También conocido como
Somatomedina C
Nombre sistemático
Factor de crecimiento insulinoide - 1
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el 05.12.2017.
Aspectos Generales
¿Por qué hacer el análisis?

Para identificar deficiencias de hormona de crecimiento (GH), o más raramente, excesos de producción de dicha hormona; para evaluar la función hipofisaria y para monitorizar la eficacia del tratamiento con GH.

¿Cuándo hacer el análisis?

Cuando existen signos y síntomas que sugieran un déficit de producción de GH y de IGF-1 como retraso del crecimiento y desarrollo y estatura baja en niños, o disminución de la densidad mineral ósea, tono muscular disminuido y aumento de la concentración de lípidos en adultos; si existen signos y síntomas de gigantismo (en niños) o acromegalia (en adultos) que sugieran exceso de producción de GH y de IGF-1; también es útil durante o después del tratamiento de las alteraciones de la GH.

¿Qué muestra se requiere?

La determinación se realiza a partir de una muestra de sangre venosa.

¿Es necesario algún tipo de preparación previa?

Para esta prueba no se necesita ninguna preparación especial.

Quizás pueda encontrar los resultados de los análisis que se le han realizado en la página web de su laboratorio. Sin embargo, actualmente está en Lab Tests Online. Es posible que haya sido dirigido aquí por el sitio web de su laboratorio para que así pueda conseguir información útil sobre la (s) prueba (s) que se realizó.

Lab Tests Online es un sitio web de educación para el paciente que ofrece información sobre pruebas de laboratorio y que fue galardonado en el año 2009 con el Premio a las Mejores Iniciativas de Servicio al Paciente que convoca la Fundación Farmaindustria en el apartado correspondiente a sociedades científicas y profesionales.

El contenido de esta página ha sido revisado por especialistas del laboratorio. En ella, se proporcionan explicaciones generales de lo que podrían significar los resultados para cada una de las pruebas aquí desarrolladas. Por ejemplo, lo que podría significar obtener un valor alto o bajo en el contexto de su estado de salud.

Para conseguir los resultados de su análisis, deberá dirigirse al sitio web de su laboratorio o comunicarse con su médico.

Los rangos de referencia de las pruebas que se le han realizado los encontrará seguramente en su informe de laboratorio. Normalmente se encuentran a la derecha de los resultados.

Si no dispone del informe de laboratorio y desea obtener un rango de referencia, consulte a su médico o al laboratorio que realizó los análisis. Los resultados de las pruebas de laboratorio no tienen sentido por sí mismos. Toman significado cuando se comparan con los rangos de referencia. Los rangos de referencia son los valores esperados para una persona sana. A veces se les llama también valores "normales". Al comparar el resultado de una prueba con los valores de referencia, se puede ver si el resultado se encuentra fuera del rango de valores esperados. Los valores que están fuera de los rangos esperados pueden proporcionar pistas para ayudar a identificar posibles enfermedades o trastornos. Si bien la precisión de las pruebas de laboratorio ha evolucionado significativamente en las últimas décadas, puede existir cierta variabilidad entre laboratorios debido a las diferencias en los reactivos químicos empleados, las técnicas de medida y los analizadores o instrumentos que se utilizan. Esta es la razón por la que se proporcionan tan pocos rangos de referencia en esta página web. Es importante saber que, para evaluar si los resultados están "dentro de los límites normales", se debe aplicar el rango de referencia proporcionado por el laboratorio que realizó el análisis. Si desea obtener más información, refiérase al artículo Intervalos de referencia y su significado.

¿Qué es lo que se analiza?

El factor de crecimiento insulinoide (IGF-1) es una hormona que junto con la GH promueve el crecimiento y desarrollo normal de tejidos y huesos. Esta prueba mide la cantidad de IGF-1 en sangre.

La IGF-1 se produce en músculos esqueléticos y otros tejidos en respuesta al estímulo de la GH. La IGF-1 es una proteína mediadora de los efectos de la GH, que estimula el crecimiento de huesos y tejidos y promueve la producción de masa muscular. Como la GH se libera de la hipófisis de forma pulsátil las 24 horas del día, es difícil interpretar su producción a partir de un resultado aislado obtenido a partir de una única muestra de sangre. El valor de IGF-1 refleja el exceso o déficit de GH, con la ventaja de que su síntesis es estable a lo largo del día y, por tanto, constituye un indicador muy útil de los niveles de GH. Por este motivo, la IGF-1 se emplea a menudo en la evaluación de deficiencias o excesos de GH.

Como en el caso de la GH, los niveles de IGF-1 normalmente son bajos en los niños pequeños y aumentan progresivamente durante la infancia hasta alcanzar un pico en la pubertad, experimentando un descenso posterior durante la edad adulta. Los déficits de GH e IGF-1 pueden ser debidos a trastornos de la glándula pituitaria (hipófisis) en los que disminuye la producción de hormonas hipofisarias (hipopituitarismo) o cuando existe un tumor hipofisario no productor de GH que lesiona las células productoras de hormonas. Los déficits de IGF-1 también pueden deberse a una falta de respuesta a la acción de la GH. Esta insensibilidad puede ser primaria (genética) o secundaria a trastornos o enfermedades como malnutrición, hipotiroidismo, déficit de hormonas sexuales y enfermedades crónicas. La insensibilidad genética a la GH (resistencia a la GH) es muy rara.

Los déficits de IGF-1 a edades tempranas pueden inhibir el crecimiento y el desarrollo en general, y en consecuencia el niño afectado tendrá una estatura menor de lo normal. En adultos, una disminución de producción puede llevar a una densidad mineral ósea y una masa muscular disminuidas y a alteraciones lipídicas. No obstante, en adultos con los trastornos aquí citados, no suele medirse la GH ni la IGF-1 de manera rutinaria para detectar déficits de las mismas, ya que es muy raro que los trastornos en cuestión sean debidos a una deficiencia de estas hormonas.

El exceso de GH e IGF-1 puede provocar un crecimiento excesivo del esqueleto y otros signos y síntomas característicos del gigantismo y la acromegalia. En niños el gigantismo causa un alargamiento de los huesos y por ello son personas muy altas con las manos y los pies grandes. En adultos la acromegalia provoca que los huesos se ensanchen y que tejidos blandos como la nariz se hinchen. En ambos casos se puede observar un aumento del tamaño de los órganos, como el corazón, y otras complicaciones como diabetes de tipo 2, aumento del riesgo cardiovascular, hipertensión arterial, artritis y disminución de la esperanza de vida.

La causa más frecuente de un exceso de secreción de GH es un tumor hipofisario productor de GH (normalmente benigno). La mayoría de los casos se pueden tratar mediante cirugía o con fármacos o radiación y, en muchos de ellos, los valores de GH e IGF-1 suelen volver a la normalidad.

¿Cómo se obtiene la muestra para el análisis?
Extracción de la muestra por punción de una vena del antebrazo.

¿Es necesario algún tipo de preparación previa para asegurar la calidad de la muestra?
Para esta prueba no se requiere ninguna preparación especial. Sin embargo, como esta prueba suele realizarse junto con otras, suele recomendarse un ayuno de 12 horas.

NOTA: En el apartado, El laboratorio por dentro, encontrará información sobre la recogida y procesamiento de las muestras de sangre y los cultivos de esputo.

Accordion Title
Preguntas Comunes
  • ¿Cómo se utiliza?

    La determinación del factor de crecimiento insulinoide de tipo 1 (IGF-1) puede emplearse en las siguientes situaciones:

    • Identificación de deficiencias de la hormona de crecimiento (GH); no es diagnóstica de una deficiencia de GH pero puede solicitarse junto con una prueba de estimulación de GH para obtener la máxima información
    • Alteración de otras hormonas
    • Evaluación de la función hipofisaria

    Más raramente, los niveles de IGF-1 se emplean para detectar excesos de producción de GH y para diagnosticar y monitorizar el tratamiento de la acromegalia y el gigantismo.

    La IGF-1 es una hormona que, junto con la GH, promueve el crecimiento y desarrollo normal de tejidos y huesos. Los niveles de IGF-1 reflejan los excesos y deficiencias de GH, pero a diferencia de la GH, sus niveles son estables a lo largo del día, y por este motivo, la IGF-1 constituye un buen indicador de los niveles promedio de GH.

    La IGF-1 puede también solicitarse junto con otras hormonas como prolactinaFSH o LH para diagnosticar disfunciones de la glándula hipofisaria que cursan con una producción hormonal disminuida (hipopituitarismo).

    La determinación de IGF-1 y la prueba de supresión de GH se pueden usar para detectar tumores productores de GH. Su presencia se puede confirmar después con técnicas de imagen que permiten localizarlo. Si es necesario operar, los valores de GH e IGF-1 medidos después de la extirpación son útiles para saber si ésta ha sido completa. Los fármacos y/o la radioterapia se pueden asociar a la cirugía (a veces se usan en vez de ella) para intentar disminuir la producción de GH y conseguir que las concentraciones de IGF-1se normalicen. La IGF-1 también se determina de manera regular durante años para monitorizar la eficacia de este tratamiento, monitorizar la producción de GH y detectar recidivas.

    Los niveles de IGF-1 y de GH también aportan información en relación a la existencia de una insensibilidad a la GH. Si los niveles de IGF-1 son normales para la edad y el sexo de la persona en cuestión ya no es necesario realizar una medida de GH, y se descarta una deficiencia de GH.

  • ¿Cuándo se solicita?

    Esta prueba se pide, junto con una prueba de estimulación de GH, en los siguientes casos:

    • Niños con síntomas de déficit de GH, como retraso en el crecimiento o talla baja
    • Adultos en los que se sospecha un déficit de GH, como disminución de la densidad ósea, fatiga, niveles de lípidos alterados y disminución de la tolerancia al ejercicio. Sin embargo, en adultos con estas características no se mide de manera rutinaria la IGF-1 ni la GH, ya que las deficiencias de estas hormonas no suelen ser la causa de estos trastornos

    A veces el médico solicita la IGF-1de manera regular para monitorizar tratamientos con GH o también cuando cree que la hipófisis funciona a un ritmo inferior al esperado.

    La IGF-1 y la prueba de supresión de GH se pueden solicitar en niños con síntomas de gigantismo o en adultos con acromegalia.

    Cuando se encuentra un tumor hipofisario productor de GH, se realiza la determinación de GH y de IGF-1 después de la extirpación, para saber si ésta ha sido completa. La IGF-1 también se solicita de forma regular a individuos tratados con fármacos y/o radioterapia, empleados después de la cirugía.

    Los niveles de IGF-1 se determinan a intervalos regulares y durante mucho tiempo para controlar la producción de GH y controlar si se produce una recidiva del tumor hipofisario.

  • ¿Qué significa el resultado?

    Las concentraciones de IGF-1 deben siempre interpretarse dentro de un determinado contexto. Es posible que ciertos individuos presenten un déficit de GH, a pesar de tener concentraciones de IGF-1 normales.

    Disminución de IGF-1
    Si las concentraciones de IGF-1 son bajas, es probable que exista un déficit de GH o una insensibilidad a la GH. Si se da en niños, este déficit puede provocar talla baja o retraso en el crecimiento y se puede tratar con suplementos de GH. Los adultos presentan una disminución de la producción asociada a la edad, pero niveles de GH o IGF-1 inferiores a los esperados pueden ser debidos a déficit de GH o insensibilidad a la GH.

    Si el déficit de GH se debe a una disminución general de la función hipofisaria (hipopituitarismo), es necesario evaluar los niveles de todas las hormonas hipofisarias (y de hormonas producidas y secretadas por otras glándulas) para instaurar el tratamiento más adecuado. El hipopituitarismo puede ser de origen genético o secundario a traumatismos, infecciones e inflamación.

    También se puede observar un déficit de IGF-1 en situaciones de malnutrición (incluyendo la anorexia nerviosa), enfermedad renal crónicaenfermedad hepática crónica, formas de GH inactivas o no efectivas y tras tratamientos con altas dosis de estrógenos.

    Aumentos de IGF-1
    El aumento de los niveles de IGF-1 suele indicar un aumento en la producción de GH. Debido a la pulsatilidad en la secreción de GH, es mucho más fácil usar los niveles de IGF-1, que son más estables, como referencia de la concentración de GH. Esto es válido hasta que se satura la capacidad de producción de IGF-1 por parte del hígado, de manera que un aumento muy importante de GH no se verá reflejado en los niveles de IGF-1 pues estos no seguirán aumentando y se estancarán en el máximo producible por el individuo.

    El aumento de la concentración de GH e IGF-1 es normal durante la pubertad y el embarazo, pero, aparte de estas situaciones, es más frecuente que sea debido a tumores hipofisarios (normalmente benignos).

    Si la IGF-1 se mantiene elevada tras la cirugía del tumor hipofisario, ésta no habrá sido eficaz. Su disminución tras la cirugía y durante el tratamiento posterior con fármacos y/o radioterapia indica que está disminuyendo la producción de GH. Si la concentración de IGF-1 se normaliza, seguramente la persona no está ya produciendo un exceso de GH. Si el individuo se monitoriza durante mucho tiempo, los valores de IGF-1 pueden ser útiles para la detección de recidivas del tumor.

  • ¿Hay algo más que debería saber?

    Si la concentración de IGF-1 es normal pero el médico sigue sospechando la existencia de un déficit de GH, se puede solicitar la IGFBP-3 (proteína enlazante del factor de crecimiento insulinoide de tipo 3) para confirmar el déficit de GH. Prácticamente toda la IGF-1 circula en sangre unida a proteínas enlazantes, y de estas, la más prevalente es la IGFBP-3. La producción de IGFBP-3 también está promovida por la GH.

  • ¿Qué signos y síntomas se observan en las personas con déficit de GH e IGF-1?

    En niños, los siguientes signos y síntomas indican déficit de GH y/o IGF-1:

    • Retraso en el crecimiento respecto a lo normal para su grupo de edad
    • Talla baja respecto a otros con una edad cronológica parecida
    • Retraso en la pubertad
    • Retraso en el desarrollo óseo observado por radiología

    En adultos, los déficits de GH y/o IGF-1 causan síntomas y signos muy leves e inespecíficos:

    • Disminución de la densidad mineral ósea
    • Fatiga
    • Alteraciones del perfil lipídico
    • Reducción de la tolerancia al ejercicio
  • ¿Qué signos y síntomas se observan en las personas con exceso de GH e IGF-1?

    En niños, una talla excesivamente alta es el primer dato a tener en cuenta. En adultos, los signos son más sutiles: nariz grande, labios gruesos, mandíbula prominente o anillos o zapatos que ya no caben. Entre otros signos y síntomas se incluyen:

    • Voz ronca, grave y/o profunda
    • Aumento del tamaño de los órganos (hígado, corazón, riñones y bazo)
    • Aumento del tamaño de la lengua
    • Disfunción eréctil
    • Fatiga
    • Dolor de cabeza y alteraciones visuales
    • Dolor e inflamación articular
    • Irregularidades en el ciclo menstrual
    • Debilidad muscular
    • Ronquidos
    • Sudoración y olor corporal
    • Engrosamiento de la piel y aparición de manchas
    • Compresiones nerviosas (síndrome del túnel carpiano)
  • ¿Durante cuánto tiempo está indicada la monitorización?

    Mientras se tenga la producción de GH alterada (alta o baja) o se esté recibiendo terapia sustitutiva con GH, será necesario monitorizar los niveles de IGF-1. En niños, no se mide normalmente la IGF-1 para monitorizar un tratamiento con GH. Es más apropiado verificar la eficacia del tratamiento observando si la velocidad del desarrollo y la talla aumentan.

  • ¿Puede realizarse esta prueba en la misma consulta médica?

    No, para la determinación de IGF-1 se necesita instrumentación específica y profesionales con experiencia; es posible que la muestra se envíe a un laboratorio de referencia.

Bibliografía

Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

Insulin-Like Growth Factor 1, Serum. Mayo Clinic Mayo Medical Laboratories. http://www.mayomedicallaboratories.com/test-catalog/Overview/35099

Wisse, B. Gigantismo. MedlinePlus Medical Encyclopedia. https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/001174.htm

Kaneshiro, N. Short stature. MedlinePlus Medical Encyclopedia. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/003271.htm

Diaz-Thomas, A. et. al. Gigantism and Acromegaly. Medscape Drugs & Diseases. http://emedicine.medscape.com/article/925446-overview

Eledrisi, M. Growth Hormone Deficiency. Medscape Drugs & Diseases. http://emedicine.medscape.com/article/120767-overview

Rosenbloom, A. and Guevara-Aguirre, J. Growth Hormone Resistance. Medscape Drugs & Diseases. http://emedicine.medscape.com/article/922902-overview

Meikle, A. W. Growth Hormone Deficiency. ARUP Consult. http://www.arupconsult.com/Topics/GrowthHormone.html?client_ID=LTD#tabs=0

Kemp, S. Growth Hormone Deficiency. eMedicine. http://emedicine.medscape.com/article/923688-overview

Acromegaly. National Endocrine and Metabolic Diseases Information Service. http://www.endocrine.niddk.nih.gov/pubs/acro/acro.htm

Savage, M. et. al. The Continuum of Growth Hormone–IGF-I Axis Defects Causing Short Stature: Diagnostic and Therapeutic Challenges. Medscape Today from Clin Endocrinol. 2010;72(6):721-728.

Pagana, K. D. & Pagana, T. J. (© 2007). Mosby's Diagnostic and Laboratory Test Reference 8th Edition: Mosby, Inc., Saint Louis, MO. Pp 879-880.

Wu, A. (© 2006). Tietz Clinical Guide to Laboratory Tests, 4th Edition: Saunders Elsevier, St. Louis, MO. Pp 626-631.

Kronenberg, H. et. al. (© 2008). Williams Textbook of Endocrinology, 11th Edition: Saunders Elsevier, Philadelphia, PA. Pp 891-906.

Clarke, W. and Dufour, D. R., Editors (2006).  Contemporary Practice in Clinical Chemistry, AACC Press, Washington, DC.  Grenache, D and Willis, M., Chapter 31, Hypothalamic, Pituitary, and Gonadal Disorders pp 351-363.

Wu, A. (2006).  Tietz Clinical Guide to Laboratory Tests, Fourth Edition.  Saunders Elsevier, St. Louis, Missouri. Pp 626-628

Sheppard, M. Growth Hormone Assay Standardization: An Important Clinical Advance. Medscape from Clin Endocrinol. 2007;66(2):157-161.

Acromegaly. NIDDK, NIH Publication No. 02-3924. http://www.niddk.nih.gov/health/endo/pubs/acro/acro.htm

Pregúntenos

*Importante*: No es posible interpretar los resultados de los análisis clínicos fuera del contexto de la historia clínica del paciente. Rogamos no remita resultados para su interpretación, ya que ésta debe ser realizada exclusivamente por su médico. Si tiene dudas sobre esta prueba, puede completar un formulario y solicitar interpretación más detallada sobre el análisis en cuestión. Su consulta se tratará de manera confidencial y será respondida por un profesional del laboratorio clínico.

Es usted profesional sanitario?
Dirección de correo electrónico