Ferritina

13/7/2020

También conocido como: ferritina

Nombre sistemático: ferritina

Aspectos generales

¿Por qué hacer el análisis?

Para conocer la capacidad del organismo para almacenar el hierro y para diagnosticar una sobrecarga (demasiada cantidad) o deficiencia (poca cantidad) de hierro.

¿Cuándo hacer el análisis?

Cuando el paciente presenta unos valores de hemoglobina y hematocrito bajos en el hemograma o cuando el médico sospeche que existe una situación de déficit o de sobrecarga de hierro.

¿Qué muestra se requiere?

La determinación se realiza a partir de una muestra de sangre venosa.

¿Es necesario algún tipo de preparación previa?

Se puede solicitar al paciente que se realice la extracción por la mañana, tras 12 horas de ayuno en las que sólo se puede tomar agua. Es importante seguir las instrucciones del médico y del laboratorio respecto a la preparación previa para la prueba.

¿Qué es lo que se analiza?

La ferritina es una proteína que contiene hierro y constituye la principal forma de almacenamiento de hierro en el interior de las células. La pequeña cantidad de ferritina que se libera en la sangre es un reflejo de la cantidad total de ferritina almacenada en el organismo. Esta prueba mide la cantidad de ferritina en sangre.

El hierro es un elemento traza esencial y un nutriente que, entre otras funciones, es imprescindible para la producción de hematíes (glóbulos rojos) sanos. El cuerpo no puede fabricar hierro y debe absorberlo a partir de la comida o de suplementos.

En las personas sanas, la mayoría del hierro absorbido por el organismo se incorpora a la hemoglobina de los hematíes. El resto se almacena como ferritina y hemosiderina, quedando pequeñas cantidades que forman parte de proteínas como la mioglobina y de ciertos enzimas. La ferritina y la hemosiderina se encuentran principalmente en el hígado, pero también se pueden almacenar en la médula ósea, el bazo y el músculo esquelético.

Cuando el hierro disponible es insuficiente para satisfacer las demandas del organismo, se consumen las reservas de hierro y los niveles de ferritina disminuyen. Esto puede suceder en las siguientes situaciones:

  • Cuando no se consume suficiente hierro (aporte insuficiente), ya sea en la dieta o mediante suplementos.
  • Si el cuerpo es incapaz de absorber el hierro que se consume, por ejemplo en situaciones como la enfermedad celíaca.
  • Cuando aumentan las necesidades normales de hierro, como sucede en el embarazo, la infancia o cuando se tienen enfermedades que comportan pérdidas crónicas de sangre (por ejemplo: úlcera péptica, cáncer de colon).

Una cantidad de hierro circulante y almacenado insuficientes puede dar lugar al desarrollo de una anemia ferropénica. Al inicio de la deficiencia de hierro, no se observan los síntomas de anemia. Si aparece una anemia de larga duración en una persona sana, es raro que los síntomas aparezcan si la hemoglobina en sangre no baja más allá del límite inferior de la normalidad establecido por el laboratorio.

Sin embargo, si la deficiencia de hierro continúa, pueden empezar a aparecer estos síntomas. Los síntomas más frecuentes de la anemia ferropénica incluyen cansancio, debilidad, mareos, dolor de cabeza y palidez. Para más información, consultar el artículo sobre anemia.

Las reservas de hierro y los niveles de ferritina aumentan cuando el organismo absorbe más hierro del necesario. Un aumento crónico de la absorción de hierro conducirá a la generación progresiva de compuestos derivados del hierro en tejidos y órganos, pudiendo incluso ocasionar insuficiencias o disfunciones orgánicas. Este es el caso de la hemocromatosis, un trastorno hereditario en el que el organismo absorbe demasiada cantidad de hierro, incluso siguiendo una dieta estrictamente normal. También es posible tener una sobrecarga de hierro cuando un paciente recibe muchas transfusiones de sangre en poco tiempo.

Preguntas comunes

¿Cómo se utiliza?

La prueba de la ferritina se solicita para conocer el estado de las reservas de hierro del organismo. La prueba suele solicitarse junto con la determinación del hierro sérico y la capacidad total de fijación de hierro (TIBC) para detectar las deficiencias o sobrecargas de hierro y evaluar su gravedad.

¿Cuándo se solicita?

La determinación de ferritina, junto con otras pruebas del metabolismo férrico, se solicita cuando en el hemograma se observa que la hemoglobina y el hematocrito están bajos, y los hematíes son de pequeño volumen (microcitosis) y más pálidos de lo normal (hipocromía); esto nos podría sugerir la existencia de una anemia ferropénica, aunque no exista todavía ninguna sintomatología.

Estas determinaciones también se realizan cuando el paciente desarrolla signos y síntomas de deficiencia de hierro como:

  • Cansancio crónico.
  • Debilidad.
  • Mareos.
  • Dolor de cabeza.
  • Palidez.

Si las reservas de hierro siguen disminuyendo, puede aparecer dificultad al respirar, pitidos en los oídos (tinnitus), modorra e irritabilidad. En los casos más graves de anemia puede aparecer dolor torácico, dolores en las piernas, shock e incluso fallo cardíaco. En los niños puede ser que se observen dificultades relacionadas con el aprendizaje (cognitivas). Además de los síntomas generales de una anemia, existen algunos síntomas característicos de las anemias por déficit de hierro. Entre estos signos y síntomas se incluyen: pica (ansia de comer sustancias que no son alimentos, como por ejemplo tierra, cenizas, arcilla), sensación de quemazón en la lengua, llagas en las comisuras bucales y uñas en forma de cuchara.

También se solicita la ferritina cuando se sospecha una sobrecarga de hierro. Los signos y síntomas de la sobrecarga de hierro varían de una persona a otra y suelen empeorar con el tiempo. Estos síntomas se deben al acúmulo de hierro en la sangre y los tejidos. Pueden incluir:

  • Dolor de las articulaciones.
  • Cansancio, debilidad.
  • Falta de energía.
  • Dolor abdominal.
  • Pérdida del deseo sexual.
  • Alteraciones en órganos como el corazón y el hígado.

Para confirmar la presencia de una sobrecarga de hierro se solicitan otras pruebas relacionadas con el metabolismo del hierro (hierro sérico, TIBC) así como una prueba genética específica de la hemocromatosis.

¿Qué significa el resultado?

Las concentraciones de ferritina suelen interpretarse junto con los resultados de otras pruebas del metabolismo férrico. En la siguiente tabla se explican algunos de los cambios observados en los distintos trastornos del metabolismo del hierro.

Deficiencia de hierro

Las fases más precoces de la deficiencia de hierro consisten en la desaparición progresiva de las reservas de hierro. Esto significa que sigue habiendo suficiente hierro para fabricar hematíes pero las reservas no se están rellenando. El hierro sérico puede ser normal en esta fase, pero la ferritina estará baja.

Si la deficiencia se mantiene en el tiempo, todo el hierro almacenado se ha gastado y el cuerpo intenta compensar la falta de hierro aumentando la transferrina, que es la encargada de transportar hierro. El hierro sérico disminuye y la transferrina, capacidad total y capacidad libre de transporte del hierro aumentan, disminuyendo también la saturación de transferrina. A medida que evoluciona la deficiencia, se producen menos hematíes y son más pequeños, resultando finalmente en una anemia ferropénica.

Sobrecarga de hierro

Si el hierro sérico y la saturación de transferrina aumentan, TIBC, UIBC y ferritina son normales y existen antecedentes compatibles con sobrecarga de hierro, es probable que exista una intoxicación por hierro. Esta intoxicación aparece cuando se ingiere una gran cantidad de hierro en un período corto de tiempo. En niños, la intoxicación por hierro es casi siempre aguda, y se da cuando los niños ingieren los suplementos de hierro de sus padres. En algunos casos, la intoxicación aguda puede llegar a ser mortal. Si la ferritina está aumentada, es probable que se trate de una sobrecarga de hierro crónica.

Ante una mutación en el gen HFE se establece el diagnóstico de hemocromatosis hereditaria. Sin embargo, muchas personas con hemocromatosis no tendrán síntomas en toda su vida, otras desarrollarán dolor articular, dolor abdominal y debilidad alrededor de los 30-40 años. Los hombres suelen tener más síntomas que las mujeres en edad fértil, porque éstas pierden sangre durante la menstruación.

La sobrecarga de hierro también aparece en pacientes con hemosiderosis y en personas que han recibido múltiples transfusiones de sangre (anemia falciforme, talasemia major y otras anemias dependientes de transfusión). El hierro de cada unidad transfundida se almacena en el cuerpo, y se va depositando progresivamente en los tejidos. Algunas personas con alcoholismo y enfermedad hepática crónica también pueden desarrollar sobrecarga de hierro.

¿Hay algo más que debería saber?

La ferritina se encuentra principalmente localizada en el interior de las células, circulando tan solo una pequeña cantidad por la sangre. Cuando los órganos encargados de almacenar la ferritina están dañados (hígado, bazo y médula ósea) la concentración de ferritina puede estar elevada aunque la cantidad de hierro total en el organismo sea normal.

La ferritina es un reactante de fase aguda y por este motivo puede estar elevada cuando existe inflamación o enfermedad aguda.

¿Cómo se explica que puedan existir niveles de hierro normales con niveles de ferritina disminuidos?

La anemia ferropénica se instaura de manera gradual. Si el organismo no recibe el aporte de hierro necesario, se irán consumiendo las reservas de hierro de los tejidos (ferritina) y los niveles de ferritina en sangre empezarán a disminuir. Si no se corrige esta situación, las reservas se irán agotando ya que el hierro se seguirá utilizando para la producción de hematíes. En las fases más iniciales de la deficiencia de hierro, las concentraciones de hierro pueden ser normales mientras que el hierro almacenado, y por lo tanto la ferritina, ya ha empezado a disminuir.

¿Si se toman alimentos con elevado contenido en hierro o suplementos férricos, aumentarán igualmente el hierro sérico y los niveles de ferritina?

Sí. El hierro en el organismo aumentará si se aumenta la cantidad de hierro que tomamos en la dieta. Si la cantidad de hierro de la que dispone el organismo es superior a la que se requiere, el organismo acumulará hierro en forma de ferritina.

¿Qué otras situaciones pueden repercutir sobre los niveles de ferritina?

Puede observarse un aumento de la concentración de ferritina en sangre en las hepatitis agudas, infecciones y ante un consumo abusivo de alcohol.

¿Cuándo está indicado tomar suplementos de hierro?

Los suplementos de hierro son especialmente útiles en mujeres embarazadas y personas diagnosticadas de deficiencia de hierro. También puede ser necesario este suplemento en mujeres jóvenes con sangrados menstruales abundantes y en las que el aporte dietético de hierro es insuficiente. Por norma general, nadie debería tomar suplementos de hierro sin consultarlo previamente con el médico, ya que un aporte excesivo puede causar una sobrecarga crónica de hierro. Pueden darse intoxicaciones por sobredosis de comprimidos con hierro, especialmente en niños.

¿Puede curarse una sobrecarga de hierro?

Si la sobrecarga es debida a una alteración transitoria o a la toma de suplementos de hierro es muy probable que la sobrecarga se solucione al modificar la ingesta. Si es debida a una hemocromatosis o a otro tipo de enfermedad crónica, no se curará. En estos casos, el médico realizará un seguimiento y puede ser necesario recurrir a sangrías (flebotomías terapéuticas) periódicas.

Enlaces

Pruebas relacionadas:

Transferrina y capacidad de fijación del hierro

Hematocrito

Hemoglobina

Hemograma

Hierro sérico

Protoporfirina zinc

Metabolismo férrico

Receptor soluble de transferrina

Estados fisiológicos y enfermedades:

Anemia

Hemocromatosis

Intoxicación por plomo

Embarazo

En otras webs:

Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH): Manejo del déficit de hierro en distintas situaciones clínicas. Papel del hierro intravenoso

Asociación Española de Hemocromatosis: Qué son las hemocromatosis

Asociación Española de Pediatría: Anemia por falta de hierro

Vademecum: Sulfato ferroso

Centers for Disease Control and Prevention: Hierro

En mantenimiento.

Pregúntenos

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
Pregúntenos image