteraciones gastrointestinales. Es posible detectar un déficit de manera precoz antes de que aparezca ningún síntoma. Algunas personas afectadas pueden presentar una gran variedad de síntomas desde leves hasta más severos, como:

    • Diarrea
    • Mareos
    • Fatiga, debilidad
    • Pérdida del apetito
    • Malabsorción
    • Palidez
    • Aumento de la frecuencia cardíaca
    • Dificultad para respirar
    • Dolor en la lengua y la boca
    • Hormigueo, entumecimiento, y/o sensación de quemazón en manos, brazos y piernas (en el déficit de vitamina B12)
    • Confusión
    • Paranoia
  • Causas

    Existe una gran variedad de causas de déficit de vitamina B12 y/o folato. Entre ellas se incluyen las siguientes:

    Aporte dietético insuficiente
    La vitamina B12 se encuentra en alimentos de origen animal como la carne roja, el pescado, las aves, la leche y los huevos. El folato (también conocido como ácido fólico) se encuentra en vegetales de hojas verdes, los cítricos, las alubias, la levadura, y los cereales enriquecidos. Normalmente, el organismo dispone de reservas de vitamina B12 para varios años. Puesto que esta vitamina se obtiene fácilmente por el aporte dietético, los déficits son bastante raros. Sí pueden observarse estados deficitarios en la malnutrición, y en veganos o vegeterianos estrictos (no consumen ninguna proteína de origen animal) y en sus hijos cuando siguen una lactancia materna. Los déficits en bebés y niños se manifiestan rápidamente ya que sus reservas no son comparables a las de los adultos.

    Desde el enriquecimiento con ácido fólico del pan, de cereales y de otros productos derivados, los déficits de folato han disminuido mucho y el número de mujeres en edad fértil que presentan déficits de folato ha disminuido desde aproximadamente un 20% hasta menos de un 1% actualmente. Sin embargo, como las reservas de folato son menores a las de B12, es importante consumir alimentos ricos en ácido fólico con regularidad.

    Malabsorción
    Pueden observarse déficits de folato y de vitamina B12 en situaciones en las que existe alguna interferencia con la absorción de nutrientes en el intestino delgado, como:

    • Enfermedad celíaca
    • Sobrecrecimiento bacteriano o presencia de parásitos en el intestino
    • Disminución de la producción ácida del estómago - el ácido secretado por las células del estómago es necesario para separar la vitamina B12 de las proteínas de los alimentos. Esta es la causa más frecuente de déficit de B12 en ancianos y en personas que toman fármacos supresores de la producción de ácido del estómago
    • Anemia perniciosa - la causa más frecuente de déficit de B12. El factor intrínseco (FI) es una proteína sintetizada por las células parietales del estómago. La vitamina B12 se une al factor intrínseco, formando un complejo que puede absorberse en el intestino. En la anemia perniciosa no se produce (o en muy poca cantidad) factor intrínseco, y por lo tanto no se puede absorber correctamente la B12
    • Las intervenciones quirúrgicas en las que se extrae parte del estómago (con sus células parietales) o parte del intestino pueden ser la causa del déficit de B12; esto debe tenerse en consideración cuando se practican procedimientos de "by-pass" gástrico
    • Pancreatitis crónica

    Aumento de las necesidades
    Todas las muejres embarazadas necesitan ingerir cantidades importantes de folato para garantizar un correcto desarrollo fetal. Si la mujer presenta ya antes del embarazo un déficit de folato, éste se intensificará durante la gestación y podría conducir a un parto prematuro y a defectos del tubo neural en el recién nacido. Las personas con cáncer y metástasis o con anemias hemolíticas crónicas (como la anemia falciforme) presentan unas necesidades de folato aumentadas.

    Otras causas

    • El alcoholismo crónico puede ocasionar un déficit de B12 y/o folato debido a un aporte insuficiente y a una liberación irregular de la B12 desde las proteínas de los alimentos
    • Algunos fármacos pueden causar déficits de B12, por ejemplo, metformina y omeprazol, que respectivamente alteran la liberación de B12 desde las proteínas de la dieta y afectan su absorción por la disminución de la secreción ácida del estómago
    • Algunos fármacos pueden hacer disminuir los niveles de folato, como la fenitoína y el metotrexate, que bloquean la absorción de folato y su utilización en el organismo, respectivamente
  • Tratamiento

      El tratamiento de los déficits de vitamina B12 y de folato en general implican la administración de suplementos durante largos períodos de tiempo e incluso durante el resto de la vida. Es posible que aquellos sujetos con un déficit de factor intrínseco o con alguna condición responsable de una malabsorción generalizada, requieran inyecciones de vitamina B12. En cambio, los suplementos de folato/ácido fólico se administran por vía oral.

      Actualmente se recomienda que todas las mujeres que contemplen la posibilidad de quedarse embarazadas tomen suplementos de folato antes y durante el embarazo para asegurar unas reservas suficientes de folato para el correcto desarrollo fetal.

      Si una persona presenta déficit de vitamina B12 y folato simultáneamente, será necesaria la administración de ambos. Si se presenta un déficit de vitamina B12 y únicamente se toman suplementos de ácido fólico, es posible que la anemia macrocítica se resuelva, pero la neuropatía (lesión nerviosa) subyacente causada por el déficit de vitamina B12 persistirá. Un tratamiento adecuado debería solucionar los síntomas aunque es posible que no revierta todas las lesiones nerviosas.

    Bibliografía

    Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

    Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

    Dietary Supplement Fact Sheet: Vitamin B12. NIH Office of Dietary Supplements. http://ods.od.nih.gov/factsheets/VitaminB12-QuickFacts/

    Mayo Clinic Staff. Vitamin Deficiency Anemia. MayoClinic.com. http://www.mayoclinic.com/health/vitamin-deficiency-anemia/DS00325/METHOD=print

    Pernicious Anemia. National Heart Lung and Blood Institute. http://www.nhlbi.nih.gov/health/dci/Diseases/prnanmia/prnanmia_what.html

    Chen, Y. Anemia por deficiencia de vitamina B12. MedlinePlus Medical Encyclopedia. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000574.htm

    Schick, P. Megaloblastic Anemia. Medscape Reference. http://emedicine.medscape.com/article/204066-overview

    Frank, E. et. al. Megaloblastic Anemia. ARUP Consult. http://www.arupconsult.com/Topics/MegaloblasticAnemia.html

    Conrad, M. Pernicious Anemia. Medscape Reference. http://emedicine.medscape.com/article/204930-overview

    OH, R. and Brown, D. Vitamin B12 Deficiency. Am Fam Physician. 2003 Mar 1;67(5):979-986. http://www.aafp.org/afp/2003/0301/p979.html

    Pagana, K. D. & Pagana, T. J. (© 2011). Mosby’s Diagnostic and Laboratory Test Reference 10th Edition: Mosby, Inc., Saint Louis, MO. Pp 468-470, 1038-1039.

    Tietz Textbook of Clinical Chemistry and Molecular Diagnostics. Burtis CA, Ashwood ER, Bruns DE, eds. St. Louis: Elsevier Saunders; 2006, Pp 1100-1103.

    Kasper DL, Braunwald E, Fauci AS, Hauser SL, Longo DL, Jameson JL eds, (2005) Harrison's Principles of Internal Medicine, 16th Edition, McGraw Hill, Pp 601-604.

    McClatchey, K.D., Editor (2002), Clinical Laboratory Medicine 2nd Edition: Lippincott Williams & Wilkins, Philadelphia, PA. Pp 842-844.

    Pagana, Kathleen D. & Pagana, Timothy J. (© 2007). Mosby’s Diagnostic and Laboratory Test Reference 8th Edition: Mosby, Inc., Saint Louis, MO. Pp 460-461, 834-836, and 999-1000.

    Clarke, W. and Dufour, D. R., Editors (2006). Contemporary Practice in Clinical Chemistry, AACC Press, Washington, DC. Pp 403-406.

    Wu, A. (2006). Tietz Clinical Guide to Laboratory Tests, Fourth Edition. Saunders Elsevier, St. Louis, Missouri.410-413, 1124-1127.

    Thomas, Clayton L., Editor (1997). Taber's Cyclopedic Medical Dictionary. F.A. Davis Company, Philadelphia, PA [18th Edition].