Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el 21.04.2018.
¿En qué consiste?

Malnutrición significa esencialmente una nutrición deficitaria o defectuosa y se trata de un desequilibrio entre la cantidad de alimentos y demás nutrientes que el organismo necesita para su correcto desarrollo y los que recibe (absorbe). La malnutrición se asocia más frecuentemente a un déficit de alimentación, objetivo principal de este artículo, pero también puede ser debido a una sobrealimentación.

Un exceso de alimentación crónico puede llevar a la obesidad y al síndrome metabólico, conjunto de factores de riesgo caracterizados por obesidad abdominal, resistencia a la insulina (dificultad en metabolizar la glucosa), dislipemia (alteración de los niveles de lípidos en sangre) e hipertensión. Las personas con síndrome metabólico presentan mayor riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular y diabetes de tipo 2. Otra forma poco frecuente de sobrealimentación es la toxicidad vitamínica o mineral debida a una suplementación excesiva, por ejemplo, con elevadas dosis de vitaminas liposolubles como la vitamina A. Los síntomas dependen del tipo de sustancia, de la cantidad y de si la ingesta es aguda o crónica.

Una nutrición deficitaria ocurre cuando no se toman en cantidad suficiente uno o más nutrientes vitales para el correcto desarrollo y funcionamiento del organismo. Puede deberse a una ingesta insuficiente, a un aumento de las pérdidas, a un aumento de la demanda o a enfermedades que disminuyen la capacidad para digerir y absorber los nutrientes de la comida. Mientras que la necesidad de mantener una nutrición adecuada es constante, las demandas del organismo diarias y a lo largo de la vida son variables.

  • Durante el embarazo es imprescindible que el aporte nutricional sea el adecuado para garantizar el correcto crecimiento y desarrollo del feto. Un déficit de folato durante el embarazo puedo provocar trastornos congénitos y aumentar el riesgo de que el recién nacido sea de bajo peso y de que el parto sea prematuro.
  • Durante la infancia un déficit severo de alimentación puede dar lugar a marasmo, que se caracteriza por delgadez corporal y retraso en el crecimiento. Si se proporcionan suficientes calorías pero la alimentación es pobre en proteínas, los niños desarrollan kwashiorkor, que se caracteriza por edema, aumento del tamaño del hígado, apatía y retraso en el crecimiento. Algunos déficits vitamínicos pueden dar lugar a problemas en la formación del hueso y de los tejidos. Por ejemplo, el déficit de vitamina D en los niños produce  raquitismo. Se estima que a nivel mundial aproximadamente un tercio de las muertes infantiles se asocian a malnutrición. En los países en vías de desarrollo las principales causas de esta malnutrición son la escasez de alimentos y los parásitos intestinales. En países desarrollados la malnutrición se observa como consecuencia de dietas muy pobres en nutrientes o desequilibradas.
  • Situaciones agudas como la cirugía, las quemaduras graves, las infecciones y los traumatismos pueden aumentar drásticamente las necesidades nutricionales. En pacientes malnutridos, el sistema inmune puede haberse ido debilitando con los años y su pronóstico puede ser peor. Frecuentemente la cicatrización de las heridas está retardada y deben permanecer más días en el hospital. Por esta razón es aconsejable valorar el estado nutricional de los pacientes hospitalizados, por ejemplo, antes de la cirugía y durante el proceso de recuperación.
  • Las enfermedades crónicas pueden asociarse a pérdida de nutrientes, a aumento de la demanda de nutrientes y/o a malabsorción (incapacidad del organismo para utilizar uno o más nutrientes disponibles). La malabsorción puede ocurrir en enfermedades crónicas como la enfermedad celíaca, fibrosis quística, insuficiencia pancreática y anemia perniciosa. En la enfermedad renal crónica, en diarreas y en hemorragias se observa un aumento de las pérdidas de nutrientes. Algunas enfermedades y su tratamiento pueden provocar malnutrición debido a una disminución de la ingesta, ya sea por pérdida del apetito, por dificultad al tragar o por náuseas asociadas a cáncer (y a la quimioterapia) o a la infección por VIH/SIDA (y sus tratamientos). También se puede observar malabsorción, aumento de las pérdidas y disminución de la ingesta en casos de abuso crónico de drogas y/o alcohol.
  • Los ancianos requieren menos calorías pero siguen requiriendo un soporte nutricional adecuado. A menudo disminuye la absorción de nutrientes por disminución de la secreción de ácido gástrico o por dificultades al tragar. Además, puede serles más difícil preparar las comidas y tienen menos acceso a una gran variedad de alimentos nutritivos. Por otra parte, los ancianos pueden tener menos sensación de apetito, menos olfato y/o problemas mecánicos al tragar o masticar.
Accordion Title
Acerca de Malnutrición
  • Signos  y síntomas

    La malnutrición se desarrolla lentamente a lo largo de meses o años. Los cambios a nivel celular aparecen cuando se vacían las reservas del organismo, afectando a procesos metabólicos y disminuyendo la capacidad del organismo de defenderse ante infecciones. Con el tiempo pueden aparecer una serie de síntomas como:

    • Retraso en el desarrollo, distensión del abdomen, apatía y languidez (en niños)
    • Anemia
    • Pérdida de peso y de masa muscular, debilidad
    • Piel seca y escamosa
    • Edema
    • Cabello frágil y fino
    • Uñas quebradizas y malformadas (en forma de cuchara)
    • Diarrea crónica
    • Retraso en la curación de las heridas
    • Dolor óseo y articular
    • Alteraciones mentales como confusión e irritabilidad
    • Bocio (aumento del tamaño de la glándula tiroidea)

    Déficits nutricionales específicos causan síntomas característicos. Por ejemplo, el déficit de vitamina B12 provoca hormigueo, entumecimiento y sensación de quemazón en manos y pies (debido a la afectación nerviosa). Un deficit de vitamina A produce ceguera nocturna y un aumento de la sensibilidad a la luz. Una falta de vitamina D puede causar dolor, malformaciones óseas u osteomalacia. La gravedad de los síntomas depende de la intensidad y la duración del déficit. Algunas alteraciones, por ejemplo a nivel óseo y nervioso, pueden ser irreversibles.

  • Pruebas relacionadas

    Generalmente, la malnutrición será detectada antes por un médico experto que por pruebas de laboratorio. Durante el examen físico el médico evalúa la apariencia física, la piel, el tono muscular, la grasa corporal, peso y talla y los hábitos alimentarios. En niños se evalúa también el crecimiento y el desarrollo.

    Si hay signos de malnutrición, se pueden solicitar una serie de pruebas generales  y otras más específicas para evaluar la función de células y órganos. Pueden solictarse pruebas para detectar déficits vitamínicos y minerales específicos. Si se diagnostican estos déficits, las mismas pruebas sirven para controlar la respuesta al tratamiento. Las personas con malnutrición por una enfermedad crónica deben controlarse periódicamente.

    También se evalúa el estado nutricional en pacientes hospitalizados, antes o en el momento de la admisión. Esto incluye una entrevista con un dietista y una serie de pruebas de laboratorio. Si los resultados de estas pruebas indican un déficit nutricional, el paciente deberá recibir un suplemento nutricional antes de la cirugía o de cualquier otro procedimiento y deberá ser monitorizado durante la recuperación.

    Pruebas de laboratorio

    Para el cribado general y para la monitorización:

    • Perfil lipídico
    • Hemograma
    • Panel metabólico completo
    • Albúmina
    • Proteínas totales

    Para el estudio del estado nutricional y déficits:

    • Prealbúmina - disminuye en la malnutrición, aumenta o disminuye con rapidez, y puede emplearse para detectar rápidamente la respuesta al tratamiento
    • Pruebas relacionadas con el hierro como hierro sérico, transferrina y ferritina
    • Vitaminas y minerales como vitamina B12 y folato, vitamina D, vitamina K, vitaminas del grupo B, calcio y magnesio
    • Leptina: a pesar de que es una prueba no disponible ampliamente, niveles bajos pueden indicar malnutrición en ciertas personas

    Si bien las pruebas que permiten medir albúmina, prealbúmina o leptina pueden ser útiles para evaluar el estado nutricional, ciertos estudios sugieren que las pruebas por sí mismas no son indicadores exactos de la malnutrición.

    Otras pruebas diagnósticas (ajenas al laboratorio)

    Se pueden pedir pruebas de imagen para evaluar el estado de órganos internos y el normal crecimiento y desarrollo de músculos y huesos. Entre estas pruebas se incluyen:

    • Rayos X
    • TAC (Tomografía computarizada)
    • RMN (Resonancia magnética nuclear)

    Si desea más información, acceda a este enlace.

  • Tratamiento

    El tratamiento de la malnutrición incluye:

    • Restablecimiento de los nutrientes deficitarios dando alimentos ricos en ellos y suplementos específicos. En pacientes con malnutrición severa, esto debe realizarse de forma gradual para que el cuerpo se adapte al aumento de la ingesta hasta que se alcance un peso normal o cercano al normal.
    • Monitorización regular de los pacientes con enfermedades o trastornos que causen malabsorción crónica o pérdida de proteínas y nutrientes. Cuando se solucionan los déficits, se debe instaurar un plan para prevenir recaídas.
Bibliografía

NOTA: Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

John Hopkins Children's Center. Malnutrition. http://www.hopkinschildrens.org/Malnutrition.aspx

World Health Organization. Malnutrition. http://www.who.int/topics/malnutrition/en/

Amirkalali, B., Sharifi F., Fakhrzadeh, H., Mirarefein, M., Ghaderpanahi, M., Badamchizadeh, Z., Larijani, B. Low serum leptin serves as a biomarker of malnutrition in elderly patients. Endocrinology and Metabolism Research Institute. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20579523

Föcker, M., Timmesfeld, N., Scherag, S., Bühren, K., Langkamp, M., Dempfle, A., Sheridan, E., de Zwaan, M., Fleischhaker, C., Herzog, W., Egberts, K., Zipfel, S., Herpertz-Dahlmann, B., Hebebrand, J. Screening for anorexia nervosa via measurement of serum leptin levels. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21258826

Parrish, C. Serum proteins as markers of nutrition: what are we treating? Practical Gastroenterology. 

Thomas, Clayton L., Editor (1997). Taber's Cyclopedic Medical Dictionary. F.A. Davis Company, Philadelphia, PA [18th Edition].

Pagana, Kathleen D. & Pagana, Timothy J. (2001). Mosby's Diagnostic and Laboratory Test Reference 5th Edition: Mosby, Inc., Saint Louis, MO.

Malnutrition in the Elderly. Nutrition Screening Initiative. http://www.aafp.org/x16093.xml

Beck, F. and Rosenthal, T. Prealbumin: A Marker for Nutritional Evaluation. American Family Physician. http://www.aafp.org/afp/20020415/1575.html

Krugman, S. and Dubowitz, H. Failure to Thrive. American Family Physician. http://www.aafp.org/afp/20030901/879.html

Nutritional Disorders. Merck Manual of Diagnosis and Therapy (Professional Version). https://www.merckmanuals.com/professional/SearchResults?query=nutritional+disorders 

Evans, W. Aging and Malnutrition: Treatment Guidelines. Medscape Today, Clinical Update. https://www.medscape.org/viewarticle/418398

Demling, R. and DeSanti, L. Involuntary Weight Loss and Protein-Energy Malnutrition: Diagnosis and Treatment. Medscape Today, Clinical Update. https://www.medscape.org/viewarticle/416589_2

Webner, D. Malnutrition. MEDLINEplus Health Information, Medical Encyclopedia. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/000404.htm