También conocido como
HCT
Hto
Nombre sistemático
Hematocrito
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el 04.12.2017.
Aspectos Generales
¿Por qué hacer el análisis?

Para conocer la proporción de la sangre que se corresponde con los hematíes o células de la serie roja, dato útil para detectar, diagnosticar o monitorizar trastornos en los que se afectan los hematíes; como parte de un análisis rutinario, especialmente si el médico sospecha anemia o policitemia.

¿Cuándo hacer el análisis?

Normalmente forma parte del hemograma, que se puede solicitar en cualquier análisis de rutina o ante la sospecha de anemia (hematocrito disminuido) o policitemia (hematocrito aumentado); a intervalos regulares en la monitorización de trastornos que afectan a los hematíes y para evaluar la eficacia del tratamiento.

¿Qué muestra se requiere?

La determinación se realiza a partir de una muestra de sangre venosa; también puede obtenerse por punción del dedo (en niños y adultos) o del talón (en recién nacidos).

¿Es necesario algún tipo de preparación previa?

Para esta prueba no se necesita ninguna preparación especial.

Quizás pueda encontrar los resultados de los análisis que se le han realizado en la página web de su laboratorio. Sin embargo, actualmente está en Lab Tests Online. Es posible que haya sido dirigido aquí por el sitio web de su laboratorio para que así pueda conseguir información útil sobre la (s) prueba (s) que se realizó.

Lab Tests Online es un sitio web de educación para el paciente que ofrece información sobre pruebas de laboratorio y que fue galardonado en el año 2009 con el Premio a las Mejores Iniciativas de Servicio al Paciente que convoca la Fundación Farmaindustria en el apartado correspondiente a sociedades científicas y profesionales.

El contenido de esta página ha sido revisado por especialistas del laboratorio. En ella, se proporcionan explicaciones generales de lo que podrían significar los resultados para cada una de las pruebas aquí desarrolladas. Por ejemplo, lo que podría significar obtener un valor alto o bajo en el contexto de su estado de salud.

Para conseguir los resultados de su análisis, deberá dirigirse al sitio web de su laboratorio o comunicarse con su médico.

Los rangos de referencia de las pruebas que se le han realizado los encontrará seguramente en su informe de laboratorio. Normalmente se encuentran a la derecha de los resultados.

Si no dispone del informe de laboratorio y desea obtener un rango de referencia, consulte a su médico o al laboratorio que realizó los análisis. Los resultados de las pruebas de laboratorio no tienen sentido por sí mismos. Toman significado cuando se comparan con los rangos de referencia. Los rangos de referencia son los valores esperados para una persona sana. A veces se les llama también valores "normales". Al comparar el resultado de una prueba con los valores de referencia, se puede ver si el resultado se encuentra fuera del rango de valores esperados. Los valores que están fuera de los rangos esperados pueden proporcionar pistas para ayudar a identificar posibles enfermedades o trastornos. Si bien la precisión de las pruebas de laboratorio ha evolucionado significativamente en las últimas décadas, puede existir cierta variabilidad entre laboratorios debido a las diferencias en los reactivos químicos empleados, las técnicas de medida y los analizadores o instrumentos que se utilizan. Esta es la razón por la que se proporcionan tan pocos rangos de referencia en esta página web. Es importante saber que, para evaluar si los resultados están "dentro de los límites normales", se debe aplicar el rango de referencia proporcionado por el laboratorio que realizó el análisis. Si desea obtener más información, refiérase al artículo Intervalos de referencia y su significado.

¿Qué es lo que se analiza?

En la sangre existen distintos tipos celulares como hematíes (células de la serie roja), leucocitos (células de la serie blanca) y plaquetas, todos ellos en suspensión en un fluido conocido como plasma. El hematocrito es una medida de la proporción de sangre que está formada por eritrocitos (hematíes). El valor es un cociente entre el volumen de eritrocitos y el volumen de sangre, y se expresa como fracción o porcentaje. Por ejemplo, un hematocrito del 40% significa que hay 40 mililitros de hematíes en 100 mililitros de sangre.

El hematocrito constituye una manera rápida y sencilla de evaluar los hematíes de un individuo. Suele realizarse la prueba junto con la determinación de hemoglobina, siendo ambos componentes del hemograma.

Los eritrocitos se producen en la médula ósea y una vez han madurado, se liberan hacia la circulación. Suelen representar entre el 37% y el 49% del volumen sanguíneo. Los hematíes contienen hemoglobina, proteína encargada de transportar oxígeno. La principal función de los hematíes es la de transportar el oxígeno desde los pulmones hacia los órganos y tejidos del organismo. También transportan una pequeña cantidad de dióxido de carbono o CO₂. El CO2 es un producto de deshecho del metabolismo celular, que se transporta hacia los pulmones donde se expele. La médula ósea produce de manera continuada nuevos hematíes para reemplazar a los que envejecen o se destruyen, o se pierden en sangrados. La vida media de los hematíes es de unos 120 días. Son muchas las situaciones, además de los sangrados, que pueden afectar ya sea la producción de eritrocitos, ya sea la longevidad de los que están circulando en sangre.

El hematocrito refleja tanto el número de hematíes como su volumen corpuscular medio (VCM). Si el tamaño de los eritrocitos disminuye, también lo hará el hematocrito y viceversa. Por norma general, el hematocrito aumenta cuando aumenta el número de hematíes, y contrariamente disminuye cuando existe un fallo en la producción de eritrocitos por parte de la médula ósea, cuando aumenta la destrucción de hematíes o cuando se producen pérdidas de sangre. Una disminución del número de hematíes, de la hemoglobina y del hematocrito suelen traducir la presencia de anemia, situación en la que el organismo es incapaz de liberar suficiente oxígeno hacia órganos y tejidos, apareciendo cansancio y debilidad. Si se producen demasiados eritrocitos (el hematocrito aumenta), la sangre se vuelve menos fluida, circula más lentamente y puede producir algunos problemas de circulación.

¿Cómo se obtiene la muestra para el análisis?
Extracción de la muestra por punción de una vena del antebrazo; a veces por punción en el dedo (en niños y adultos) o en el talón (en recién nacidos).

¿Se requiere alguna preparación previa para asegurar la calidad de la muestra?
Para esta prueba no se requiere ninguna preparación especial.

NOTA: En el apartado, El laboratorio por dentro, encontrará información sobre la recogida y procesamiento de las muestras de sangre y los cultivos de esputo.

Accordion Title
Preguntas Comunes
  • ¿Cómo se utiliza?

    El hematocrito se utiliza para detectar, diagnosticar o monitorizar una serie de trastornos y enfermedades que repercuten sobre la proporción que los eritrocitos representan respecto al volumen sanguíneo. Se evalúa con la hemoglobina, y normalmente formando parte del hemograma. El hemograma puede ser útil para:

    • Detectar, diagnosticar y evaluar la gravedad de una anemia (disminución de hematíes, de hemoglobina y del hematocrito) o de una policitemia (aumento de hematíes, de hemoglobina y del hematocrito)
    • Monitorizar la respuesta al tratamiento de una anemia o de una policitemia, así como de otros trastornos que repercuten sobre el tiempo de supervivencia de los hematíes
    • Tomar decisiones acerca de la necesidad de efectuar una transfusión de sangre u otros tratamientos en anemias graves
    • Evaluar una deshidratación

    Algunos trastornos alteran la producción de eritrocitos en la médula ósea, y pueden ocasionar aumentos o disminuciones del número de eritrocitos maduros liberados hacia la circulación. En otros casos puede afectarse el tiempo de vida media de los hematíes. Cuando aumenta la destrucción de los hematíes (hemólisis) o si se producen pérdidas de los mismos (sangrados) y/o si la médula ósea no puede producir nuevos eritrocitos a la velocidad a la que el organismo los necesita, entonces el recuento de hematíes y el hematocrito disminuyen, y aparece anemia.

    El hematocrito no puede sin embargo indicar la causa subyacente del trastorno. Además del hemograma pueden ser necesarias otras pruebas entre las que se incluyen una extensión de sangre, recuento de reticulocitosestudio del hierro (hierro séricoferritinatransferrina), vitamina B12 y folato, y en algunos casos más graves, una evaluación de la médula ósea.

  • ¿Cuándo se solicita?

    El hematocrito se solicita normalmente como parte de un hemograma cuando una persona presenta signos y síntomasasociados a la producción de hematíes, como anemia o policitemia.

    Entre los signos y síntomas propios de una anemia se incluyen:

    • Cansancio, debilidad
    • Falta de energía
    • Desmayos
    • Palidez cutánea
    • Dificultad para respirar

    Entre los signos y síntomas de policitemia se incluyen:

    • Trastornos de la vista
    • Mareos
    • Dolor de cabeza
    • Rubor, enrojecimiento
    • Aumento del tamaño del bazo

    También puede solicitarse el hemograma cuando existen signos o síntomas de deshidratación, como sed extrema, sequedad de la boca o de las membranas mucosas y ausencia de sudoración o de emisión de orina.

    El hematocrito puede solicitarse a intervalos regulares cuando existen sangrados, anemias crónicas, policitemia o enfermedades graves para establecer la eficacia del tratamiento instaurado.

  • ¿Qué significa el resultado?

    Normalmente, los hematíes representan entre un 37% y un 49% del volumen sanguíneo.

    El resultado del hematocrito se evalúa junto con los resultados del hemograma, como recuento de hematíes, hemoglobina e índice eritrocitarios; también se valora junto al recuento de reticulocitos. Deben tenerse en cuenta la edad, el sexo y la raza ya que los valores de interpretación pueden variar. Por norma general, el hematocrito refleja los resultados del recuento de hematíes y de la hemoglobina.

    Algunas causas asociadas a disminución del hematocrito son:

    • Destrucción excesiva de hematíes, por ejemplo por una anemia hemolítica debida a un trastorno autoinmune o por defectos propios del hematíe como hemoglobinopatías (anemia falciforme), anomalías de la membrana de los hematíes (esferocitosis hereditaria) o defectos enzimáticos (déficit de G6PDH)
    • Disminución de la producción de hemoglobina
    • Sangrados gastrointestinales agudos o crónicos (úlceraspóliposcáncer de colon); sangrados en otras zonas, como vejiga urinaria, útero (menstruaciones abundantes) o traumatismos severos
    • Deficiencias nutricionales, por ejemplo de hierro o de vitamina B12 y folato
    • Lesiones de la médula ósea, por ejemplo por exposición a sustancias tóxicas, por radioterapia, quimioterapia, infecciones o fármacos
    • Insuficiencia renal - una enfermedad renal grave o la enfermedad renal crónica se asocian a menor producción de eritropoyetinahormona producida por los riñones y que estimula la producción de eritrocitos en la médula ósea
    • Trastornos o enfermedades inflamatorios crónicos
    • Trastornos de la médula ósea como anemia aplástica, síndromes mielodisplásicos o cánceres como leucemialinfomamieloma múltiple u otros cánceres que se diseminen hacia médula ósea

    Entre las causas de aumento de hematocrito se incluyen:

    • Deshidratación - principal causa de aumento del hematocrito. A medida que el volumen de sangre disminuye, el número de hematíes por volumen de sangre aumenta artificialmente; con un aporte líquido adecuado, el hematocrito se normaliza
    • Policitemia vera - enfermedad rara en la que el organismo produce inadecuadamente demasiados eritrocitos
    • Enfermedades pulmonares - si no se puede respirar adecuadamente, no se inhala oxígeno en cantidad suficiente para satisfacer las necesidades del organismo; como mecanismo compensador se intenta producir mayor cantidad de hematíes
    • Tumor renal productor de eritropoyetina en exceso
    • Tabaquismo
    • Vivir a elevadas altitudes (se intenta compensar la disminución de oxígeno del aire que se respira)
    • Causas genéticas (alteraciones de los sensores de oxígeno, anomalías de la liberación de oxígeno por parte de la hemoglobina)
  • ¿Hay algo más que debería saber?

    Una transfusión de sangre reciente afecta los resultados del hematocrito.

    El embarazo causa normalmente una ligera disminución del hematocrito debido al aumento de volumen del plasma (aumento de líquido en la sangre).

  • ¿Se puede realizar la prueba del hematocrito en casa?

    No. Este análisis lo realizan especialistas de laboratorio cualificados. Actualmente, el hematocrito se mide en analizadores especiales aunque también se puede medir directamente centrifugando un tubo capilar lleno de sangre en una centrífuga de hematocrito.

  • ¿Existe alguna población con mayor riesgo de tener valores anormales de hematocrito?

    Las mujeres en edad fértil tienden a tener niveles más bajos de hematocrito debido a las pérdidas de hierro y sangre durante los períodos menstruales; igualmente durante el embarazo los tienen más bajos por un aumento de las necesidades de hierro. Las personas que sufren enfermedades crónicas, como enfermedad renal, cáncer, infección por VIH o con SIDA, infecciones crónicas o enfermedades autoinmunes (artritis reumatoide) presentan mayor riesgo de que su hematocrito disminuya. También es mayor el riesgo de tener un hematocrito bajo en personas con malnutrición, o en las que siguen dietas pobres en hierro o vitaminas, en las que han sido intervenidas quirúrgicamente o en politraumatismos. Los familiares de individuos con anemia falciforme o talasemia también presentan mayor riesgo de tener valores de hematocrito anormalmente bajos.

Bibliografía

Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

Henry's Clinical Diagnosis and Management by Laboratory Methods. 21st ed. McPherson R, Pincus M, eds. Philadelphia, PA: Saunders Elsevier: 2007, Chap 31, Pp 459-460.

Kasper DL, Braunwald E, Fauci AS, Hauser SL, Longo DL, Jameson JL eds (2005). Harrison's Principles of Internal Medicine, 16th Edition, McGraw Hill, Pp 329-336.

Pagana K, Pagana T. Mosby's Manual of Diagnostic and Laboratory Tests. 3rd Edition, St. Louis: Mosby Elsevier; 2006, Pp 296-300.

Harmening D. Clinical Hematology and Fundamentals of Hemostasis. Fifth Edition, F.A. Davis Company, Piladelphia, 2009, Pp 82-85,771-773.

Dugdale D. Hematocrit. Medline Plus Medical Encyclopedia. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/003646.htm

Mayo Reference Services. How to interpret and pursue an abnormal complete blood cell count in adults. Vol. 30 No. 12. http://www.mayomedicallaboratories.com/media/articles/communique/mc2831-1205.pdf

National Heart, Lung and Blood Institute. What is Polycythemia vera? http://www.nhlbi.nih.gov/health/public/blood/index.htm

National Heart, Lung and Blood Institute. Anemia. http://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/anemia/

Maarkaron J. Anemia. Medscape Reference article. http://emedicine.medscape.com/article/198475-overview

Kahsai D. Emergent Management of Acute Anemia. Medscape Reference article. http://emedicine.medscape.com/article/780334-overview#a1

Harper J. Pediatric Megaloblastic Anemia. eMedicine article. http://emedicine.medscape.com/article/959918-overview

Artz A. Anemia in Elderly Persons. eMedicine article. http://emedicine.medscape.com/article/1339998-overview

Riley R, et.al. Automated Hematologic Evaluation. Medical College of Virginia, Virginia Commonwealth University. http://www.pathology.vcu.edu/education/PathLab/pages/hematopath/pbs.html#Anchor-Automated-47857

Pregúntenos

*Importante*: No es posible interpretar los resultados de los análisis clínicos fuera del contexto de la historia clínica del paciente. Rogamos no remita resultados para su interpretación, ya que ésta debe ser realizada exclusivamente por su médico. Si tiene dudas sobre esta prueba, puede completar un formulario y solicitar interpretación más detallada sobre el análisis en cuestión. Su consulta se tratará de manera confidencial y será respondida por un profesional del laboratorio clínico.

Es usted profesional sanitario?
Dirección de correo electrónico